lunes, 5 de octubre de 2009

De "La espera"

Acumulaba frases, reflexiones que le hacían sentirse vivo. De vez en cuando se acodaba a la mesa del ordenador y le hacía cumplir a fondo la misión que conlleva su nombre. Pasaba y ordenaba frases y, en cierto modo, se identificaba a si mismo con algún personaje o autor literario al cual, en esos momentos, se sentía unido. Unas veces era el Moses Herzog de Saul Below, otras algún personaje de Kundera, otras Alvaro de Campos o cualquier otro heterónimo de Pessoa, incluso T.S.Eliot o la mismísima Virginia Woolf. Acostumbraba a mezclar todo porque, pensaba, la vida es pura mezcla, sólo la necesidad clasifica, sólo el hombre trata de organizar el caos exterior para sobrevivir. Por eso le daba un poco igual que las frases provinieran de un libro, de una conferencia, de una película o de una conversación captada al vuelo en un café. El maremagno fónico y semántico y la memoria confluían en la organización de un vademécum de recuerdos que trasladaba, para su mejor difusión y consulta, a las páginas virtuales de la computadora. Antes, cuando todo confluía en el papel y los tipos de la máquina de escribir, la tarea se le hacía muchas veces improbable, sobre todo por el tiempo que era necesario para ir sumando y restando. De todas formas, desde que comprendió que todos los órdenes y escalas son ficticios- lo comprendió mejor que nunca leyendo a Belen Gopegui y su Escala de los Mapas – y que cada individuo crea su propio edificio secuencial, decidió que le traía al fresco la numeración de la letra y que haría más caso a Cortazar – ese visionario que indicó que la lectura no debía estar sujeta a reglas – y pondría el tejado de la casa cuando y como deseara, sobre todo porque en cuestión de casas inventadas no importa mucho si el tejado flota o no en el aire.

38 comentarios:

Emilio dijo...

"La espera" es un libro, que, en narrativa, equivale a uno de mis primeras obras publicadas, que también llevaba la palabra "espera" en su título, "Compás de Espera" editado hace bastantes años. "La espera" en su redacción definitiva, se mezclará, con "Diario Sublunar" formando de esta forma un conjunto de narraciones breves, microrelatos y pequeños ensayos que se unirán en un sólo libro. Actualmente llevo escritas unas doscientas páginas del conjunto...Y seguiré, dado que su evolución ha sido intermitente. En cualquier caso contiene una absoluta mezcla de géneros y vida. Digamos que es un poco como el libro final, compendio de pensamiento, experiencia...pasado-presente y por-venir...Por eso sigue abierto y lo estará, posiblemente, durante mucho tiempo.

Manuel dijo...

Ah!, Emilio... ¿Qué voy a hacer contigo?.

¿Cuando te bajarás de esa soberbia humana y te darás cuenta de que todo modelo lo seguimos copiándolo de la naturaleza que nos envuelve?.

La perfección del caos - tu lo conoces bien, ¿verdad? - nos regala la energía suficiente para sobrevivir. Es la imperfección del hombre la que trata de "ordenar" ese caos y, así, nos restamos energía.

Pero, por favor, nunca confundamos caos con desidia. El primero es muy hermoso. Lo segundo es solo una consecuencia de nuestra destrucción.

Ya sabes que ando cerca.

Emilio dijo...

Ay, Manuel...si yo creo que el caos es el mayor orden, el Orden Supremo...pero no deja de ser un Nombre...un concepto humano. Sin nombres, sin nombrar ( acto humano, es decir propio de esta especie ), sin percepción, no existiría (en términos conceptuales) lo que tu llamas Naturaleza porque no podría ser nombrada. El valor del Hombre es la Palabra. El Silencio, el Origen, el Caos, son conceptos humanos...cuando te convencerás de que no somos nada más que el Lenguaje que nombra la Vida. Sin pensamiento ni siquiera podrías expresar lo que eres, no podríamos ni siquiera discutir, comunicarnos o encerrarnos en nosotros mismos...La Vida existe en tanto en cuánto la percibimos y la nombramos. Seguramente existiría también...pero sería - fue - otra cosa: sin Código no habria ni crónica (historia) ni Literatura...ni Ciencia. Vivimos de la evolución de la primera palabra que indujo a la más elemental reflexión (o viceversa). Sin eso, no somos nada. Un animal más. Ni siquiera podríamos escribir esto.

Anónimo dijo...

¿No ves que fuera de la expresión y la percepción no somos Nada? No existiría ni siquiera la pregunta de quienes somos o qué está o hay detras de todo esto, el Principio etc... Por eso la respuesta es absurda, la misma pregunta no tiene sentido, porque no se puede responder con un código de comunicación "humano" (el lenguaje) a algo que es anterior a él (la Vida).
Cierro con Calderón:
¿Qué es la vida? Un frenesí, una sombra, una ficción...¿Qué es la vida?...Una ilusión.

Port

Mari Carmen dijo...

Querido Emilio:
Nos gustan las citas y frases de los grandes pensadores, escritores, economistas... loables y grandes palabras, nos gusta vernos reflejados en ellas, y sin embargo...Tú una vez me dijiste que hay que saber mirar...y escuchar.
A veces, en nuestras ciudades de cemento, la vida se abre paso entre las losas de una acera, y nos regala, nos sorprende con una sencilla y bella flor. Lo mismo puede ocurrir si escuchamos a nuestro alrededor.
Como bien dices, da lo mismo de donde provengan las frases. Puedes encontrar el más bello verso en los labios de un adolescente, la más ingeniosa frase entre las risas de un niño, o las más sabias sentencias entre unos ancianos mientras juegan a las cartas...
pasan a nuestro lado, si sabemos escuchar.

Como “La espera” sigue abierto, porque te queda mucho por-venir...sólo te pido que sigas haciendo pequeñas entregas como ésta.
Un abrazo.

alicia dijo...

Sustiuyo la palabra mezcla por mixtura, me gusta mucho más.

Seguiremos haciendo castillos en el aire pero me resisto a usar esa palabra que tu has utilizado.
No será libro "final" aunque tú te empeñes. Los libros son todos comienzo de algo no son final de nada. Tú lo sabes mejor que nadie. ¿Dirías qué Atmósferas fue libro final? Tú eres la prueba de qú fue comienzo. No te das cuenta que detrás de una palabra va una frase, detrás de una frase un capítulo, detrás de un capítulo un libro. Y detras de un libro siempre habrá una persona soñando.

Claro que igual querías referirte a tú "final" ¿No empezarás como El Viejo Poeta? Creí que ya te había convencido de que no buscaremos ese texto dónde creímos ver la inmortalidad. No desearemos destruirlo por qué habremos conseguido el equilibrio del que te hablé.

Con respecto al otro tema. A veces es más fácil y rápido encontrar lo que uno busca en un caos organizado que en un orden descontrolado.

Un abrazo

Manuel dijo...

Querido Emilio:

Y, sin embargo, se mueve.

Rosa dijo...

Con soberbia humana o no. Con la perfección del caos a cuestas, pero que bien escribes en esa "espera"...
Un gran beso

Cris Gª. Barreto dijo...

La espera no siempre desespera, según repite el refrán. Tal vez, la posibilidad de esperar acontecimientos favorables incrementan la ilusión de aquello que se desea venga.
la espera, naturaleza tan importante y frágil como autónoma cree fehacientemente que acortando el plazo previsto mejora el resultado. La espera de un reencuentro amoroso, por ejemplo, se frustra de forma tan dura como extraña si la reunión sobreviene anticipadamente. La espera posee una felicidad propia.
No conviene, por ejemplo, la ansiosa espera de un regalo si el obsequio se anticipa, sin sentido. Mejor que no venga el mérito emblemático sino lo tácito que es mejor recibido.
Así, como nodo, hace perder valor al suceso eximio de funciones de cine o de teatro, en los conciertos músicos o literarios y en los propios actos públicos.
la espera desde la barrera grita como un caudal.
Podríamos no esperar desesperadamente y telefonear antes a alguien que prometimos la llamada a una hora determinada, pero muy a menudo, la prisa por cumplir antes que la promesa perjudica su éxtasis. Y, simplemente porque la espera brille en lo distante y aún ausente, el encanto de lo que todavía es ideal no habiéndose producido permanece.

Qué puedo decir y para qué decir nada si es que eres genial.
Te admiro profundamente.
Afectuosamente,
Cris.

Anónimo dijo...

Mezcla es muy bonito, Alicia...mixtura...pues no se, por una vez voy disentir abiertamente, es una cosa más de perfumes, ¿no?. Mezcla es fusión, es la vida...A mi me encanta...Lo puro nunca me ha dicho nada...Me parece de fuera de este mundo...Es como excluyente...O sea, que, esta vez, revisemos conceptos...o explicame lo de mixtura. Debe ser por tus conocimientos químicos y tus estudios pero a mi, salvo en la letra de "La Flor de la Canela" (ah! ves, perfume...¿no?) no me gusta demasíado, je, je...Y es que uno, en algunas cosas de lenguaje, es deudor de sus conocimientos o el empleo que hace de algunas palabras...En cuánto al libro final, claro, me refería a mi "libro final" por eso lo dejo abierto...se sigue escribiendo, se seguirá escribiendo...tengo ya muchos libros cerrados, publicados e inéditos. Me encantaría que no se acabara nunca... pero me temo que ninguno somos eternos...

Port

Anónimo dijo...

Sí, Manuel, se mueve...¿tú sabes que, estando quietos en un punto de la Tierra, cada minuto ( ¿o cada segundo? ) estamos veinte kilometros más allá? Fíjate si nos movemos...De todas formas el movimiento que más me interesa es el que nos lleva fuera de los límites establecidos por las reglas generales de comportamiento.
Galileo era de los nuestros, sin duda.

Port

Emilio dijo...

Rosa...eso de la soberbia yo creo que es una cosa del catecismo...yo, de verdad, tengo varios defectos, pero ese creo que no...Manuel se empeña en hablar de la soberbia mia como parte de la soberbia de la Humanidad...Pero yo lo más soberbio que conozco es alguna sinfonia de Mahler o Rachmaninoff, quizás algo de Wagner, casi todo Beethoven, Vivaldi, Scarlatti, varias de Bach...y Bob Dylan y Leonard Cohen...y el coro de los esclavos de Nabucco y el Brindis de La Traviata. Entre medias...bueno, casi toda la música. De eso venimos hablando con profusión. Ahi si que estamos de acuerdo casi todos en la Blogsfera. He notado un gran amor y conocimiento musical en los y las "compis". Y los fados...yo me pongo una foto de A Brasileira, el café donde escribía Pessoa, con un buen fado...y es que no quiero moverme de Lisboa...Parece todo un poco inconexo pero no...

Anónimo dijo...

Mira, Mari Carmen, tú lo que tienes que hacer es coger al Principito y guardarlo en tus pensamientos que seguro que allí se encuentra super contento, porque no deja de ser un niño y sabe donde encuentra cariño y limpieza de corazón...¿Mucho por-venir...? Uno nunca sabe.. Yo aquí estoy a gusto...en este planeta, tan absurdo e injusto, pero sobre todo en esta especie de grupo...que me descansa. Hablo un rato con vosotros... para mi no hay mucha diferencia entre escribir y hablar....Miento, sí, hay una enorme diferencia: yo no se hablar sin escribir. Me gusta la palabra escrita, aunque comenta errores. Porque para mi el ordenador - antes la máquina de escribir, sólo que era más ruidosa, y, por la noche, despertaba a los vecinos - es como un piano. Me pongo al teclado y...las palabras me salen de dentro...Yo si creo en la inspiración, incluso para contestar o escribir un comentario...

Port

Emilio dijo...

Hola, Cristina, !qué alegría verte por aqui...despuès de aquella invitación con Santiago, Enrique, Rosa... tras Poetas en Vivo!...Parecía que habías olvidado que estabas permanentemente invitada a entrar. Esta es tu casa, porque es mi casa, nuestra casa, la de todo el grupo, no importa en qué blog individual escribamos. Somos gente hospitalaria, como decía Machado, de eso estoy seguro. Y unos escritores/as que merecen la pena. Asi que, ya sabes, tú, que eres una escritora especial, aquí tienes ese hueco para compartir ese Corazón que deshojaste en la AEAE...y que tanta buena literatura tiene detrás, aunque son tus últimas creaciones en tu blog las que me parecen mas sorprendentes. Y bueno, vamos a tu "coment". Lo que tu no sabes - ni lo sabe casi nadie aqui - es que mi primer libro editado también tenía la palabra espera en su título. Se llamaba "Compás de Espera" y se publicó en una Editorial/imprenta de Segovia, de donde era mi abuelo, por cierto. Así que me pareció que era mejor "integrar" esa nueva espera en Diario Sublunar, que se había empezado con el mismo sistema de ensayos/narraciones cortas...y ahora todo está bajo ese título. Es decir que la espera ya no es tal espera. Eso ocurre en la vida: cuando menos te lo imaginas llega lo inesperado...y también cuando esperas una cosa (por ejemplo, un premio literario) va y no llega...Es el juego de la vida...
De todas formas tu reflexión es muy bonita...Te pasa lo que a mi...empezamos a escribir...y podriamos seguir hasta la eternidad. Y, sin embargo, otras veces, nos basta un poema de una sóla lìnea. Y, como alguno de mis compañeros me ha dicho alguna vez que lo bueno, si breve...ya sabes...pues como que voy a dejar algo más para una próxima vez, ¿no?.
Gracias por lo que dices al final.
Todos admiramos a los otros por algún momento de la vida que vemos en los ellos..y, sin embargo, todos somos personas como los demás (simplemente hacemos lo que podemos...) y no tenemos nada de que presumir. Yo, a quien de verdad admiro, es al que cuida a un enfermo cada día en un hospital, al que lucha por mejorar la vida de los demás, al que es capaz de pensar màs en los que lo necesitan que en si mismo.
He tenido la suerte - pienso - de no ser malo del todo y querer a quien se lo merece, a quien yo creo que lo merece. Sí, he tenido la gran suerte de encontrar más gente buena que mala.
Y ahora... voy a hacer un regalo a mis compañeros de la Blogsfera. Voy a colgar aquí un poema corto tuyo:

¿Cómo profundizar en mi alma?
si soy un enigma
al que no me han presentado.

C.B.

Por cierto tu comentario es todo un mini-ensayo sobre la espera y la esperanza...Me hace como que la espera es más yang y la esperanza más ying (o viceversa)...Me ha encantado.

Manuel dijo...

Galileo, Giordano... ¡Cabezotas impenitentes!.

Por eso me gustó tanto la portada de tu libro. También lo de dentro, no creas... Gracias por todos tus regalos.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Emilio,

mil gracias por tu grata acogida en tu espacio, el de tus compañeros...y alguna que nos hemos dejado caer.
Tu respuesta a mi comentario me incita a escribirte otro. Pero no, me voy a contener. Las visitas no deben ser pesadas y menos cuando se les recibe con tanto cariño.

Con todo mi agradecimiento y admiración.

Cris.

Alicia dijo...

Emilio, entiendo y acepto tu defensa del uso de la palabra mezcla.
Paso a explicarte, ya que así me lo pides.

Pienso que leer no es aceptar. A veces es discrepar, es innovar, es cambiar. Es que una palabra te sugiere otra que has leído en otro momento y que aquí te gusta más. Es lo que ha pasado, sin más.
En el laboratorio, esta semana estamos haciendo separación de mezclas homogéneas. Jamás he usado en Química la palabra mixtura ( o mistura ya perdida la x de su origen latino).
Es una palabra-muy usada en Hispanoamérica- que me gusta y que, sin intentar convencerte del uso de la misma, cada vez oirás en más ambitos cómo en Gastronomía y en Enología para la fusión de sabores, en Medicina, en Historia, en Pintura para la unión de colores.
Frases como “Una mixtura de colores, telas y texturas invadieron la pasarela” “Somos una rica mixtura de civilizaciones ” “La mixtura de champiñones salteados”...cada vez son más oídas.
Ya metida en harina te diré que he investigado su origen y parece que está documentada de antes del año 1500 y ya la usó Berceo sustituyendo a mezcla.

Con lo puro me pasa cómo a ti. Incluso cuándo decimos que vamos a tomar aire puro no es cierto, pues es una mezcla de oxígeno, nitrógeno y argón, más los consabidos gases contaminantes.
Me pasa lo mismo con la perfección. No entiendo que sea el fin de nada.
Emilio, lo del intercambio de ideas funciona aunque sea para discrepar.

Un abrazo

Alejandro dijo...

Emilio, hay que ver cómo nos haces pensar con tus frases, tus citas... Siempre nos dejas esperando el resultado de un pensamiento propio capaz de convencernos. Después de mucho pensar, a veces me contagias y acabo diciendo que qué más da que la noche sea blanca y que al día le pinten de negro; que la casa tenga el techo en el suelo, o que el suelo sea una suela. El orden el caos, todo eso. ¿Qué es? Ahora que te inspiran las frases profundas, con sentido y sentencia, te apunto estas para que veas la contradicción de conceptos que existe entre algunos pensamientos sabios:

Franklin dijo "Que en vuestra casa cada cosa tenga su lugar, cada negocio su tiempo"; sin embargo Gérard Bauer vió así el orden: "El orden es a menudo la estrechez del espíritu, es señal de impotencia". Pitágoras aseguró que "El orden es el más hermoso ornamento de una casa", mientras que Calle Iturrino se preguntó: "El orden ¿no es un desorden al que nos hemos acostumbrado?"

Todo depende de la marca de nuestras gafas, del color de los zapatos y de como nos levantemos cada día.

Un abrazo, campeón.

Alex

Mari Carmen dijo...

Tras viajar por el desierto en África, esperar bajo una estrella, encontrar a un niño de cabellos de oro...Fui amable y escribí una carta a Saint-Exupéry, para que ninguno de los dos estuviera triste. Allí están los dos, en el asteroide B612, cuidando de una rosa, un cordero, deshollinando tres volcanes...y admirando atardeceres.

Tras semejante viaje, bastante agotador por cierto, me llegó el sonido de un fado y el aroma que exhala el emblemático café A Brasileira...por cierto, si no encuentras la foto te la presto yo. Hace unos años, en una de las mesas de la terraza, me hice una fotografía con un distinguido caballero, siempre ataviado con un elegante sombrero, que dijo llamarse Fernando Pessoa...Ya sé que era de bronce, pero si fui capaz de encontrar al Principito...qué podría impedirme tomar un café con él.

Alejandro, bien por ti...ahora que sea Emilio el que se dedique a meditar y pensar.

Un saludo a todos.

Emilio dijo...

Querida Alicia: Precioso y documentado contracomentario...Otro se habría rendido y dicho...Si, Alicia, tu ganas...y lo mereces, no creas, por un comentario así...Pero dado que estamos en amistosa batallita, je, je...voy a hacer unas pequeñas puntualizaciones, aún entendiendo que es cuestión de gusto...Pero tu sabes el chiste aquél del niño al que el profesor le pide en un examen oral que diga un ácido que huela bien y contesta: el sulfihidríco ( creo que es así,¿no? ¿O es anhidrído sulfuroso? ) bueno el caso es que, ante la sorpresa y cara de estupefacción del profesor, el chico va y dice..."A mi me gusta". Pues eso. Si a ti te gusta "mixtura" no hay más que hablar. Pero voy a ponerte unos ejemplos prácticos en contra, por aquello de continuar la discusión. Y de que es mi turno.
Vamos al trapo.
Respetando la subjetividad de la eufonía y que a mi me guste más mezcla que mixtura, que, entre nosotros, me parece bien, como te digo, para un perfume como el de la canción ya comentada, hay una diferencia grande.
Sustituye la palabra mezcla por mixtura en estas frases y verás:
Mezcla de razas ( ¿Mixtura de razas?)
Mezcla de géneros (¿Mixtura de géneros?)
Mezcla de conceptos (¿Mixtura de conceptos?)
Mezcla de ideas (¿Mixtura de ideas?)
Mezcla de hidrógeno y oxígeno,
Mezcla de sucesos,
Mezcla de …prácticamente todo,etc. Alicia, prácticamente todo.
Añado algo más: mezcla en inglés es mix. Y, sinceramente, mixtura, aun con las raíces que comentas, se independiza de las mismas por el uso.
A mi mixtura me suena a agua de colonia...y se utiliza en gastronomía en los restaurantes de la nueva cocina para darle un toque “exótico” a la carta.
Y un argumento definitivo:
Sustantivo: mezcla. Verbo: mezclar.
Sustantivo: mixtura. Verbo: ¿mixturar?.
En todo lo demás...todo el cariño del mundo. Dado que has sido tú la que has iniciado el debate...y has hecho una defensa en toda regla, me veo obligado a hacerla yo también. Un beso.

Port

(¿Lo dejamos en empate "subjetivo"...puesto que "objetivamente" - suma de un mayor número de subjetividades - yo creo que no hay color....?. No pretendo ganar...sólo no rendirme )

Anónimo dijo...

¿Qué pasa, Alejandor, qué tu también quieres que me quede "roto" por la enjundia de los comentarios? Qué barbaridad...a ver...¿ yo qué te digo ahora?..si me encanta todo lo que dices, y encima aprendo, que de eso se trata. Es lo que más me gusta, de verdad, aprender. Franklin, Bauer, Pitágoras...todo pasado por el tamiz literario de un comentario creativo y certero. Tú sabes que entre nosotros el halago no hace falta, tan buenos amigos somos, pero mira, da gusto tenerte al lado. Y es opinión no sólo mía. Por eso estás recuperando el tiempo (olvidado) que no perdido, de este verano, a pasos agigantados. Eres importante en la Blogsfera. Un elemento de cohesión. Agil y amigo. Para todos. Por eso te echamos de menos en ese camino complejo de este verano. Hiciste bien en dejar a los animalitos en su granja y volver a las calles de nuestra Blogsfera. Gracias, Alex.

Port

Emilio dijo...

El comentario de Mari Carmen es la demostración clara y palpable de lo que es un comentario literario de la primera a la última palabra. Bravo, querida amiga, que fantástica demostración de lo que hay que hacer ante una indirecta. Traernos, en esencia, desde un libro fundamental en la Literatura para todas las edades como El Principito (el gran tratado de la bondad y la claridad... en una obrita de nada, fácil y sencillo de leer, que encierra una profunda metáfisica) y las claves de un viaje personal que coincide con otro y otros viajes personales...Sí, me fascina Pessoa y, por ello, voy a hacer algo que no tenía pensado. Voy a poner, en una próxima entrada, un poema que escribí sobre él y que se publicó en la Antologia de Poetas en Vivo, coordinada por Enrique Gracia Trinidad, hace unos años. Fernando Pessoa, el rey de las analogías y de los disfraces profundos, es, sin duda, uno de los más grandes poetas de la Literatura Universal.

Anónimo dijo...

Señor Manuel Martinez-Carrasco...he creído entender que le gusta mi obra y lo que representó en su momento. Veo que es usted un amante de la libertad. En aquellos tiempos si que era dificil luchar por ello. A esos amigos a los que usted se refiere, Galileo, Giordano Bruno...él mismo Miguel Servet ( aparte de la Inquisición, Calvino tambièn ya sabíamos como se las gastaba ) en fin...abrimos la brecha que pudimos y por ella se coló el Renacimiento...se coló en parte la Belleza y el Pensamiento libre de ataduras...esas que la Iglesia Católica y alguna otra más se empeñaron en santificar...En fin, que le agradezco su referencia...su escritura, y su pintura...Es ud. un caos muy contradictorio, pero como dice Port y decia Whitman...¿y qué?. Ýo siempre fuí partidario del "Elogio de la Locura" o sea, luchar contra la realidad ordenada segun dogmas irracionales que coartan la libertad individual y colectiva.

Erasmo de Rotterdam

Alicia dijo...

Emilio, no te reconozco en la última entrada. No me parece ver al Emilio de "Nada excluye nada". No acepto el "empate subjetivo".
Te haré llegar el por qué.
Un abrazo

Emilio dijo...

Pero Alicia...!si tú eres la que inicias la polémica diciendo que no te gusta nada mezcla y que la sustityes por mixtura..,! No creo que por rebatir una cosa, con todo el cariño del mundo, te puedas enfadar...no lo entiendo...!Si lo único que hago es cerrar en mi turno de contestación! Vamos a ver...¿de qué se trata?. Vale, admito, mixtura como palabra elegida...Yo seguiré utilizando mezcla...pero no entiendo que te moleste mi "defensa". Es un debate, sólo un debate...! pero si además lo iniciaste tú...!
Un beso.

Port

El empate no significa, en términos deportivos, más que todos contentos, así lo entiendo yo...¿hay que ganar?

Anónimo dijo...

Retomando y aclarando...Vamos a ver: el empate (todo es subjetivo...aunque llamemos "objetivo" a los más aceptado) es, precisamente, el "Nada excluye nada". Lo que no es el nada excluye nada es el "sustituyo" porque es poner algo en lugar de otra cosa. Yo tampoco sustituiría la palabra "mixtura" en La Flor de la Canela. Ahí mi elección sería mixtura. Lo pongo al revés del razonamiento anterior: ¿podríamos poner "mezcla" en aromas de mixtura...? Pues no, sería tan poco eufónico y adecuado como poner "mixtura" en mexcla de gases, o de géneros...
Venga, una sonrisita, que vales mucho y yo lo se y te valoro y quiero un montón, Alicia.

Port

Manuel dijo...

Cuidado, Sr. Port!!!. Todos estos acabaron en la hoguera o a punto estuvieron de hacerlo. No me sea dialéctico, que las cosas no son lo que parecen.

Y si, es una acuarela, aunque en técnica mixta. Le recomiendo ampliar la imagen y disfrutar del trazo vigoroso y la frescura ingenua de esos maravillosos colores.

Plaza de Las Flores... Hermoso lugar, inigualable para unas cañitas o lo que sea.

Atentamente.

Alicia dijo...

Emilio ¿A ver si va a ser que ya empezamos con los roces de la convivencia? Pues aunque tú te empeñes no estoy dispuesta a que nuestra relación entre en crisis ja, ja, ja.

Yo no se en que punto esto se me ha ido de las manos, lo reconozco. Con todas las palabras que hemos compartido, jamás pensé que el que me gustase tanto una de ellas me iba a suponer llegar a un punto en el que no estoy cómoda. Eso no quiere decir que esté enfadada. ¡No sé cómo se te ha pasado por la cabeza!

Tras revisar de nuevo todo lo acontecido y queriendo dar por zanjado este asunto quiero que sepas que voy a retirar la palabra que creo que ha desencadenado todo esto, que no ha sido precisamente “mixtura”.
Pienso que todo ha venido del verbo sustituir. Utilicé “yo sustituyo”. Todo hubiéra sido distinto si hubiéra comentado algo así “a proposito de mezcla, me encanta la palabra mixtura, junto con otras palabras como solferino, copal, tamal, sensemayá,...es una de las palabras que nos ha regalado el pintor y poeta residente en México Sergio Astorga”

Por cierto que Elvira en el relato “Copo de nieve en el alma”, que Santiago tuvo a bien
poner como texto apócrifo en Blogsferatour, llevaba un vestido mixturado en grises. No lo pude evitar.

Emilio, como fin decirte que el verbo mixturar está recogido en el ddiccionario de la RAE.

Un besazo (Es el primero que te doy, para que no te queden dudas ja, ja,ja)

Anónimo dijo...

Pues mira, si, Alicia, tienes razón...es la dichosa palabra "sustituyo" la problemática, la que excluye a mezcla y la cambia...Como buena analista has ido a la raíz...pues claro que ese es el problema...independientemente de que la palabrita mixtura...pues mira, a mi, que quieres que te diga, me vale para los ejemplos que te he dicho...pero no para mucho más...entiendo que en Hispanoamérica las cosas son diferentes...Mira la dichosa - y maravillosa, por cierto - canción de marras...Así que, de acuerdo. Lo que no entendía es porqué no querìas un "empate subjetivo"...era supercreativo y divertido...pero bueno, gracias por el beso superlativo y sí, pensé, la verdad, que te habías enfadado..y no lo entendía. Así que ahora soy yo el que te envia un superabrazo.

Port

(Me voy, que tengo acto literario....y llego tarde)

Alejandro dijo...

Querido Emilio, como apuntaba más arriba Mari Carmen (qué tía -con perdón- más maja, igual que Alicia), tus meditaciones, tus pensamientos, no se hacen esperar. Lo mismo mixturas mezclas de frases propias y ajenas, que mezclas mixturas de ideas y pensamientos con la fuerza de las grandes emociones, esas que se instalan en nosotros para siempre. Es el regalo que nos hace tu mirada, capaz de ver y concebir la vida que es como nos gustaría que fuese.

Gracias. Un abrazazo.

Alex

Alicia dijo...

Alejandro, gracias por no haber pasado de largo e implicarte para ayudarnos a redondear este asunto.

Un abrazo

Alejandro dijo...

Alicia, siempre será un placer, aunque sólo sea para redondear lo que ya estaba circunscrito en vuestro círculo, escenario cierto de tantos saberes.

Abrazos

Alejandro

Emilio dijo...

Es que Alejando, Alicia, es un gran tipo. Sabe ser amigo. Y no sólo mío. También de mis amigos. De sus amigos. Suelen coincidir.
Un abrazo para los dos.

Anónimo dijo...

Si bueno es este resumen, qué no será el libro.
He leído atentamente los comentarios que en sí dan el punto de la calidad literaria del autor del texto del que se discrepa o se ensalza, pues nunca hay comentarios de un texto que careciera de importancia, salvo los que se dan por intereses ocultos, que no es el caso.
Me parece muy acertado, sin entrar en dar la razón de aquél que la tenga, "mezcla", en contraposición de la "mistura", la razón simple es que ésta última se aplica, familiarmente, a la "mezcla" de grano o simiente para animales de bello plumaje y vuelo.
Toda existencia en nuestro planeta se mueve en un caos del que tenemos que vanagloriarnos, pues hasta ese maravilloso don de escribir bien o mal, no sería posible dentro de un orden estricto; esa rebelde anarquía hace que pueda escribirse este alegato al día a día de un lector o escritor, fragmento de "La espera", del que tanta entrada y comentario conlleva en este blog.
El dicho sobre el ejemplo de que el aletear de una mariposa puede traer un huracán, es un claro ejemplo de que no sólo es propiedad del humano el libre albedrío, si no que se amplía a todo el contenido del planeta, éste incluido. "Todos los órdenes y escalas son ficticios": nunca mejor apuntado.

En definitiva, y a lo que importa: mi enhorabuena, me gusta,
y perdón por invadir este medio

Jonás Villarrubia

Alicia dijo...

Jonás, no sé de donde vienes ni a donde vas, sin embargo que sepas que ha sido un placer tropezarme contigo en el camino.
Para mi simplemente el hecho de discrepar con Emilio me parece un regalo, a pesar de la incomodidad aparente. ¡Imaginate las sensaciones cuándo estoy de acuerdo con él!
Yo no creo en la perfección, no me creo que todo puede ir siempre bien. Es mas, pasado el momento de debate o caos es cuando pienso que nuestra relación no es "ficticia" aunque sea virtual.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Bueno ha sido una sorpresa ver tu comentario, Jonás...eso demuestra que la Blogsfera amplia sus horizontes...Es un comentario más sobre una cuestión que, al final, no ha llevado la sangre al rio...pues la amistad entre Alicia y yo está por encima del mismo debate y el "empate subjetivo" es una buena formula...El idioma está siempre vivo, independientemente de sus aplicaciones y, desde luego tus aportaciones nos llevan a conocer aún más acepciones de sustantivo...que La Flor de la Canela empuja y ensalza. Veo que sigues el mundo literario en toda la extensión de la palabra. Vamos a ver si este foro alcanza amplias dimensiones deseadas. Un saludo y gracias por tu comentario.

Port

Anónimo dijo...

Estimada Alicia: vista la demostración del buen saber estar vuestro, en pro de la buena demostración literaria: ni voy ni vengo: procuraré de vez en cuando estar, a pesar de mi escasa altura literaria. Esta muy claro que el debate está en el fragor de buscar la verdad de algo subjetivo de admitir, según cada punto de vista ("Madera de Boj", sin comas de Camilo José Cela, por ejemplo), La lengua verdaderamente es un caos (gracias a tanto artista, como al parecer sois), pues de cada palabra en pluma de un poeta surgen, en su definición o tesis, variantes sin fin que la enriquecen, y que como el Universo (en una de sus teóricas variantes de la que no estoy del todo de acuerdo) se expande sin fin. Sea pues que querer tener razón en algo así, como bien habéis optado, es mejor un empate.
Emilio, Amigo, pienso que el idioma siempre está medio muerto; el escritor, el poeta, es ese dios (con minúscula) que lo auspiciaría y lo resucita cada vez que se empeña en escribir algo distinto, algo nuevo, tal y como al parecer prodigas, y el lector es quién siempre lo mantiene vivo. Mi campo en literatura es muy bajo, diría muy pobre; ya conoces que soy uno de esos pirados que no hacen caso a Miguel de Unamuno en aquella desgraciada frase de "¡Que inventen ellos!" y ahí, en la investigación (también sencilla), es donde me pillan en la mayor parte de mi tiempo.
Gracias por la acogida.
Jonás Villarrubia

Emilio dijo...

La verdad es que da gusto volver de vez en cuando por entradas anteriores y cerrar algún fleco sobre lo dicho o lo recibido. Así que, Jonás, en esta espera siempre tendrás la posibilidad de expresar lo que desees. Sin duda eres un pensador con un nivel importante. Arte, Literatura, Filosofía...incluso modos y hábitos sociales...todo forma parte de la Cultura...esa cultura siempre está viva, porque se está haciendo y modificando, a nivel individual y colectivo, constantemente, en el mundo. No somos nada, como dice Pessoa..ni conseguimos casi nada...pero que no nos quiten la posibilidad de intentar sentir que estamos vivos.
Cada uno como sepa. O como pueda. Y creando o aceptando unos valores que nos hagan sentir mejor que en su ausencia. No por el valor de lo Absoluto. Sino por el valor necesario de lo Relativo.