sábado, 4 de junio de 2011

Luz que arrastra y penetra en la tierra


Solo la luz

capaz de penetrar

debajo de la tierra

y salir a la superficie

tras arrastrarse dentro

y atravesar la roca

y saltar sobre el agua,

solo esa luz, es capaz

de alumbrar más allá

del horizonte,

capaz de disolver

las sombras que el muro

proyecta contra

su propia realidad.


Cuando, tras una brizna

de tiempo, unos instantes,

miras tus manos

y ves en ellas

la claridad,

recogida en la paz

y en la memoria,

sabes que estás cerca

de comprender,

no toda la existencia,

pero, al menos,

una pequeña parte

de la vida.




25 comentarios:

Emilio Porta dijo...

Cuando conoces Orzeán sabes que lo llevas siempre contigo. Orzeán no es solo un lugar, sino un estado del alma y del cuerpo, una estancia deseada. Orzeán está lleno de luz. Luz que viene del camino, de la lucha, incluso. Pero que, finalmente, es luz en la paz.

Rosa dijo...

No conozco Orzeán mi querido Emilio, pero comprender una pequeña parte de la vida es mucho para ser capaces de retomar la luz que dirige nuestro verdadero camino, cuando a veces nos sobrepasan las tensiones.

A veces lo árboles impiden que veamos el bosque y olvidamos quienes somos y lo poco importante que es el lugar donde estamos.

Sea lo que fuere, me alegra que hayas dejado la huella aquí.

Un abrazo con todo mi cariño

Emilio Porta dijo...

Orzeán está en mi otro blog, querida Rosa. Y es mi lugar de refugio del alma, ya que no del cuerpo. Es una especie de monasterio de Samos - un lugar que quedó en mi mente en mi adolescencia - y al que recurro cada vez que deseo escapar de la realidad.
Hablas de la tensiones...si vieras lo poco que me gustan y, sin embargo, la vida del hombre conlleva siempre tensión porque es, antes que nada, supervivencia. Desde el origen nada le ha sido dado, salvo en el mito del Paraíso. Todo ha tenido que ganárselo - qué tristeza - en lucha contra la Naturaleza que, lejos de ser amable, es hostíl. Da...pero quita. Luego la Humanidad ha crecido y no ha sabido repartir la escasez, ni tampoco la abundancia. Es el egoismo el que prima a nivel general, con escasos episodios de verdadero amor y amistad, que, también jalonan nuestra Historia, afortunadamente, porque si no sería insoportable. El ego, eso que yo llamo la superestructura destructiva del yo, no piensa mucho en la alteridad, en los otros. Y eso cuando no es peor todavía y trata de eliminar eliminarlos. Todavía está muy reciente el nazismo y, en estos mismos últimos años, tantas y tantas masacres que hacer abominar la realidad. Sí, la realidad va por un lado y los sueños por otro. Esta luz de la que hablo es la de mis sueños. Ojalá pudiera darnos a todos la paz para ver bien el bosque y también los árboles. Lo que pasa es que no hay bosque sin árboles, ni árboles sin agua que los riegue, bien lo sabemos. Con mi profundo cariño y mi profunda amistad, Rosa.

Mari Carmen Azkona dijo...

“cuando conoces Orzeán sabes que lo llevas siempre contigo.” En Orzeán, tú nos enseñaste el camino, siempre encuentras un refugio para escuchar nuestro yo interior, el único que nos deja mirar con serenidad. Fundidos en ese paisaje, donde el corazón se hace memoria, hayamos la paz necesaria para comprendernos y comprender los procesos a los que nos vemos abocados por la realidad, a veces, tan difícil y difusa. Allí encontramos la luz...

La luz con la que nos iluminas hoy con este bello poema. Un poema que se entronca con la naturaleza de la que somos parte. Sabernos parte de ella nos hace ser más conscientes de lo pequeños que somos y a ser más prudentes en nuestras aseveraciones y pretensiones. Me gusta el poema, pero sobre todo me entusiasma la imagen del título. La luz que arrastra, esa luz que es la vida misma...porque la vida, casi siempre, se impone a la tristeza y a la desesperanza.

Gracias, Emilio, por tus palabras, por esa luz que arrastra la oscuridad.

Besos y un fuerte abrazo.

Luna dijo...

Me alumbra
desde el tiempo infinito
hasta mi horizonte Orzeán.

Comprendo
mi pequeño cielo,
las sombras de tus instantes,
las piedras en el camino.

Es la vida,
es tu luz.

Emilio Porta dijo...

Es díficil contestar sin emoción a un comentario como el tuyo, Mari Carmen..."En Orzeán, tú nos enseñaste el camino, siempre encuentras un refugio para escuchar nuestro yo interior, el único que nos deja mirar con serenidad. Fundidos en ese paisaje, donde el corazón se hace memoria, hallamos la paz necesaria para comprendernos y comprender los procesos a los que nos vemos abocados por la realidad, a veces, tan difícil y difusa. Allí encontramos la luz..."

Encontrar la luz, qué cosa tan difícil, qué osadía la mía, intentar cogerla con las manos, intentar percibirla, que pase, penetre la tierra, y luego aún alumbre...Si este poema es capaz de movernos a la reflexión también supongo que cumple la idea que yo tengo de la Literatura...no como adorno, sino como pensamiento, como camino hacia el conocimiento.

Sí, el contenido está en el título y tú lo has sabido ver muy bien...Gracias.

Emilio Porta dijo...

Que alguien desde una tierra lejana como es la que habitas escriba esto ante un escrito mío, sin duda llega al fondo del corazón. Si un poema mío es capaz de llegar hasta tu horizonte en esa tierra de plata, tan cercana a la luna - su mismo nombre lo indica: Argentina - y hacerlo confluir en ese espacio imaginario que es Orzeán, significa que Orzeán existe. Como casi siempre he puesto las entradas de Orzeán en mi otro blog quizás no todo el mundo entienda, si solo lee esto, de que estamos hablando. Si, en Orzeán se encuentra mi luz. Me alegra, Luna, que hayas sido capaz de captarla y hacer que salte el océano y que alumbre también tu pequeño cielo, tu cielo personal.

La Solateras dijo...

Hermoso poema que transmite paz.

Ojalá encontremos todos nuestro propio Orzeán y que su luz nos ilumine para entender el Orzeán de los demás.

Un abrazo

Manuel dijo...

Como bien dices, querido Emilio, Orzean es la esencia de nuestro propio ser.

Pero es más: es el Universo que habitamos fundido en esa luz que nombras. Somos Universo hecho luz cuando, de verdad, somos Orzean.

Si supieras que bien te entiendo!.

Un abrazo con mi admiración.

Emilio Porta dijo...

Querida Ana. No hay nadie que podamos llamar verdaderamente humano que pueda ser feliz entre la infelicidad de los demás. A veces quiero un Orzeán aislado. Pero no es cierto. Es imposible expulsar de la paz de un lugar de sosiego y de luz a los que comparten la vida con nosotros. Un poco de soledad si hace falta a veces. Para reflexionar. Pero luego debemos volver a nuestros Orzeanes en la vida cotidiana. Y construirlos en nuestra mente y nuestro corazón. Fisicamente.

Emilio Porta dijo...

Querido Manuel...te me has adelantado por poco...ahora que he visto tu última maravillosa entrada en tu blog. En realidad la vida la creamos y recreamos constantemente. Con nuestras actitudes e intenciones...en este universo tridimensional...que es el que perciben nuestros sentidos básicos y que, sin embargo, sabemos que no es más que uno de los múltiples universos que existen cuando comprendemos que las matemáticas tienen razón...y hay algo más. La luz tiene la suerte de penetrar la materia y a su vez ser penetrada. Ósmosis continua que nos empuja, nos traslada, y nos alimenta. Porque somos seres de luz...aunque nos creamos otra cosa. Gracias por tu precioso comentario.

Mila Aumente dijo...

"Cuando, tras una brizna de tiempo, unos instantes, miras tus manos y ves en ellas la claridad, recogida en la paz y en la memoria, sabes que estás cerca de comprender,no toda la existencia, pero, al menos, una pequeña parte de la vida"... ¡¡NO SE PUEDE ESCRIBIR ALGO MÁS BONITO!! Me voy a internar en ORZEÁN durante algún tiempo. A ver si me inspiro y escribo algo parecido, jajaja.

Un besito.

Emilio Porta dijo...

Querida Mila...no se puede poner un comentario más cercano y oportuno, con más cariño y amistad. Tan espontáneo que uno sabe que es verdad...Tú, como toda persona inteligente y sensible, tienes tu propio Orzeán. Ahora que estás caminando con tu libro lo tienes al lado. Es una sensación que, a veces, da la vida. No siempre nos podemos trasladar a ella...pero a veces sabemos que no está lejos. Gracias, gracias, gracias. De las buenas.

Nines Díaz dijo...

Las palabras penetran alma adentro igual que la luz la tierra y, con poemas como este,se recupera la fe en Orceanos propios para llegar a traspasarlos.

Interesante y hermosa reflexión, Emilio.Un placer leerte.

Un fuerte abrazo.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Con frecuencia aprovechamos la falta de tiempo y los zarandeos de la vida para justificar que llegamos tarde a las citas, o que no lleguemos. No es el caso. En esta ocasión, como en otras, la demora se debe, además (¿para qué negarlo?), a que mi torpeza no siempre me deja comprender con diligencia los textos profundos. Así, con esa oscuridad, nada que decir, nada que comentar.

Soy consciente de que las sombras que yo veo a veces no existen, lo que ocurre es que no sé descubrir la luz. Henri Barbusse explicaba estas situaciones muy bien.

Después de varias lecturas, intentando lo que al principio me parecía un imposible, me agarré a un rayo de tu luz en pos de una búsqueda clarificadora, y ¡hurra, he visto! He visto que “Solo la luz”, tu luz, se me antoja como una metáfora única, tan original como singular, pues, como todo lo excelente, tiene poco reflejo –por desgracia- en la vida real.

Colgado del resplandor de tus palabras he sido testigo del viaje por la ruta del bien: llega (a la tierra), penetra y sale para multiplicarse y hacerse sustancia más allá de lo concebido como realidad (la roca, el agua, el horizonte), donde se proyecta –más allá, digo- engendrando grandeza.

Solo la luz, o un ser capaz de propagar con generosidad el bien que recibe o que lleva dentro, pueden demostrar el milagro de compartir y regalar el don de la majestad. Solo la luz o un "Genio con universo propio" tienen esa facultad.

Querido Emilio, todas las briznas de tiempo utilizadas en estas reflexiones, han alimentado la paz en mi memoria, y, en un intento de acercarme a la verdad, he visto que, efectivamente, no he comprendido toda la existencia, solo una pequeña parte de la vida que pregonas. Además he podido constatar que, como decía Emerson, “Te engrandece tu propio brillo”, obsequio que nos haces cada vez que expresas un pensamiento.

Un abrazazo fuerte.

Alex

Emilio Porta dijo...

Alex...tú si que engrandeces la existencia. Me dan ganas de contestarte solo con esta frase, que resume todo, pues a veces una frase resume todo. Tú buscas en las mías, pero yo creo que todos deberíamos fijarnos en uno de los seres más consecuentes con su sentido de la Literatura y la vida que conozco, y que, además de un maravilloso escritor, tengo la fortuna de que sea mi amigo. Ese escritor como la copa de un pino - y persona del mismo tenor - se llama Alejandro Pérez Garcia. Alguien con cultura y conocimiento en grado extremo y con una trayectoria personal que admiro. Sí, Alex, has entendido muy bien el poema porque el poema no es independiente de mi camino y hace mucho tiempo que entiendes y compartes el mío. A dios gracias. Pongo dios con minúscula porque a veces no se merece más ( eso que llamamos Ser Supremo, que vaya usted a saber si es energía solo y por ello no puede pensar) pero te pongo a tí con mayúsculas - simbólicamente - porque tú si que te mereces todo, compañero. Un abrazo muy fuerte. Y todo mi afecto.

Emilio Porta dijo...

Que bonito encontrar un océano en Orzeán, Nines...ese juego no lo había descubierto...veo que siempre se puede ir más allá. Gracias por sugerirlo...y por aceptar este juego de luces que siempre busca la paz. Siempre me alegra tu visita y encuentro.

Jesús Arroyo dijo...

¡Bien!
No hace falta comprender la vida al completo, amigo Emilio, con unas pinceladas... es bastante.
Un fuerte abrazo.

Emilio Porta dijo...

Gracias por tu comentario, Jesús. Tú sabes bien que unos trazos bien vividos...y recordados pueden llenarnos de felicidad. No hay que pedir mucho, sobre todo en un mundo donde a tantos les falta lo mínimo. Un abrazo.

Pilar dijo...

Me gustaría que me hicieras un sitio en ese lugar, y compartir la luz.
Te tengo abandonado, pero es un gusto venir por aquí Emilio!!

Un besooo ;)

Emilio Porta dijo...

Pilar...nunca la verdadera amistad y el afecto se han medido en cantidad y en visitas...Hay muchas cosas y es imposible estar en todas. A mi también me hubiera gustado estar en la proyección de tu trabajo de cine y no pude. Gracias por tu "coment". Otro beso.

Laura Olalla dijo...

Una pequeña parte de la vida reclamo para ti – permanezco en ella aunque la voz se extinga y la sonoridad vague por un campo celeste de curiosos consagrados al sustento de las emociones netas¬- y para mí. Una luz difusa bajo la tierra envuelve tus manos siempre que te allegas a despachar con predispuesta exigencia la palabra abierta, el ejercicio de los demás… y para esa melodía, que entiendo como tal por tus generosos gestos de profesional y de amigo, me ubico hoy con el sólo requerimiento de serte útil. Tu luz recojo siempre que me induces a la acción del compartir el recreo de las letras que no son otra cosa que la afonía de mi propio ser. Tu palabra me llega cristalina como un remanso que fortificara el espíritu en la continuidad longeva de los días. Y ante la voz del estío despliego el hallazgo… la luz que emana de tu tierra… del horizonte de tu palabra en mil siglas que se ciernen formando el sínodo de las cosas.
Siempre agradecida…
Que tengas un feliz verano, amigo Porta.

Anónimo dijo...

Hi, I am from Pakistan and I´ve joined this community. I like this forum...hope to learn lot of things here :-) (Sorry writing in english)

Emilio Porta dijo...

Dear friend. Nice to have here news from people all over the world. Hope you´ll be able to understand thing written not only in english, but in spanish too. All the best for you and the future. Los anónimos se publican excepcionalmente si el contenido es correcto, pero no como norma.

Emilio Porta dijo...

Hola, Laura. He tenido un poco olvidadas las contestaciones concretas, pero sin olvidar el apoyo y el afecto. Gracias por estar de nuevo con nosotros, más concretamente en mi blog. Ahora estoy en una época de revisión de conceptos y de mantenimiento de actitudes. Tu precioso comentario y tu aportación también a Netwriters, que tú sabes, concita, en estos momentos, muchas de mis ilusiones, los valoro enormemente. El tiempo da poco de sí, incluso en verano, porque los escritores vamos siempre atrasados. Yo, concretamente, estoy intentando poner en orden dos o tres libros que espero, sin prisa, publicar este año. Ya están escritos, pero hay que ponerlos en situación. No es que sea importante para los demás lo que publiquemos, pero si lo es para nosotros, pues en esos libros van nuestras referencias y señas de identidad. También en nuestras publicaciones en la red. Sigue el camino, Laura, eres una magnífica escritora. Un abrazo.