sábado, 10 de octubre de 2009

FERNANDO PESSOA

Este poema, publicado en la primera Antología "Poetas en Vivo", coordinada por Enrique Gracia, fue - es - un homenaje a Fernando Pessoa y a sus heterónimos, sus escritores - él mismo - inventados por él. Un homenaje a uno de los, desde mi punto de vista, más grandes poetas del siglo XX.


PESSOA

En el cajón dormido
de la tarde
guardaba sus secretos,
el aire en los renglones
escondidos,
y sus cambios continuos
de persona,
infiel al nombre,
infiel al apellido.

En su intención,
trataba de burlar
a la muerte,
engañar al olvido,
colocándose oblicuo
el pensamiento,
el disfraz de la imaginación.

--!Eh, don Fernando, boa noite...!

Y él vuelve la cabeza
hacia el cristal de A Brasileira,
sabiendo que el camarero
le reconocerá siempre.



( E. Porta, del libro : "El Chiado, Barrio Alto y Travesía de Alfama")

43 comentarios:

Emilio dijo...

Quiero poner al lado de mis palabras, las del propio Pessoa, concretamente las del comienzo de uno de los poemas básicos en su trayectoria: Tabacaria.
"No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mi todos los sueños del mundo"

Fernando Pessoa

Anónimo dijo...

Fernando António Nogueira Pessoa (Lisboa, 13 de junio de 1888 — Lisboa, 30 de noviembre de 1935) es uno de los mayores poetas y escritores de la Lengua portuguesa y de la Literatura europea.

Tuvo una vida discreta, centrada en el periodismo, la publicidad, el comercio y, principalmente, la Poesía, en la que se desdobló en varias personalidades, conocidas como heterónimos, aunque en vida su obra no fue prácticamente publicada.

De día Pessoa se ganaba la vida como traductor y colaborador ocasional en alguna revista. Por la noche escribía Poesía. Una poesía que firmaba con nombres diversos de autores ficticios, diferentes en voz, estilo y modos de escritura. Escribió y publicó bajo varios heterónimos (de los cuales los más importantes son Ricardo Reis, Alberto Caeiro, Álvaro de Campos y Bernardo Soares), e incluso realizó críticas contra sus propias obras, firmadas por sus heterónimos. Habiendo vivido la mayor parte de su juventud en Sudáfrica, donde estudió durante su juventud, la Lengua inglesa tuvo gran importancia en su vida, pues traducía, trabajaba y pensaba en ese idioma.
Murió, sin recursos y con la mayor parte de su obra literaria inédita, a los 47 años, en Lisboa, la misma ciudad que le vió nacer.

El baúl lleno de escritos que Fernando Pessoa dejó a su muerte aún guarda miles de páginas por descubrir. Él nunca llegó a saber que sus obras iban a ser conocidas universalmente. Y dejó este mundo pensando que su vida como escritor había sido un absoluto fracaso.

(Información de David Nihalat)

Alejandro dijo...

Querido Emilio, personalmente te agradezco estos poemas de Pessoa por lo mucho que me evocan, tanto el de la entrada como la estrofa de tu comentario: "No soy nada..". Este gran poeta, que fue tanto aunque murió con tan poco (ya he escrito algo parecido sobre "ser" y "tener" esta tarde en otro comentario)es un ejemplo para los amantes de la literatura. Sólo quiso SER sin pensar en las realidades de quién (fue muchos poetas, como nos recuerda David Nihalat), ni cómo, ni dónde. Cuando creaba, tampoco vería hasta donde trascendería su obra. Y no lo vió porque el FUE un artista grande, un artista desde su esencia. Por eso no lo vio. Así lo explica Oscar Wilde: "Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista".

Como siempre, tengo que agradecerte, Amigo y Maestro, el descanso que me quitas en aras a saber y pensar. Un abrazo.

Alex

Anónimo dijo...

Querido Alex...cerré capitulo contestándote a tu muy especial ( por el significado ) intervención en los comentarios del "Hasta Siempre" a Mercedes Sosa, que siguieron al debate teórico sobre tantas cosas de lo divino y lu humano... y que tu supiste reconvertir en una reconciliación general, o así lo sentí yo, y por ello te contesté en ese tono de "vamos a lo que nos une, no lo que nos desune". Me gustó tanto que pensé: ahí está el final, no sigamos enredando el ovillo. Me hiciste, y lo agradecí realmente, pasar página. Y, puesto que había prometido hablar de Pessoa - ya veo que la adhesión y el afecto a su obra también la compartimos - pensé en una entrada general de este tipo: empezar con el poema que le dediqué en mi visita a su Café favorito en Lisboa, donde pasó tantas tarde escribiendo, y seguir con comentarios y referencias suyas, en lo que nuestro común amigo David, me ha ayudado. Parece mentira que, estando tan lejos ( ya sabes que es profesor en Adelaida, en Australia) el medio internet nos pueda hacer comunicarnos con tanta facilidad y rapidez. Somos buenos amigos y puso, rápidamente, un coment "biográfico" sobre Pessoa. Así que, en realidad, el primer comentario literario es el tuyo. Salida, pues, y entrada, en ese mundo de Vida y Letras que a ambos nos fascina.
Por ello, quiero darte también las gracias por la cita de Oscar Wilde. Es magnifica. Algo más para reflexionar.
Un fuerte abrazo, Alejandro.

Port

(Port si podría considerarse como seudónimo, aunque sea mi apellido en corto...por lo que, en este caso, no hay heterónimos que valga... Sin embargo si tengo intención de hacer firmar uno de mis libros, no de poesía, a alguno de los personajes que siento dentro. Un modo de jugar, que es un modo de ser.
Ya se que ese juego a ti te gusta también je, je...)

Orfeo de Tracia dijo...

Señor Porta:
Parece que usted conoce muy bien al tal Pesoa.
Confieso no saber casi nada de este portugués que al parecer escribió con tantos nombres como usted mismo.
¿Podría recomendarme algún libro para acabar con mi ignorancia?
Que el Olimpo entero le ilumine.
Orfeo de Tracia

Emilio dijo...

Señor Orfeo de Tracia: Qué gusto recogerle en mis páginas, que, como Ud. bien sabe, no son mías, sino nuestras, por lo que quedo enormemente agradecido a su visita, sobre todo teníendo en cuenta que, después de su último periplo por el Peloponeso, un amigo común de tiempos actuales - se, conozco bien, su intención de adaptarse a la condición de visitante del presente - me comentó su deseo (el de Ud.) de visitar las viejas y mágicas tierras de los astures. En cualquier caso, bienvenido a esta casa, y paso a recomendarle dos libros básicos de Fernando Pessoa: Poesía completa de Alvaro de Campos (sobre todo la segunda antología de poemas, que incluye Tabacaría, poema absolutamente fundamental) y El Libro del Desasosiego. Hay diversas antologías que recogen poemas de distintas obras y no están mal. La verdad es que leí a Pessoa en mi primera juventud ( en la otra me creo, interior e ilusoriamente quizás, , que estoy ahora ) y fue uno de mis grandes descubrimientos. Tiene alguna obra en prosa, también de interés. Alguna curiosa, como "El banquero anarquista", pero en todos sus libros hay elementos que merecen la pena. El fue un hombre tímido y enigmático, gris cuentan las crónicas en sus hábitos y rutinas, pero un gigante en sus personificaciones y sus escritos. Un grande de la palabra, con una cultura exquisita. Conocía profundamente la Literatura anglosajona (era totalmente bilingue) e, incluso, gustaba de escribir mas en inglés que en portugués. De hecho, su heterónimo Alvaro de Campos vivió en Inglaterra...Pessoa era un personaje especial, que se inventaba la realidad para escapar de ella. Capaz, por ejemplo, de enviar una misiva una dama (nunca tuvo relaciones conocidas, salvo algún intento leve y no muy definido) citándola con Alvaro de Campos, que le llevaría sus saludos por no poder acudir él a la cita. Y luego, claro, no acudir ninguno de los dos...En fin, Lisboa, la ciudad que según la leyenda fue fundada por Ulises en un alto de su permanente viaje, es ya la ciudad de Pessoa, aunque a Ud. le plazca, probablemente, también su parte mítica. En fin, mito, también, es ahora este escritor, por lo que supongo que Ud. disfrutará ampliamente de su obra. Espero haber satisfecho su demanda. Un saludo.

Orfeo de Tracia dijo...

Habré de buscar en los libreros que conozca al tal Pessoa (disculpe que lo escribiese con una sola s) Es sin duda un personaje extraordinario. Sin duda encontraré de mi gusto sus poemas, aunque su vida, por lo que menciona de la cita con esa dama da un poco de lástima, ¿no lo cree así?
Ya me estoy acostumbrando a los versos de su tiempo. le he leído a usted un poco, a Manuel Carrasco, a Rosa Gimena, a un tal Miguel Ortega, al que a penas entiendo porque se sube a los árboles y habla por la boca de un cañón, pero es curioso. Por supuesto he leido tambien a algunos más antiguos como Góngora, al que entendí bien porque hablaba de mi tiempo, a un tal Machado y al señor Juan Ramon Giménez que me aburrió un poco. Sí me gustó un tal Ramón Gómez de la Serna que cuenta cosas de animales y objetos realmente sorprendentes.
Ahora me toca leer a Pessoa, aunque no sea español.
Que afrodita le entregue sus dones.
Orfeo de Tracia

Orfeo de Tracia dijo...

Se me olvidaba, señor Emilio, también he leído unos poemas del señor Gracia y del señor Franco. El primero me ha parecido diferente, como si no fuese el mismo escritor en cada poesía. Del segundo agradezco la claridad que me hace sencillo entenderle.
Así se lo he manifestado en comentarios escritos para cada uno de ellos.
Como verá, estoy dispuesto a leerles a todos ustedes poco a poco mientras me dejen seguir visitando esa red de escritores que tienen.
Gracias por las indicaciones de libros y las aclaraciones sobre la ciudad de Lisboa, nada sabía del asunto. Es usted un buen informador.
Que las Musas coronen su frente.
Orfeo de Tracia

Anónimo dijo...

El señor Gracia tiene muchas y variadas gracias poéticas, el señor Franco es más comedido en su producción, pero yo creo que tiene elementos de gran interés y proyección. Este lugar, señor Orfeo, es Literatura pura. Y no olvide ud. a los narradores: son más de oro que el vellocino. Los incultos pensarán que he cometido un error y quería poner vecino, pero ud. sabe a que me refiero.
Nuevo y agradecido saludo en nombre de mis compañeros citados. Y los no citados, también de enorme valía. Pásese por sus blogs, incluido el del Sr. Viento, que ud. tan bién conoce. Él, de cuando en vez, infla las velas de su barco y le traslada en sus recorridos.
(Esta vez paso el documento a la firma a mi otro yo).

Port

Orfeo de Tracia dijo...

Señor Port, ya entiendo que es usted el que dice llamarse Emilio. ¿Su otros yo, como los de Pessoa el Portugués?
Parece que estamos los dos despiertos esta madrugada.
Lo celebro.
Lo que dice de las gracias del señor Gracia ¿es un chiste? Aún no comprendo ciertos rasgos de humor de ustedes. Supongo que el comentario es bueno para ese autor. Intentaré leer y conocer. Atenderé también al señor Franco más comedido y que me ha resultado interesante. ¿más comedido es lo mismo que más prudente?
El Vellocino: Ahí sí que lo se casi todo como podrá imaginarse, aunque prefiero olvidarlo, para no dejarme llevar por la nostalgia.
¿cual es el blog del señor Viento? Aunque usted diga que lo conozco, más bien es cierto que no se cual es. ¿O es otro chiste que tampoco entiendo?
Está muy claro que debo ponerme más al día en el lenguaje actual.
Hace poco, en un comentario a algún escritor de su grupo decía que me es difícil entender algunos de sus secretos o historias privadas que desconozco.
Que la astuvia de Sísifo le acompañe.
Orfeo de Tracia

Orfeo de Tracia dijo...

Disculpeme señor Port. he escrito astuvia en lugar de astucia.
Mis dedos acostumbrados a la lira y la cítara se mueven mal sobre los teclados.
Aprovecho para decirle que ya visité esa tierra de los astures que antes comentó. Regresé ayer de allí y de otras tierras cercanas, las de los cántabros. Ambas curiosas, distintas del calor al que estoy más acostumbrado. Dura la comida pero hermosas sus gentes. Seguiré mis recorridos por otros lugares. Tal vez pronto la Lisboa que usted dice conocer.
Terpsícore baile sus escritos.
Orfeo de Tracia

Manuel dijo...

Querido Emilio: Lo bueno de tenerte cerca es que uno aprende. Y que, aprendiendo, disfruto lo que ni te imaginas.

Asi que, ya sabes, no duermas demasiado y escribe, que yo - entre otros muchos - te leo.

Gracias!. Un abrazo

Anónimo dijo...

Ah, por cierto, señor Orfeo de Tracia, no sabe cómo le agradezco su opinión sobre Juan Ramòn Jimenez ( mire, la G es darle aún más importancia ). Es el poeta del yo, yo...y más yo. Y a mi - aún reconociéndole dos poemas que pueden estar en lo más alto de Top 10 universal "Y yo (dále) me iré...y se quedarán los pájaros cantando..." (obra maestra) y el poema aquel que "desnuda" a la Poesía ( " Y vino a mi..." que no significa que el poeta pida vino, no...sino que la Poesía llegó a él) bueno pues, hay poetas que me parecen más interesantes y más de mi gusto. Me alegra la coincidencia.
Un saludo de nuevo.

Port

Emilio dijo...

!Manuel! !Qué alegría tenerte por aquí! Hoy, como es sábado, la hora no importa mucho...habrás visto que me he "autoeducado" un poco y ya no estiro la tanto la nocturnidad, pero aún sigo...Además, tus consejos médicos me evitarán ir al psquiatra ( esa especialidad que "tanto" te gusta, je, je...) sin que ello me prive de seguir escribiendo y acompañar la vida como mejor sepa y pueda. Un enorme abrazo.

Emilio dijo...

Pessoa está magnificamente traducido, Orfeo, permíteme que te tutee, ya que estamos en el XXI, y respecto a los otros poetas de los que hablas, de mis "compis" aquí, te diré que son de lo "mesorjito" del país. Y de los antigüos...pues sí, Góngora es muy apropiado para Ud. (como hemos vuelto al XVI paso al tratamiento de respeto, aunque sería mejor hablar en vos y plural)... y es extraordinario, como lo es Quevedo, y también lo es el verso, en Teatro, de Calderón...espléndida época de la Literatura Española, ya sabeis vos (lo quito, lo quito ahora) como la nombraron, el siglo de oro...

Por lo demás, señor Orfeo, alguno de sus comentarios ha conseguido no sólo hacerme esbozar una sonrisa, sino conseguir que casi me caiga al suelo retorciéndome sin poder seguir dándole al teclado durante unos minutos en esta frúctifera madrugada. Y es que ha venido usted de la tierra de los astures y los cántabros muy locuaz y con renovadas energías.

Muy perspicaz, por cierto, al identificarme con Port. Sí, en ello usted está en lo correcto, dos mismas personas con una misma mente unificada en una personalidad plural única, una con foto y otra sin foto.
Lo que ha debido sorprenderle es que Emilio con foto no lleva Porta con apellido, mientras Port sin nombre, no lleva foto.
Pero su capacidad mental en seguida ha saltado sobre la elipsis y ha comprendido. Comprender, señor Orfeo, comprender, he ahi el gran verbo, la madre de todos los conceptos. Ello lleva a, como dice Manuel, aprehender y asimilar, a la vez que nos permite divertirnos y aceptar el absurdo, el de los otros y el propio nuestro. Y el de este escenario tan curioso en que nos movemos y que poco ha variado desde sus tiempos. Aunque quizás le haya sorprendido la electricidad y los nuevos modos de comunicación de las gentes.
En cuánto a la electricidad ya me explicará ( yo no sé si el nombre tiene que ver con la personalidad de Electra)... A mí, a bote pronto, me suena a Electra-deidad, pero, claro, como ella no era diosa, no se...mírelo a ver si puede aclararme el tema.
Un saludo.

Port

Anónimo dijo...

Alguna vez entro (soy Jose Anotnio, Emilio)y aunque nunca había escrito nada tu poema me parece muy bueno y todavía nadie había hablado de él. También me ha encantado el comienzo de Tabacaria, de Pessoa, que no conocia, he leido algunas cosas suyas en revistas literarias pero no lo conozco a fondo. He visto los comentarios y me han divertido mucho y tu poema me parece muy inteligente y original en la referencia a ese juego de los distintos nombres o personalidades que dices de Pessoa. Lo de "disfraz de la imaginación" me ha gustado mucho. Enhorabuena a todos que supongo que sois amigos aunque Orfeo de Tracia debe ser un seudónimo supongo. Y tu, Emilio a ver cuando te dejas caer por Málaga que ya sabes que tienes habitación en mi casa de Benalmádena cuando quieras Y lo que je leído ahora me parece mucho más interesante que las copas y la charla de esta noche en el puerto. Un abrazo y volveré a entrar a menudo, si no os importa.

Jose Antonio.

Emilio dijo...

Jose, qué sorpresa,gracias por el comentario y más viniendo de mi antiguo compañero de "aventuras" en Sevilla...tantas cosas en el mundo de la Publicidad...¿te acuerdas de la campaña de Castillo de San Diego, el vino blanco de Barbadillo, que hicimos juntos... "el blanco de todas las miradas"...Nuestro periplo "creativo" en ese campo se ha acabado. Tú ya lo dejaste hace tiempo y yo, ahora también. Estoy de lleno dedicado a la Literatura y la gestión cultural, como sabes,y a hacer alguna canción de vez en cuando. Tengo complicado lo de aceptar tu invitación. No tengo mucho tiempo y no es mi mejor momento personal, fuera de lo literario. Nos llamamos. Yo no te puedo ofrecer casa en Madrid, je, je, ya sabes que tengo el apartamento lleno de libros y carpetas y, además, tú no te mueves de tu querida Andalucia. Entra no solo en mi blog, a ti que te gusta leer...Mira que horas. Bueno para ti, como todavía es verano por allí (casi, ¿no?) y festivo, perfectas...Qué envidia vivir al lado del mar...Un abrazo Jose. Y gracias.

Anónimo dijo...

El blog del Sr. Viento, señor Orfeo, se encuentra por analogía. Le voy a dar una pista para que Ud., con su inteligencia, descubra cual es:
Hubo una gran pelicula, dirigida por Mario Camús, basada en una conocida novela de Ignacio Aldecoa, otro de mis autores favoritos. Esa novela, de la que Ud. no habrá oido hablar, quizás, por no transcurrir en Grecia ni en su tiempo, nos puede dar pie, por cierto, a hablar de otras cosas. Trata de la huida de un hombre que ha cometido un delito y busca, en medio del miedo y la soledad, redención y cobijo. Fue galardonada con el Premio Nacional de la Crìtica ( en un momento en que estas cosas eran más serias) poco tiempo antes de la muerte de Aldecoa.
Y ahi va el título de la novela y de la película:
"Con el viento Solano". Seguramente no le dice nada, no, claro. Pero inténtelo. Haga deducciones a partir del título...y verá como llega al blog del autor al que me refiero.
Un saludo.

Port

Mari Carmen dijo...

Querido Emilio:
Gran poema para un gran poeta.
Si fuera un espejo, Pessoa se vería reflejado en el, porque has retratado perfectamente su persona y su esencia.

Sentimos que en nuestro interior habitan más de una personalidad, la que todo el mundo ve, la que dejamos que algunos perciban, la que soñamos, la que escondemos...
Tuvimos la suerte de que Pessoa diera rienda suelta a ese sentimiento, creando sus heterónimos, legándonos sus más personales reflexiones, sentimientos, recuerdos...que de otra manera no habrían aflorado.

Gracias a Pessoa y gracias a ti.
Un beso.

Mari Carmen dijo...

El guardador de rebaños

Desde la ventana más alta de mi casa,
con un pañuelo blanco digo adiós
a mis versos, que viajan hacia la humanidad.
Y no estoy alegre ni triste.
Ése es el destino de los versos.

Los escribí y debo enseñárselos a todos
porque no puedo hacer lo contrario,
como la flor no puede esconder el color,
ni el río ocultar que corre,
ni el árbol ocultar que da frutos.

He aquí que ya van lejos, como si fuesen en la diligencia,
y yo siento pena sin querer,
igual que un dolor en el cuerpo.

¿Quién sabe quién los leerá?
¿Quién sabe a qué manos irán?

Flor, me cogió el destino para los ojos.
Árbol, me arrancaron los frutos para las bocas.
Río, el destino de mi agua era no quedarse en mí.
Me resigno y me siento casi alegre,
casi tan alegre como quien se cansa de estar triste.

¡Idos, idos de mí!
Pasa el árbol y se queda disperso por la Naturaleza.
Se marchita la flor y su polvo dura siempre.
Corre el río y entra en el mar y su agua es siempre la
que fue suya.

Paso y me quedo, como el Universo.

(**) De heterónimo Alberto Caeiro

Por suerte lo consiguió y llegaron hasta nosotros.
Un abrazo.

Pilar dijo...

No conocía este poeta Emilio, muchas gracias por presentarmelo. Me queda mucho por aprender, muchas cosas por leer, y espero que no se acaben nunca.
Vaya parlaos te echas con Orfeo eh?? jajaj.
Besos

Anónimo dijo...

Qué bien mirar el futuro con esperanza de mucho tiempo...esa es la ventaja de tu cronología, Pilar. Me alegro mucho haber abierto algún horizonte en tu conocimiento...Para eso está también la Blogsfera, intercambiar fotos y palabras. Pasado-presente-futuro son formas de ver lo que siempre miramos en conjunto. Por eso, para mi, Pessoa sigue aquí. Porque su poesía no cumple años.
Besos.

Port

Emilio dijo...

Mari Carmen...además de hacerme sentir bien por lo que dices de mi poema...me haces sentir mejor por acompañarme con nuevas palabras de Pessoa, bueno, de Alberto Caeiro que es lo mismo. A mi, personalmente, la poesía que más me gusta es la de Alvaro de Campos...En ella Pessoa no está todavía demasiado desesperanzado, aunque es un poeta lúcido en el análisis de la realidad. El poema que pones es bello...pero pienso que se preocupa demasíado del destino de sus versos, de a quién llegarán. La paradoja es que él nunca supo que nos llegarían, ni a ti, ni a mi, ni siquiera a la propia sociedad en que vivió. Ese sentido triste del que no se siente comprendido, acarició su obra y nos acaricia a veces a nosotros. Pero el nucleo de su poética es altamente existencial, pasa de sensaciones particulares a análisis muy generales, como en Tabacaria, el poema que yo considero fundamental de su obra.
Era un genio, extraño en sus comportamientos, axfisiado por su vida privada y por no poder ser él, en una sociedad donde lo "exterior" jugaba un papel importante. No se le conocen amores - bueno, el afecto y dedicación en una parte de su vida a su madre - femeninos. Y ello ha levantado sospechas sobre el carácter de su sexualidad. En cierto sentido fué un misógino, pero yo creo que más bien fue un ser asustado que no podia ser él en la Lisboa de primeros de siglo y que se transformaba en otro, en otros que le hubiera gustado ser, escribiendo. Por eso los "heterónimos" de Pessoa son algo más que nombres: tienen biografía. El mismo la escribió.
Un abrazo.

Alicia dijo...

He vuelto del fin de semana maravilloso-intentaré hacer una pequeña crónica del mismo para La nieve- y veo que no habéis perdido el tiempo.

De la anterior entrada me quedaron cosas por decir pero me fue imposible, ya habrá otra ocasión. Era sobre el tema de los hijos.

Emilio, yo aprendo a tu lado a marchas aceleradas. Ya investigué algo a Pessoa cuando le nombró Mari Carmen.
Está claro que te gusta, regalarle un poema es un bello gesto de admiración. Precioso por cierto.
Creo que he encontrado un poema parecido al qué te hubiéra regalado él a cambio. Al menos yo lo leo y te imagino a ti en esta etapa de tú vida, qué intento adivinar entre lineas.

Ah, poco a poco, entre los árboles antiguos,
La figura de ella emerge y dejo de pensar…
Poco a poco, de la angustia de mí voy yo mismo
emergiendo…
Las dos figuras se encuentran en el claro al pie del
lago…
…Las dos figuras soñadas,
Porque esto fue sólo un rayo de luna y una tristeza
mia,
Y una superposición de otra cosa,
Y el resultado de existir…
Verdaderamente, ¿habríanse encontrado las dos figuras
En el claro al pie del lago?
(…¿Pero si no existen?…)
…¿En el claro al pie del lago?…
Álvaro de Campos

Con respecto a Juan Ramón Jimenez, nunca se me olvidará que año le dieron el premio nóbel, fue el año en que nací yo. He leido "Platero y yo" a mis niños de pequeños en una edición que venía ilustrada con dibujos preciosos a modo de cuento.
Me gusta el prólogo de su libro "Por el cristal amarillo", inserto una parte del mismo:
"... Por el cristal amarillo todo se me aparecía cálido, vibrante, rejio, infinito. Mi nostalgia de lo universal latente en mí desde mi semilla, encontraba largo y supremo deleite por el cristal amarillo. Era aquello como una exaltación musical, escalofriante y definitiva. Todo allí acababa bien; era un término como el beso del amor, como el de la gloria verdadera e íntima del arte... "

Yo tendré que buscarme un cristal rosa ja,ja,ja.
Besarkadatxu bat

Cris Gª. Barreto dijo...

Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo?

Fernando Pessoa.

Precioso tu poema Emilio, Port, (mitad de Orfeo de Tracia) y más que no voy a desvelar...son meras intuiciones.

Conocía algo de Pessoa como esta frase con la que hago entrada en mi comentario. La aprendí de tanto escucharla, ¿a quién? ¡je! Esas cosas nunca se cuentan.

Tal vez, Orfeo de Tracia, con esos saltos que da en espacio tiempo nos pueda contar muchas anécdotas de famosos escritores.

Con tantas bienaventuranzas que te dirige al final de sus comentarios te va a alzar al olimpo al menor despiste, y nosotros esperando tu aterrizaje.

"No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mi todos los sueños del mundo"

Pessoa

"No fui nada (antes de nacer).
Nunca seré como quise (después de haber vivido bastante).
No quiero querer ser nada (se lo debo a mis hijos).
Aparte de esto, sigo teniendo sueños" (los necesito como input en mi vida para compartirlos con quienes quiero)

Yo.

Qué diferencia ante el aparente pesimismo de este grandísimo escritor a lo que yo misma escribo partiendo de sus letras. Mucho más pesimista, incomparable razonamiento. Ya de su arte encomiable no hablo pues sería absurda cualquier comparación.
Solo he pretendido hacer una reflexión del significado del lenguaje y la metáfora sustancial tan importante con que cierra su breve poema. Que de pesimista no tiene nada.

Estimado Emilio:
Realmente me ha encantado tu poema.
Gracias por escribir me reconforta muchísimo tu genialidad.
Recibe toda mi admiración y afecto.
Cris.

Anónimo dijo...

Comprendereis, queridas Alicia y Cris, que, dado todo lo que os tengo que contestar a cada una, por muy rápido que sea, a las 3.53 de la madrugada (acabo de terminar un informe que tenia que hacer) mi cerebro no puede asumir tanto como decís...y mereceis una contestación en regla. Eso, no lo dudeis, será mañana. Y una a una. Mientras... recibid las dos mi cariño más sincero.

Port

No me cabe duda que las chicas son guerreras. Todas, no sólo una, de la primera a la última. Bueno, una dice, en otro blog, incluso, que le encantan los caballeros templarios... Lo cierto es que os gusta el debate...y a mi, que no hay que picarme mucho para entrar al trapo pues...querida Alicia, querida Cris...iros preparando. Porque ambos comentarios son...altamente sugerentes.
Un beso.

Port

Anónimo dijo...

Ah, Cristina, como adelanto: no soy Orfeo de Tracia. Ni siquiera la mitad...Me parecería ya de una presunción inaúdita...contestarme a mi mismo.
Orfeo es Santiago y él lo puede negar, pero igual que dije lo de que Carlos Gardel era yo, ya es hora de que reconozca de una vez que él es Orfeo. Si vais a su blog lo vereís claro...pienso yo.

Port

Anónimo dijo...

Tambien como adelanto, Alicia: La versión completa de Platero y yo...que yo he leído y comentado en un artículo...no es tan inocente como parece...y contiene imágenes "descriptivas" de los niños que me resultan indignantes... La admiración de JRJ por la "belleza y lozanía" de los niños de entre 7 a 14 años en algun pasaje de esa versión completa ( que no es la que se lee en las escuelas ) a mi me da un poco de "vergüenza" y me intranquiliza. Juan Ramon era bastante rarito...y sus tendencias y gustos personales erótico-sexuales, en lo que se conoce...son de dudosa normalidad, aunque, eso si, no se le conoce ningún escándalo.... ( también su amor por Zenobia Camprubí también fué extraño)... Además despreciaba a Antonio Machado...del que decía ( y escribió) que era un "patán" desaseado y mal vestido...En general fue un presuntuoso y bastante mal compañero con respecto a otros poetas...en fin, aunque tenga varios grandes poemas, Juan Ramón, como persona no es de mi agrado. Sin embargo, su dominio del lenguaje, su extremada cultura, sus conocimientos literarios son espléndidos. Y algunos poemas, como los dos que cito en el comentario, obras maestras.
Pero, mañana seguimos.

Port

Emilio dijo...

Ya puestos...Vale, Cris, turno de réplica: 1) Precioso, sencillo, directas sus palabras en el poema...como a veces acostumbraba a escribir Pessoa, tan distinto en sus escritos a la realidad...Su timidez le jugaba malas pasadas en persona, pero se crecía al escribir. Sin embargo, conociendo su vida y su obra, y, sobre todo, su capacidad lúdica, su modo de combinar palabras, el poema puede ser de todo menos auténtico. Lo que no importa. Porque las palabras de independizan en la literatura de las intenciones del autor y pasan a ser pertenencia del lector. Pessoa - que se sepa - nunca estuvo lo que se llama en el lenguaje normal "enamorado"...tuvo un intento, con la amiga de la que hablo en otro comentario...pero fue un acercamiento nada productivo. No se sabe si su falta de éxito con las mujeres fue debido a su timidez, a su falta de interés en ellas (algo de esto se ha escrito) a una larvada homosexualidad (yo no lo creo, pienso que era un neurótico que le daba miedo afrontar la realidad porque no le gustaba...por eso escribió como los angeles: volaba en sus escritos). Del amor en Pessoa es casi de lo que menos se sabe...por eso es interesante el poema que traes a colación. Y por las interpretaciones que se le pueden dar. El, casi todo lo vivía en su interior, un interior, eso si, de una gran cultura y de muchas navegaciones.
2)Luego viene tu declaración de principios...aprovechando el comienzo de Tabacaria...bueno, yo ya lo he comentado - y en eso coincido con Mari Carmen - que los poemas no se deben apostillar o transformar...son...de quien son y son como son. Yo creo que tú eres tan extraordinaria poeta que lo que dices en este "Yo" es menos yo que lo que dices cuando escribes tu propia poesía...o, si eres también tu, a mi me gusta más cuando creas tú todo el vehículo que cuando "explicas" algo a través de un vehiculo de otro. Pessoa, además, no tuvo hijos, con lo que la trasposición no se ajusta al personaje más que en una parte - elemento identifícativo del segundo verso, ahí si - y, el tercer verso: ¿tú necesitas los sueños para compartirlos? Los sueños no se necesitan: se tienen o no se tienen. Es como lo de Dios: Si creemos en él porque lo necesitamos...su "existencia" se convierte en nuestra necesidad, no en algo "real" y "fehaciente", empleando términos jurídicos, que tu conoces bién. Y sí, de pesimismo, el comienzo del poema Tabacaria no tiene nada: tiene de realismo y de sueño por vivir...por ser. Sin embargo, el poema completo (es larguísimo) es un poema "existencialista" y tremendamente iconoclasta respecto a la "importancia" del mundo. Hay un momento, al final que habla de que todo desaparecerá, será destruido indefectiblemente. Busca el poema en internet...es realmente una pieza filosófica completa.
3)Y bueno, qué decir sobre lo que piensas de mi poema: un montón de gracias. Tenía que dar pie a los comentarios...que es donde parece ser que todos estamos apretando. Pero hice, creo, una aportación al conocimiento de algún detalle de este escritor...y referencie un lugar emblemático en Lisboa, el Café "A Brasileira" donde escribía ( y leía el periódico) casi a diario.
4) Y me alegra mucho que empieces a ser habitual en el foro.
Un beso.

Emilio dijo...

Así que Alicia...a ver que hago contigo ahora, con lo interesantísimo que es todo tu comentario...Bien, empecemos obviemos - o sólo ampliemos un poco - lo de Juan Ramón porque hay "tela" que cortar en el asunto. Además de lo que te digo en el "adelanto" me remito de nuevo a lo que señalo en el comentario pertinente sobre su "ego", desde mi punto de vista, enfermizo. Fué también un escrupuloso y un obsesivo en el sentido "psiquiátrico" del término...Pero todo esto no importaría si su producción poética fuera tan excelsa como se dice. El fue un gran lector en inglés y conocía muy bien la cultura anglosajona. De hecho compartió premio Nobel, en diferentes años, con un escritor británico que a mi, personalmente, me parece superior a él: T.S. Eliot.
En cualquier caso, el Nobel, a Juan Ramón, le llegó justo a la vez que la muerte de Zenobia. Su idiosincrasía personal - era también un tremendo hipocondríaco - hizo que no superara la soledad y se sumió en una inercia que le llevó a marcharse en seguida de la vida. Lo cierto es que la admiración por Juan Ramón Jimenez fue universal. Fue un maestro y un erudito en toda la extensión de la palabra, y fue considerado un "revolucionario" del lenguaje. Que no sea de mis figuras literarias favoritas no obsta para reconocer sus méritos.
Y respecto a mi poema: pues más que regalárselo a Pessoa, je, je, me lo regalé a mi mismo y ahora a vosotros...porque el pobre (según mis teorías) no creo que lo haya podido leer.
Pero, aplicando un poco de sentido del humor e ironía al asunto lo que si ocurre es lo contrario: el regalo de Pessoa a través tuyo, como fue el de Mari Carmen, si que es de agradecer. Fíjate en algunos de los versos. Hay algo de Calderón en ellos. Y es que, en realidad, el tiempo en que vivimos es el propio tiempo de los autores del pasado. Siempre los más cultos se han planteado un cierto "existencialismo" y han aceptado vivir en la duda y conflicto permanente (Desde Calderón, a San Juan de la Cruz y Santa Teresa...hasta el siglo XX y nuestros días ( Camus, Beckett...).
Y Pessoa no iba a ser una excepción. Su poesía es, desde mi punto de vista, una duda constante. Lo que pasa es que, es tanta su producción, que, a lo largo de ella, encontramos diversas posturas, algunas contradictorias. Pero en este poema hay dos frases muy claras respecto a su pensamiento, las dos finales: ¿Pero..(y)...si no existen....? En el claro del lago...¿En el claro del lago?.
Un beso.

Alicia dijo...

Emilio, primeramente volver a agradecerte toda la información adjunta. Aprovecho para hacer extensivo el agradecimiento a David. Me sigue pareciendo mentira esto de las TIC que nos permite estar tan lejos pero sentirnos tan cerca.

Emilio has de saber que me siento cómo si estuviera haciendo varios cursos ON-LINE a la vez. En uno tengo cómo maestro a Sergio Astorga y con el progreso adecuadamente en el uso del lenguaje en México-hoy tocaba comal y quesadilla-. Con Orfeo estoy recordando las deidades y costumbres de la antigua Grecia. Con Carlos Gardel he retomado los pasos y las letras de los tangos. Contigo Emilio sigo aprendiendo lo que ya comencé a experimentar en La nieve de la mano de Aster Navas, y que tan bien lo expresa el bolero, que existen nuevas y mejores emociones y que existe un mundo nuevo de ilusiones. Cómo podrás comprender he tenido que posponer el curso de poesía con Enrique, aunque sigo a trancas y barrancas el de cronista que imparte Armando Rodera ja,ja, ja.

Volviendo a tu comentario te agradezco la información sobre JRJ. Es bueno tener todas las referencias. Al leer tu comentario me ha venido a la mente con que pasión nos explicaba Don Guillermo, mi profesor de Literatura en Bachillerato. ¿Acaso sería sabedor de su lado oscuro? Fue él, mi tutor, el que con pena escribió cómo orientación que yo haría Ciencias. Las notas eran parecidas en todas las asignaturas, sin embargo yo disfrutaba mucho más de las Ciencias y ahora no me queda otra que hacer cursillos intensivos para poderos seguir a vosotros los de Letras ja,ja,ja.

A Pessoa, ya descubierto, intentaré leerle alguna poesía más.

Besarkadatxu bat

Anónimo dijo...

Querida Alicia...el lado oscuro de Juan Ramón no lo conoce casi nadie porque su oscura vida no fue, precisamente, clara. Es decir, sólo alguien - es mi caso - que se ha detenido ampliamente en su obra y en detalles inadvertidos de su vida (o advertidos pero ocultados, tanto por su familia, como por seguidores y admiradores)puede "saber" lo que ahora parece obvio. Aún así, al ser un premio Nobel español y una figura universal se hacen cosas como "esconder" ciertos párrafos de Platero y yo, poner sólo lo mejor, olvidar el desprecio que sentía por Antonio Machado persona, etc. Y, aunque fue miembro de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles ( hay una foto suya, al igual que una de Machado, otra de Guillén, de Rosales, del mismo Neruda, de Vicente Aleixandre, Blas de Otero, Hierro, Valente, Benavente...en fin, cientos de fotos de escritores y artistas que fueron afiliados nuestros) y algunos de los escritores más mayores que están conmigo le conocieron en persona, ellos mismos dicen "Juan Ramón era raro, un neurótico..y desde luego Zenobia le quería pero lo pasó muy mal". Ella sentía admiración por su "profesor" pero, en el fondo, era más fuerte que él. Juan Ramón Jimenez fue una figura indiscutible de las Letras y eso hizo que algunos detalles de su vida y manías se hayan escondido. Yo lo siento, pero no puedo separar tan facilmente ambas facetas de su existencia. Porque, además, como te digo, salvo cinco o seis poemas, el resto de su obra poética no me interesa especialmente. La veo "egocéntrica" y afectada. Eso si, esos dos poemas que cito...Dios bendito, qué maravilla...Ah, sin embargo era un gran prosista y crítico.
Por lo demás te agradezco un montón el afecto que me demuestras y lo que dices en tu comentario. Yo también te tengo un gran cariño - y admiración, Alicia, es la verdad - según te voy conociendo. Y es muy importante la labor que haces, no sólo en la nieve. También aquí. Abres nuevas vías...y empujas, vaya si empujas.
Un beso.

Port

Anónimo dijo...

Querido Emilio, despuès de varios días de sol y mar, reencontrarme, esta tarde, contigo y con nuestros amigos comunes, ha sido un placer. Poco a poco me iré poniendo al día de todo lo que habéis escrito en los blogs, y a buen seguro, como siempre, vuestras historias, las reales y las ficticias, y vuestros comentarios me serviran para seguir aprendiendo.
Que duermas muy bien.
Besitos.
Mila

Emilio dijo...

Querida Mila: Ha sido una bonita lectura por parte de Enrique y Soledad de los versos de Miguel Hernandez...la verdad es que ha sido un gran acto y una bonita sorpresa que estuviéramos tantos amigos...Me ha encantado volver a verte despuès de tanto tiempo y también a Montse, que aunque viva en Lisboa y pase - yo creo que va a pasar una larga temporada allí y cuando no esté allí estará en La Gomera - poco tiempo en Madrid ha sido y será siempre una gran amiga de los dos, bueno también del grupo. No podemos olvidar que tanto Alejandro como tu sois amigos míos gracias a ella. La verdad es que ha sido un bonito reencuentro. Nos hemos quedado un rato más con Enrique y sus amigos charlando...Un acto literario como el de hoy es algo más que Literatura. Me ha alegrado mucho verte despuès de tanto tiempo "desaparecida". Un beso.

Miguel Ortega Isla dijo...

Amigo Emilio:

Como sabes yo no participo en el juego que os traéis con los comentarios, pero este poema
tuyo merece unas líneas.

No se puede decir más ni mejor con tan pocas palabras.
Por cierto nunca he entendido el porqué de los heterónimos.

En el caso de Pessoa ¿Engañaba a alguien?
Miguel Ortega Isla

Anónimo dijo...

Emilio, en contestación a la pregunta de Miguel: Creo que Pessoa se engañaba a sí mismo. Quizá, el peor de los engaños.

Un beso.

Mila

Alicia dijo...

Mila, bienvenida, es un placer volver a encontrarte por aquí.

Miguel, cómo profesora durante bastantes años he acabado, desarollando un sentido que es el de adivinar cómo estan los alumnos de estado de ánimo y si tienen algún problema por lo que callan.

Con la lectura me está empezando a pasar lo mismo, es decir que acabo leyendo o imaginando entre lineas lo que el autor piensa y no quiere escribir.

Que sepas que lo que he leido o he creido adivinar entre lineas sobre lo que piensas de los comentarios que hacemos no me ha convencido mucho.Paso a comentarte.

Te voy a hablar sobre mis comentarios, para no entrar en el terreno de las alusiones. Sin tener ningún curriculum en el mundo literario hay frases mías en algunos comentarios de las cuáles yo misma me he quedado sorprendida. Eso lo origina la situación, el momento, la interacción, la sensación...Si ocurre en los comentarios ¿No es Literatura? ¿Acaso lo mismo, en otro formato, se ve relegado a otra categoria?

Miguel, si mal no recuerdo creo que tú relato en el último número de la revista Tirano Banderas iba también referido a los comentarios, y no precisamente como algo positivo o creativo.


Para seguir argumentando voy a recurrir a unas palabras que me ha dedicado el pintor-escritor Sergio Astorga, justo ayer mismo:

"Debo de aclarar que para mí la sensación es una forma de conocimiento que tiene la misma importancia que la intelectual... Responder los comentarios es para mí tan importante como las entradas y a veces me angustio más que cuando escribo o dibujo. Comentar es como utilizar otra herramienta que intenta escudriñar un acto creativo y reaccionar en sus resultados que están contenidos en tus amables visitas"


Para terminar, fíjate en el resultado de tu comentario aquí. Te he dedicado unas palabras-que espero que leas y recibas con todo cariño-que tras haber pasado varias veces por tu blog no sentí el capricho de hacerlo.

Algo está cambiando y yo no me lo pienso perder. Miguel, creo que deberías darnos una oportunidad e incorporarte a este "juego". Igual descubres que es más divertido si eres uno de los jugadores.

Con todo mi respeto y cariño y sin ánimo de enseñar a quien sabe más que yo, si no con la intención de compartir distintos puntos de vista, recibe mis saludos más cordiales.

Anónimo dijo...

Querido Miguel: No sabes cuánto te agradezco tu comentario sobre mi poema. Realmente viniendo de un escritor de tu nivel lo aprecio en lo que vale, en mucho. También decirte que, en la vida no debemos ser inflexibles en algunas opiniones. Mira, me ha encantado el comentario de Alicia, expone muy bien una teoría que a mi me parece muy interesante y deberías tener en cuenta. Y yo te quiero añadir algo: los comentarios están dentro de la Literatura, sin ninguna duda, porque la propia Real Academia define la Literatura como el arte que utiliza la palabra. Se pide una cosa: que sea un arte. En este mismo apartado sobre Fernando Pessoa verás que hay desde creación poética a ensayo periodístico...hay arte de la palabra. Si los comentarios son de interés y están bien escritos - como es el caso en muchos de ellos - por supuesto que entran en el apartado Literatura. Siento, además, que una persona de tu habilidad e ingenio no se de cuenta de que precisamente sus comentarios serían una aportaciòn importante a la Blogsfera. Pero el tema ya lo hemos hablado y, en ese punto, tenemos posturas divergentes. Por cierto, fíjate que han dado el Premio Nacional de Literatura a una novela que mezcla todos los géneros e incluye comentarios de Facebook. Algo está cambiando. Tú, precisamente, tan iconoclasta en tu escritura, que has sido un vanguardista en tu creación literaria, deberías asumir la posibilidad de que nada se puede definir de forma estanca. Muchas gracias por tu intervención.

Emilio

Emilio dijo...

Y respecto a los heterónimos, Miguel y Mila, yo creo que la fantasia es buena. Si uno es capaz de ser varias personas, ¿por qué conformarse con una?. No creo que Pessoa se engañara...simplemente no era el mismo siempre. Dentro de él habitaban realmente Alvaro de Campos, Alberto Caeiro, Ricardo Reisz...Quien sabe si, incluso, Isadora Duncan y no se atrevió ya con tanto, je, je...

Emilio dijo...

Alicia: gran comentario, de verdad. Te agradezco un montón tu labor diaria, tus aportaciones, todo...Estamos encantados en Escritores en Red, tanto contigo como con Mari Carmen. Habeís dado un importante impulso a la Blogsfera. Nada sería ya igual sin vosotras. Gracias por estar. Un beso.

Emilio dijo...

Ahora bien, Mila, engañarse a si mismo, en otro orden de cosas que no sea la aventura literaria, suele traer tristeza y alguna decepción. Aunque, mirándolo bien, tampoco importa mucho, porque el tema de lo que es verdadero o falso es cuestión relativa. Cuestión de percepción. A mi me gusta que la vida cambie. Me gusta, como decia Alicia en otro comentario en el blog de Alejandro, "no quedarme quieto mirando como gira el planeta". La literatura es un viaje...pero mayor aún lo es la vida. Un beso.

Mari Carmen dijo...

Estimado Miguel:
Poco queda ya que añadir a lo que han dicho mis compañeros Emilio y Alicia. Lo que tú llamas juegos, no son tales. Es un viaje a través de la Literatura con letras mayúsculas, un viaje en el que aprendemos, compartimos, creamos, sentimos...No sólo son comentarios de halagos y autocomplacencia. Te ruego que los leas con detenimiento, te sorprenderás.
El avance de los tiempos ha puesto en nuestras manos esta herramienta, hay que sacarla partido, hay que arrancarla todas las posibilidades...y en el mundo de las artes, las posibilidades son inmensas.
Es novedoso, extraño, pero para avanzar hay que experimentar...tenemos, debemos intentarlo.
Espero que aceptes el reto de Alicia, te animes...seguro que aprenderíamos mucho de ti.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Pero qué pasa...¿estamos todos despiertos esta noche? Y eso que empieza el invierno...ah, que es viernes...
Vengo del jurado de teatro aficionado en que participo y me encuentro a todo el mundo escribiendo...eso es genial. Ya ves, Miguel, como los comentarios crean vida. Tú empiezas y...!reaccion en cadena! Y pasaria lo mismo en tu blog si- aparte de los problemas de ordenador y salud que has tenido - hubieras sido, en eso, un poco más flexible...Suscribo lo que dice, también - y tan bien - Mari Carmen...
Bueno, pues yo creo que el propio Miguel va a seguir mañana. Seguro.

Port