domingo, 27 de septiembre de 2009

EL COMBATE

El boxeador permanecía consciente, en pie, extrañamente, como un saco de punching, con alma pero sin cuerpo. Una y otra vez, el otro le golpeaba. En la cara, en la frente, el estómago...Jonathan recibía impertérrito los golpes, casi sin enterarse. Se le nublaba la vista y, sin embargo, no caía del todo. De repente dobló una rodilla, intentó no tumbarse en la lona, pero los músculos ya no le respondían.

- Por favor, que alguien pare el combate…

Pero nadie le escuchaba. Como no sangraba, parecía que deseaba continuar.

– Ánimo, tu puedes…
- Hill, por favor, arroja la toalla…

Como hablaba sin voz, como hablaba para dentro de sí, Hill seguía en su rincón intentando insuflarle ánimo para llegar al sonido de la campana y reponer fuerzas.

- ¿No ves que no puedo más…?.

Hill no veía nada. Sólo pensaba que el sonido del gong estaba cada vez más cerca y Jonathan resistiría, como fuera, la avalancha de golpes.

- Qué paliza, ¿no?... ¿A qué esperan en su esquina?...

Por fin sonó la campana. Y Jon, a duras penas, se sentó en el taburete mirando al cielo y pidiendo a Hill una respuesta.

- Nada, no es nada…estás bien, sigue…está agotado. No puede ya ni golpear…es tuyo. Aprovecha un descuido y…! a la lona con él !.

La lona…La lona le parecía un desierto sobre el que no podía andar. Y su contrario, un huracán colosal dispuesto a hacerle pedazos sin compasión.

- Jon, despierta, ¿qué te pasa?. Te mueves en sueños como si estuvieras peleando por tu vida.

Jonathan se despertó. Empapado en sudor, agotado, como si hubiera estado librando una batalla infernal. Y Claudia estaba allí... mirándole con asombro...y también con pena.

- Acaba de llamar Hill. Dice que no ha podido hacer nada en el tema de la hipoteca. El banco no admite razones…y el embargo está en marcha. ¿Qué vamos a hacer?.

Jon permaneció en silencio, mirando a Claudia y a las paredes de la habitación, llenas de libros y carpetas, llenas de todos los sueños del mundo producidos por su mente y su corazón. Y despacio, lentamente, cogió una cerilla y les prendió fuego.

Mientras, en su cabeza, sonaba el tañido salvador del gong , el tañido de una extraña campana. Pero él ya no podía escucharla.

34 comentarios:

Emilio dijo...

Este relato,en su primera intención, estaba dedicado a Ignacio Aldecoa, uno de los cuentistas con más sensibilidad y mejor técnica narrativa del siglo XX. A él le gustaba narrar historias de la vida contidiana y tiene un magnífico relato sobre el mundo del boxeo, Young Sanchez, incluido en su libro "El corazón y otros frutos amargos". Un relato más extenso que éste, ya que "El combate" es más bien un micro, una alegóría, que mezcla, como se comprende al final, dos planos, el real y el irreal. Pertenece, ahí lo puse, al libro Diario Sublunar y fue escrito en una época en la que al autor parecía venírsele el mundo encima.
Todos hemos experimentado, seguramente, algún momento así. El simil del combate ya ha sido utilizado alguna vez con doble sentido. Pero dado que veníamos en la entrada anterior de librar una pequeña batalla y dado también el momento general por el que atraviesamos socialmente, lo he rescatado, mejor, lo he sacado del libro y lo he convertido en un nuevo post.

Anónimo dijo...

Hola Emilio: Todos hemos tenído, alguna vez, sueños, o mejor dicho, pesadillas parecida a la de Jonathan. En mi caso, he visto, con claridad, situaciones que aparentemente no tenían ninguna relación. Sin embargo, una vez analizado el sueño, he encontrado cierta similitud con mi vida real. Las serpientes, aunque no sean venenosas, me producen verdadero pánico. Y en momentos difíciles, en los que la vida cotidiana se me hacia muy cuesta arriba, era frecuente que soñara con ese reptíl. ¡Qué bien que los humanos tengamos ese poder de supervivencia! Porque a mi, ni la serpiente más venenosa me quita las ganas de seguir soñando.
Un besito.

Mila

Alicia dijo...

Primeramente hoy tengo el ego subido, cosa que me ocurre pocas veces y aprovechando el tema de la pesadilla, os inserto la dirección para que podaís leer el relato que hice y que fue seleccionadao-con otros fueron 43-en el mes de abril de entre unos setecientos en el I Concurso de microrelatos sobre abogados. Es interesante ver los diferentes resultados con el mismo número de palabras-150 máximo- y cinco de ellas obligatorias.

http://www.microrrelatosabogados.com/historico2.asp?mes=4&ano=2009

Con respecto a lo del sueño os diré que siepre escuchaba a las madres veteranas y a amigas que tenían hij@s mayores que los míos que no pegaban ojo o se mantenían en duermevela hasta que los mism@s volvían a casa las noches de fin de semana.
Para mi eso era una preocupación pues soy dinámica y consideraba que necesitaba del sueño reparador y que era un lujo que no quería permitirme. Mi pensamiento era que los chicos tendrían que salir, como hicimos todos, y que yo no podía sufrir por lo que no tendría por qué llegar.
No os imagináis lo feliz que fuí cuando después de negociar el horario de la primera verbena de mi hijo el mayor constaté que esa noche no le oí llegar...ni el resto de las noches de ambos.
Con el tiempo me di cuenta que quién sabía a que hora llegaban es su padre y que respetaban los horarios negociados.
Nunca había tenido problema para conciliar el sueño ni tampoco pesadillas, sin embargo reconoco que este curso me despierto inquieta bastante tiempo antes de que suene el despertador. Nunca sabemos lo que nos depara el día nuevo. Esto es como estar subida toda la mañana en una montaña rusa y justo yo, que en PortAventura sólo vi los espectáculos por qué me mareo.

Con respecto a lo de tirar la toalla no va conmigo, pienso mucho las cosas antes de decidirlas pero metida en la pelea me cuesta abandonar.

Emilio, me ha gustado el relato.

Besarkadatxu bat

Emilio dijo...

Breve visita...a las dos, je, je...!no me lo puedo creer! Abro un momento el ordenador y...ahi estaís juntitas, Mila y Alicia, y las dos hablando de sueños y realidades, que siempre digo que son dos partes del mismo paño: el de la vida. Bueno, Mila, lo de las serpientes es una pesadilla. Y las preocupaciones producto del amor, Alicia, otra. En realidad, en este relato, el sueño (el paso a la realidad que parecía que era otra) juega el papel de sorpresa en un análisis de elementos situacionales metáforicos. Ya Carmen Silva utilizó, en otro contexto y con otro planteamiento diferente, la idea de velada de boxeo en el libro salvador de Elvirita. En la existencia cotidiana combatimos despiertos y dormirmos con las huellas de la batalla diaria. Hay momentos en que estas huellas - no siempre necesariamente de tipo material - son más evidentes. Es la alternancia en las etapas por las que pasamos. Afortunadamente, la vida nos da, en general, a los pobladores de paises desarrollados, unas de cal y otras de arena. No en todos los lugares del mundo ocurre lo mismo. Esa dificil cuestión de sobrevivir e intentar asir la felicidad que el ser humano busca desde su nacimiento.
Un beso a ambas y a cada una.

Anónimo dijo...

Alicia, qué suerte tienes. Iván, el pequeño de mis dos hijos, tiene treinta y un años, y todavía vive con su padre y conmigo. Los fines de semana, no sólo le oigo llegar a casa, sino que escucho la puerta de la calle y distingo perfectamente si es él o cualquier otro vecino del edificio. Esas noches, sólo logro dormir plácidamente cuando le veo en su cama como un bebé, ja, ja, ja. Dicho así, suena a chiste y a madre acaparadora; sin embargo, te aseguro que no lo soy.

Un besito.

Mila

Anónimo dijo...

Mila, me encanta que Alicia y tu fomenteís vuestra amistad en mi página...vamos, asi de paso bajo yo también un poco a la "realidad"...y es que las madres con sus hijos ya sbemos...y supongo que, al revés, que es mi caso...pero ya sabeís que soy bastante liberal y que lo único que he tratado es de que "mis niñas" sepan ellas mismas que decisiones tienen que tomar en el dificil equilibrio entre las posibilidades y los deseos...Y que se sientan queridas, y apoyadas, que es lo importante. Bueno, por mi parte no entro en este debate, que es vuestro. Asi que, Port...! a callar !. Pero vamos, vosotras hablad con toda libertad, je, je.
Un besito.

Port

Alicia dijo...

Mila, soy una pregonera y pesada con los hijos-23 y 18 años-.He intentado transmitirles cómo entiendo yo mis valores, avisarles de los peligros, que actuasen con responsabilidad y sin hacer daño a nadie, todo esto y más cuándo los tengo a mi lado. Sin embargo cuando son del mundo aparco mi faceta de madre por salud mental y tengo fe en que todo vaya bien. Hasta hoy con los tira y afloja de rigor no me puedo quejar. Igual influye las horas que paso pregonando y siendo pesada con los hijos de los demás, que sin ser míos intento formarles,con los criterios que uso con los míos en los espacios que puedo(tutorias, reuniones con delegados...)y me protejo para poder con todo.
Un abrazo

Mari Carmen dijo...

“La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante”
Paulo Coelho

Yo si estoy preocupada o nerviosas, sencillamente no duermo, pero si lo consigo...no me despiertan ni los truenos. Mi padre y yo, ante las bromas del resto de la familia, siempre decimos que es porque nos acostamos con la conciencia tranquila.
No me importan los sueños nocturnos, no los recuerdo...me importan los sueños por conquistar.
Un abrazo a todos.

Alicia dijo...

Mari Carmen, que gran verdad es lo de que uno sobre todo duerme acompañado de uno mismo y es bueno estar a bien con quién uno duerme.

No me atrevo a ser explicita pero una buena compañera me dijo que hay una buena manera de dormir bien, si tienes alguien al lado...
Yo ahora me voy conmigo misma, y creo que vamos a ser tres. Sin embargo ultimamente no preciso de despertador y no me ha resultado bien el consejo de mi amiga ja.ja.ja.

Emilio, vengo de un lugar muy fresco dónde me habéis hecho sentir mucha calidez.Gracias.

Buenas noches a todos.

Alejandro dijo...

Maestro, has vuelto a pintar con palabras un retazo de la vida de cualquiera. La lona del ring te ha servido de lienzo donde el difunino ensoñador ha diluido la realidad de quien espera y no recibe. ¡Otra vez igual! Otra vez el que tiene no permite que el indigente disfrute ni en los sueños. Eso sí, conseguirá que pase a la posteridad. Más que por los escritos que llenan las estanterías de su casa, por la escritura de esa hipoteca que no firmó, cuya denegación le puso en las llamas de la nada.

Si señor, un conflicto que anda entre nosotros, entre los trastos de todos los días, que tú has visto, como tantas y tantas veces, de manera diferente. Será que eres un sublunar, o que miras por la noche, antes de marcarte un tango saleroso con los luceros del alba.

Un abrazo soñador.

Alex

Emilio dijo...

En realidad, como has visto bien, Alejandro, se trata del combate cotidiano diario. En los sueños o las pesadillas - como señalan nuestras amigas - se ven las cosas o más edulcoradas o incluso de forma angustiosa, producto de un estado de temor o de incertidumbre. A veces he tenido sueños que me han parecido tan reales que, dentro del sueño, me he dicho a mi mismo: "Esto parece un sueño pero, dios bendito, es la realidad". Y, cuando me despertaba,me daba cuenta de que, sin embargo....era un sueño" Tienes razón, Mari Carmen, los sueños no se recuerdan, salvo, si has tenido alguno y lo apuntas o lo escribes de forma inmediata, reteniendo lo que son flashes incontrolados y que se pierden para siempre. Esta demostrado que los sueños son impresiones mezcladas en el cerebro de inquietudes, deseos, problemas, que se tienen coyunturalmente y que son ajenos a la lógica, aunque en algunas personas y ocasiones se han llegado a soñar un discurso coherente. El subconsciente es como un almacén que, cuando estás despierto, "reordena" el acumulador energético que llamamos "consciencia". Hay miles de teorías sobre los sueños...Pero, en realidad, lo único que yo intentaba con el relato era ver la interacción entre irrealidad y realidad...asi que...Eso,asi que.

Anónimo dijo...

Y si, soy un sublunar. Lo voy a explicar. Yo he nacido bajo el signo de Cáncer, el único signo que se encuentra, en la constelación zodiacal, bajo el influjo directo de la Luna. Es evidente que la luna influye, fisicamente, sobre los organismos vivos. Influye, incluso, sobre las mareas, elevando o bajando el nivel del mar. Es un astro que refleja luz del sol y esa luz y los campos gravitatorios alteran los campos internos, no sólo de los animales, sino también de los vegetales y de lo que se ha llamado en llamar, materia inerte, que, al parecer, no es tan inerte. Bueno el caso es que las noches de Luna LLena me encuentro francamente bien. Noto como una energía interior que me levanta.Incluso las cosas, en esas fechas, me salen mejor. Puede parecer una tonteria pero...no lo es. En realidad toda la astrología, como las llamadas ciencias ocultas, esconde elementos empíricos producto de la observación durante siglos y siglos. No sabes qué es exactamente el misterio, que son los innumerables misterios que todavía quedan sin resolver. A mi me gusta pensar que hay algo que se nos escapa pero que nos mueve. Prefiero un poco de magia en la vida - y más cuando concuerda con la ciencia - que la racionalizadión absoluta que se detiene, cuando no encuentra explicación, ante el muro inviolable de lo Desconocido.

Port

Alicia dijo...

Precioso lo de la Luna. Yo soy Virgo y sin embargo me pasa lo mismo. Me muevo mucho mirando al cielo. Tendré que investigar que relación tiene mi signo zodiacal con los astros. En las grandes ciudades, por la contaminación lúmínica-ya lo comentaré en COPOS DE NIEVE-es difícil de observar lo que no sean grandes astros. Suelo aprovechar las noches cuando me alejo de la ciudad para ver las estrellas y la luna en todo su esplendor.
Vuelvo a la realdad que a veces -no siempre-puede ser como un sueño.
Feliz día

Pilar dijo...

Emilio, me ha gustado mucho, un relato estupendo.
Sobre lo demás sólo decir que yo estoy abandonando a la luna un poco porque si no no me despierto pero siempre me ha hechizado y encantado, igual que el mar...soy Piscis, tendrá que ver?? jajaj.
Un besooo

Anónimo dijo...

Alicia: los copos de nieve, al caer, conservan la vida. Forman luego una alfombra en la que los pasos dejan huella. Tú sabes bien de eso.

Port

Anónimo dijo...

Pilar... aunque nosotros la abandonemos Ella no nos abandona. Es, además de un satélite, un lugar destino de los sueños. Por eso ejerce su poder. El poderoso influjo de la luna.

Port

Anónimo dijo...

He descubierto esto en un relato de Enrique Gracia. Y no he resistido el impulso de hacerlo llegar. Es el final de su escrito. No puedo decir más sin descubrir la historia. Lo pongo que para que veamos todos como se puede hacer un homenaje a la palabra - que sana y que descubre - en el contexto de un relato mágico...que ya leereís...si él quiere.

"Han sido tantos los pliegues de la Historia que nosotras, depositarias del secreto de los Cristales, sabedoras del vértigo de tantas realidades, hemos decidido emplear nuestra vieja sabiduría y nuestro esfuerzo en aliviar la tristeza de los que nada saben, ayudar a soportar los duelos y sujetar la cabeza de los desamparados.
Soy la Dama de las Hierbas, la consejera. Aunque mi mente está confusa, debo cuidar de los míos y alimentar la esperanza.
Poco sé de las Damas de otros mundos; tal vez ellas continúen las viejas prácticas de sanar con hierbas y pócimas. Para mí, en esta tierra en la que el fin del mundo sigue retrocediendo sin descanso, es más necesaria la palabra"
ENRIQUE GRACIA TRINIDAD.

Por la transcripción y la introducción
Port

Mari Carmen dijo...

“Tras el vivir y el soñar, está lo que más importa: el despertar.”
Antonio Machado

Sé que sueño, es más, según las crónicas de los que conviven conmigo...Horror, hablo en sueños, e incluso, como el personaje de este relato también me peleo...pero jamás recuerdo nada.
Siento envidia de las personas que recuerdan los sueños. Tengo una compañera que me relata los suyos, me los cuenta como una historia de dibujos animados, y no os podéis imaginar en los líos que me ha metido...claro, en sus sueños.

Añadirle la palabra luna a cualquier texto, imagen...y le incorporareis: belleza, seducción, misterio, serenidad...tantos adjetivos como personas que la miren.
También la luna tiene su lado oscuro y oculto, por desgracia la luna llena, hace que aumente el índice de criminalidad, influye negativamente en los enfermos psiquiátricos...

De todas las maneras, yo me quedo con la luna causante de los claros de luna de Debussy y Beethoven, con el hijo de la luna de Mecano, con la deliciosa película hechizo de luna...con la que cantan los poetas, en la que se refleja los enamorados...con la salvaje luna, eterna amiga de los lobos.
Un abrazo a todos.

Anónimo dijo...

Precioso comentario, Mari Carmen. Y profundo. Todo tiene su parte de ying y de yang. Toda hoja tiene su haz y envés...aunque algunas son filiformes y unen todo. Yo en la luna uno todo. Si, es cierto que no todas las mentes recogen de forma pacifica y positiva el influjo lunar. Pero es como un faro para todo el planeta. Una luz melifluamente cantada a veces por algunos poetas - ya dijo también Machado "desdeño las romanzas de los tenores huecos y el coro de los grillos que cantan a la luna" - porque la belleza no puede ser el único objeto de nuestra poesía, como bien señaló Celaya y Alicia nos trajo en un comentario.
Voy a hacer una pequeña variación al poema de Don Antonio: "Tras el vivir está lo que más importa: soñar despiertos. Y que esos sueños impulsen nuestra vida y la de los otros. Y sepamos compartirlos".

Port

Alicia dijo...

Hablando de la luna y de nuestro Gabriel Celaya no podía faltar este poema:

LOCURA DE LA LUNA
La ha vuelto loca el silencio
y la obsesión de sí misma;
loca, el sentirse tan sola
en medio de esa noche
que es una obsesión redonda.
Recorre las grandes salas
de cristal que hay en el cielo;
huye por los corredores
que le abren los espejos;
busca cuchillos que abran
entre sus carnes de hielo
veinte heridas, veinte labios
calientes de sangre y besos.
GABRIEL CELAYA

Anónimo dijo...

Vaya, se me ha borrado un comentario en referencia al poema de Celaya...y no me da tiempo a acordarme y repetir lo que ponía. Sólo que me parece muy lorquiano. Y que a mi el Lorca que más me gusta es el de Poeta en Nueva York. En su poesía no dejo de reconocer el valor del Romancero Gitano, pero no es el tipo de poesía que más me llega. Es bonita, emotiva, pero excesivamente costumbrista. No así su ultima producción poética. Y, en teatro, bueno, pues comparaba a Lorca con Valle-Inclán...y, sin dudarlo, me quedo con éste. Me gusta La Casa de Bernarda Alba y alunas obras cortas de Federico. ...pero creo que el valor teatral y poético, de Valle es superior.
Más o menos era esto.

Port

Alicia dijo...

No he sido ni buena lectora-de libros pero he leído todo la letra impresa que ha pasado por mis manos-ni creía que escritora. Esto es lo que hace que todos me llevéis una ventaja abismal en historía de la Literatura que yo equilibro con las vivencias que he exprimido y robado a la vida mientras los demás leían.
De Lorca sé que me gusta pero por qué soy adicta a todo lo distinto por la razón que sea.
La poesía de Celaya es melancólica, triste, más bien pesimista mientras que se muestra tierno, entrañable. Se nota en ella el resultado de ir contracorriente. Acaso no sea de los más reconocidos, pero yo le siento muy mío, muy de nuestro paisaje, aunque estuvo bastante poco por él y asumo con orgullo la misión de propagar su obra y su nombre a los cuatro vientos cada vez que tengo oportunidad.
Un abrazo

Mari Carmen dijo...

Querido Emilio...que te delatas.
Que se puede esperar de vosotros, que pertenecéis a una asociación llamada Marques de Bradomín y con una revista virtual, cuyo nombre es Tirano Banderas...¿te suena de algo?
No obstante, estoy de acuerdo contigo.
Es más el mito que se ha creado por la desaparición y muerte de Lorca, que por la propia obra.
Un saludo

Nanny Ogg dijo...

¡Qué manera tan rotunda de tirar la toalla! Yo me habría conformado con prender fuego a la casa, a mi pasado y me habría largado bien lejos pero, ni por asomo, se me habría ocurrido acabar con mi vida de esa manera. Pero, bueno, cada uno toma las decisiones que considera oportunas :)

Es curioso esto de los sueños, yo odio las pesadillas y pensaba que el resto del mundo opinaba lo mismo... hasta que conocí a mi marido y descubrí que, como mínimo, existe una persona que disfruta con ellas; cosas de dominar el arte del sueño lúcido supongo :D

Besos

Anónimo dijo...

Por partes y en orden de atrás adelante.
1) Nanny. Es que las mujeres sois muy distintas a los hombres, evidentemente. En realidad el personaje de ficción de este relato nada tiene que ver conmigo...pues yo jamás prendería fuego a mis escritos, ni a mis carpetas, aunque sí podría tener que ver conmigo y con otros en cuánto a la dureza de algunos momentos de la realidad y sus situaciones. Es evidente que las mujeres sois, como yo digo, no sólo un género distinto...sino a veces una especie distinta, je, je, (o viceversa)...vosotras sois capaces de quemar todo, casas, pasado...Aunque haya excepciones. Incluso hacer tabla rasa emocional en algunas ocasiones. También sois capaces de amar con mayor entrega. Y es que biológicamente somos complementarios...pero muy distintos. La mujer, o el hombre, que no descubra esto tendrá siempre problemas en las relaciones, porque las reacciones de uno y otro no son idénticas. Ponerse en el lugar del otro no es ponerse en el lugar del otro desde la perspectiva de uno/a mismo/a, sino desde la perspectiva real del otro. Ese es el problema tantas veces..."Me pongo en tu lugar", decimos... Y eso es imposible. Sólo con un gran conocimiento de la vida y con inteligencia y sensibilidad se puede uno llegar a aproximar al lugar del otro. Pero esto da casi para un ensayo...En fin. Ese es el problema de la comunicación. No hay posibilidad de identificación total, aunque si de encuentro. El encuentro, sin embargo, también esta delimitado por las circunstancias y las realidades exteriores.

Port

Anónimo dijo...

Alicia: Tu tienes una cultura a la que no llegamos ni el uno por mil (y pongo la cifra escasa) de los mortales...No sólo Literaria, que es grande, sino general. Lo demuestras día a día en tu trabajo y en tus comunicaciones, no sólo en Escritores en Red, sino también en tu blog en la nieve. Realmente has sido una incorporación fundamental para dotar a la Blogsfera de entidad, para dar, con tus comentarios, un valor añadido importante a la misma. Si tu faltaras ahora, Escritores en Red - donde como insisto siempre, ya estaís tanto tu como Mari Carmen - se quedaría desprovisto de una de sus colaboradores más brillantes, cultas y sensibles, a la par que inteligente. Los gustos poeticos, literarios o vitales, pertenecen a nuestra evolucíón personal y también a nuestras raíces biológicas y educativas. Quiero decir alta y claramente que los míos coinciden en gran parte con los tuyos. De ahí esta magnífica amistad que ha nacido entre ambos.

Port

Anónimo dijo...

Mari Carmen: Si, bien leído el comentario al que te refieres...me delato, pero no sólo por Valle-Inclán, ese "monstruo" de la Literatura bajo cuya advocación, en una elección afortunada de Santiago, estamos. También porque hay un error y pongo a-lunas en el texto en vez de algunas...en qué estaría pensando. Si, coincido contigo en la sobre-dimensión de Lorca en la apreciación de su obra, magnífica, extraordinaria. Pero el mito "Lorca" ha ido más allá de la Literatura. No pasa, a mi entender, lo mismo con Miguel Hernandez, más limitado en los géneros, pero más de mi gusto en Poesía. Ambos han sido mitificados en algunas cosas, sin embargo, no del todo reales. En el caso de Miguel, todo el tema de que era pastor, autodidacta, etc. que, como bien sabemos ahora, no se corresponde con exactitud, como ya dije en otro comentario (su padre tenía ganado ovino, es cierto, él se ocupó del tema, pero estudió, vino a Madrid, conoció a la intelectualidad del momento...) La Historia es crónica y las crónicas no son fotográficas, esa es la verdad. Por aproximación conocemos la vida de Miguel. Y por aproximación también la de Federico. Pero la vida de un ser humano no es sólo unos cuántos acontecimientos, incluido el de la muerte. Son los casi infinitos momentos, conocidos y no conocidos, de su existencia. Sus valores, sus aciertos y errores (bueno, llamemóslos así, aunque no crea en las verdades "axiológicas" más que como referencia a unos parámetros éticos de elección circunstancial y social) en fin, también a sus yoes interiores que, ni siquiera aparecen siempre en la obra literaria. Asi que...
Pues eso, así que, como cierro otras veces...

Port

Alicia dijo...

Es mutuo y además de todo, es un verdadero placer escuchar tangos y boleros para ti, contigo, con tod@s, para tod@s y para mi.
Besarkadatxu bat

Anónimo dijo...

Hola Emilio: Llevo dos días dedicándome exclusívamente a eventos familiares y visitas médicas. Tengo previsto viajar, y en los próximos días me será imposible comunicarme con vosotros. Espero que, al menos vosotros, Emilio y Alicia, no perdais vuestra dínámica comunicación y que no os dejeis llevar por tantos silencios como vengo observando.
Un besito.

Mila

Alicia dijo...

Mila, no pierdas cuidado. Por mi parte no soy de las que pierde oportunidades y puedes creerme que Emilio y tú lo habéis sido para mi.
Por mi parte espero no perderos.
Te deseo que las cosillas médicas hayan sido de rutina y que exprimas ese viaje que tienes previsto. Nunca te olvides que "Más vale un hoy que dos mañanas"
Es curioso lo de los silencios y me alegro que te hayas percatado pero no es el caso de Emilio, que tal cómo sabes mejor que yo por antiguedad, para callar se lo tiene que proponer. A mi me pasa lo mismo, siempre he sido charlatana y en esta faceta nueva de escribir palabras he descubierto que soy igual. De calidad no sé pero por cantidad no creo que podáis tener quejas ja,ja,ja.
En el caso de los silencios acaso el eterno problema siempre sea el tiempo o ... las prioridades. Por otra parte hay silencios... que valen por mil palabras.
Ub abrazo y hasta la vuelta.

Anónimo dijo...

Todos pasamos por etapas, también. Así que no demos importancia a los silencios. Como le dije un día a Mila, la ventaja de ser muchos es que cuando uno no pueda dar una mano o una palabra, está la mano o la palabra del otro. Yo también estoy cansado y tengo bastantes problemas estos días, de trabajo y actividades...pero voy a seguir...porque la Blogsfera es un lugar de encuentro, además de un lugar donde exponer cada uno sus pensamientos o sus descubrimientos.
Yo siempre pondré algo, salvo que algún día tenga un viaje o no pueda. Así que, buenas noches, Mila, que salga todo bien, ¿vale? y buenas noches, Alicia, buenas noches a todos.

Port

Alicia dijo...

No quisiera que quíen me habla lo haga por que se siente en la obligación de hacerlo, Quisiera que me hablase por que tiene algo que decirme.
El amigo es el que es capaz de estar al lado tuyo horas sin que tú hables. Él sabe la causa del silencio y espera. Sabe que el silencio no se debe a que te ignora.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Pues si, Alicia, así es. En mi caso tu sabes bien que cuando digo algo es porque algo tengo que decir. Si no es así me callo. De todas formas suelo contestar a casi todos los comentarios porque pienso que es parte de esa conversación continua que tenemos entre nosotros. Cierto es que no siempre estamos todos en el mismo momento. Incluso a veces nos encontramos mal o de viaje. El silencio no tiene significado negativo, salvo para aquél que no conoce el alma del que permanece en él. Aunque parezca mentira yo he tenido etapas de grandes silencios. Por circunstancias personales, por no encontrarme bien fisica o psiquicamente en ese momento. Recuerdo el mes que pasó mi padre en el hospital, al que fui todos los días, antes de irse de esta Tierra...y otras etapas donde no sólo no hablé de palabra, sino que ni lo hice por escrito. Bueno escribí cosas, notas, pero las dejé guardadas en blocs o archivos. El camino de la palabra es el camino del que la utiliza, pero no es independiente ni de sus circunstancias.
Un beso.

Port

Alicia dijo...

Tienes razón, Emilio. Mi frase ha aido incompleta.
A veces no intervenimos en momentos de otros por falta de tiempo, por estar en otra situación que consideramos más prioritaria. Sin embargo se me había olvidado una razón muy importante, la de las circunstancias. Esas circunstancias que han hecho que ahora esté por aquí, pero que lleve tatuadas cicátrices en mi cuerpo y comisuras en mi frente del resultado de esos otros momentos de ausencia en el pasado.

Quisiera que te fijaras en los comentarios nuestros en la última aparición de Aster en la nieve. Es la prueba de que entendemos y sabemos respetar silencios. Por el contrario, y no quiero juzgar sólo comparar, fíjate en los comentarios de la última entrada de Manuel. Supongo que son a este tipo de silencios a los que se referia Mila en otra entrada. Los que son selectivos. Dos comentarios, dos personas, no hay silencio...simplemente una respuesta.
Por lo tanto completo la frase que llevaré a debate a La nieve la próxima semana:
"Debemos entender y respetar los silencios ya que su origen se puede deber a la falta de tiempo, a otras prioridades, a las circunstancias o a la falta de empatía.
Para terminar Emilio te inserto una dircción dónde se recogen muchos aspectos interesantes sobre la empatía. Lo mejor la parte final pudiendo prescindir, si lo deseas, de la connotación religiosa porque podría ser un amigo en vez de el Señor:
http://crysolidan.googlepages.com/Empata_por_Sek.pdf

Besarkadatxu bat