viernes, 30 de abril de 2010

HERACLITO DE EFESO

"Todo cambia, nada permanece. Lo que hoy es blanco, mañana se torna negro por obra y gracia del tiempo. Todo cambia, nada permanece. Cuando te enamoras, o cuando alguien te asombra, lo haces ante una persona que es el hoy, y mañana es otra, como tú mismo.
Todo cambia, nada permanece. Cada vino tiene su año y su cosecha, cada fruta, su estación. Todo es relativo, nada es seguro. Y el mundo es una consecuencia de que nada en el acontecer humano es eterno"

Nota:
Heráclito era conocido como "El Oscuro". Se mantenía a distancia de la multitud, a la que consideraba, en grupo, falta de entendimiento. En él se percibe un rasgo común a muchos de los filósofos antiguos: el vivir una vida acorde con su forma de pensar.
Con el paso del tiempo, a medida que la Filosofía se fue transformando en disciplina de estudio, los filósofos fueron disociando su saber de su actuar.
Según Heráclito todo fluye, todo cambia, nada permanece. “No podemos bañarnos dos veces en el mismo río”, dice en uno de los fragmentos de sus escritos que han llegado hasta nosotros. (Ni el río ni nosotros seríamos los mismos).
El devenir es el Principio de todas las cosas. Todo es fuego que se enciende y se apaga según una medida específica. El cambio está regido por el logos. El logos regula ese cambio continuo como una ley inmanente al Universo.
El devenir se produce mediante la lucha de los opuestos, de los contrarios. Y la tensión entre esos contrarios en conflicto genera el movimiento. Por eso a la paz sigue la guerra y a ésta nuevamente la paz, y ese movimiento retorna eternamente sobre sí mismo. Al terminar el gran año solar todo vuelve a comenzar y a repetirse. En ello consiste el "eterno retorno".

55 comentarios:

Emilio Porta dijo...

He pensado que, después de haber terminado la mesa redonda sobre Poesía, sería bueno hacer una entrada con un pequeño texto mío que fuera una reflexión sobre el transcurso, la vida. He pensado que nadie con más merecimiento que Heráclito, cuya filosofía está en el origen de tantas otras posteriores, para abrir el "nuevo tempo" del blog. Así, sin prisas y con tiempo, iremos desgranando algo más sobre el pensamiento y el discurrir humano.

Anónimo dijo...

Quiero aclarar que, aunque el libro sobre Poesía está cerrado, estoy a la espera de una intervencion final, que quedará puesta como colofón del libro, antes de su edición en papel. Mientras, podemos seguir charlando sobre temas no personales.

Port

Jesús Arroyo dijo...

Emilio, Emilio... tienes razón en todo menos en una cosa; por obra y gracia del tiempo, no todo se vuelve negro, mira tu cabeza, mi cabeza... ¿no ha sido al contrario?
Esto no es como la energía, esto se crea, se destruye y se transforma.
Abrazos, caballero.

Anónimo dijo...

Welcome back Port and your posts!!

Es muy interesante el hilo que nos propones: retomar el discurso filosófico de donde venimos.

Hablaba Santiago Auserón el otro día presentando el libro de su compañera Catherinre François "El árbol ausente" sobre cómo a lo largo de todos estos años en el cuento autonarrativo que nos contamos para intentar entendernos a nosotros mismos nos lleva a caer en la estructura circular del eterno retorno: llegados a un mismo punto somos los mismos y no somos los mismos. Proponía que en la época en que vivimos sería bueno empezar a asumir la teoría del caos, del big bang donde es el fragmento el que nos define, asumir que no volvemos a ningún punto anterior, que no damos vueltas sobre ningún círculo, que la espiral por la que subimos o bajamos, se transforma en fractal.

Todo este planteamiento venía para explicar que Catherine Fra+ois tiene una narratividad que se estructura a partir del fragmento y se configura como un todo como el mosaico. Ella trabaja sus escritos desde la emoción, las imágenes, el inconsciente y no es capaz de ver qué va primero, y qué va después. Se encuentra en que su hilo narrativo, ya no es uno, sino varios, donde los gaps, el archipiélago se une por aquello que lo separa. Este planteamiento, en mi opinión tan interesante, nos abre horizontes donde las fronteras también cambian. Los géneros, que tanto sabes, a veces me preocupan, se funden. La poesía comienza a ser narrativa y las narraciones son poéticas. Hablaban también sobre cómo ciertos escritores que viven en distintos países hacen como suyas expresiones en distintos idiomas, y las viven en ese idioma y no en el suyo de procedencia. Ponían el ejemplo de un autor que hablaba 5 idiomas y se veía en la necesidad de escribir utilizando palabras y vivencias saltando de un idioma a otro, porque realmente esa es su forma de interpretar la realidad, desde la multiplicidad.

Así que coincido contigo Port, cambia, todo cambia. Incluida la narratividad de nuestro propio autorretrato y la superficie filosófica desde la que escribimos.
Aunque sé que habrá personas que pueden no compartir estos planteamientos. Salir del círculo, no es fácil, es desconocido y por lo tanto, emocionante.

Un beso

Nel

Mari Carmen Azcona dijo...

Todo cambia, nada permanece...Como tú sueles decir, vivimos en círculos concéntricos donde lo externo influye en lo interno y viceversa.

Todo cambia, nada permanece...Ni siquiera en el cosmos al que miramos como símbolo de eternidad, porque la luz de la estrella que miramos no es más que un eco de un pasado lejano en la vida de una estrella. Estrella que quizás ya no exista.

Todo cambia, nada permanece...Pero esa búsqueda de la eternidad es un impulso beneficioso para el hombre y la humanidad, porque en su búsqueda deja huellas que nos ayudan a avanzar, a mejorar, a crear, a reflexionar...

Todo cambia, nada permanece...Pero mientras, disfrutemos del presente, recordando el pasado y mirando al futuro.

Besos, es una suerte que estéis cerca Heráclito y tú.

Emilio Porta dijo...

Je, je, Jesús...pero confirma que todo cambia...aunque, qué quieres que te diga: después de ver en televisión los anuncios de Nespresso y a su protagonista, George Clooney, que, por cierto, parece ser que es un gran tipo en su modo de pensar y hacer algunas cosas por la gente, a uno le empieza a caer bien el cambio. Ese tono gris y plateado del cabello parece un reflejo de experiencia y sabiduría, aunque nos acerque, sin darnos cuenta, al final de la estancia. Ese si que es un cambio, aunque, para algunos (qué suerte pensarlo o sentirlo) sea para ir al Paraíso. Bueno un optimista, o un pesimista, según lo mires, diría que, con ese cambio, tampoco nos perdemos gran cosa. Yo jamás lo quiero pensar, porque, a pesar de todo, soy un tremendo vitalista. Aunque comprendo que, para una gran parte de la Humanidad, sea o haya sido verdad el aserto catequista del valle de lágrimas. Incluso para nosotros, en ocasiones, lo es. Un abrazo.

Emilio Porta dijo...

Es tan interesante, Nelken, tu comentario, que hubiera merecido una entrada directa en si mismo. Capitulo aparte... que seguro que provoca nuevos comentarios. Yo, que acabo de aterrizar hoy en la Blogsfera, todavía tengo que asimilarlo. Comentarios como éste son los que justifican cualquier post. Nos enriquecen y nos crean inquietudes y nuevas cuestiones en la mente. Hay tantas derivaciones de tus palabras...que, necesariamente, tendré que reflexionar despacio el contenido, pensar. Gracias muy sinceras por tu magnífica aportación.

Emilio Porta dijo...

Lo que es una suerte es que estés cerca tú, Mari Carmen, que estéis cerca vosotros, y vuestro pensamiento. Acabo de ponerle unas líneas a Nelken que te extiendo a tí. Es evidente que cuando lanzamos al aire, no algo nuevo, que no lo son, ni mis líneas previas ni el pensamiento de Heráclito, se produce un recordatorio de elementos que conllevan a hacernos más humanos, es decir, más pensantes. La incidencia de la filosofía, más como pregunta que como respuesta, está directamente relacionada con cualquier progreso en la evolución de la vida del llamado rey (bueno, dejémosle de momento en un aprendíz de parlamentario) de la creacíón. En estos pocos años que llevamos sobre la Tierra (no somos absolutamente nada en el conjunto del Universo) hemos tratado de que nuestra "casita/planeta" sea más habitable. Aunque Manuel piense que vamos camino de destruirla y no le falten apuntes de razón. Yo creo que Gea, la Tierra, es muy superior y más fuerte que nosotros y no nos tendrá en cuenta los desvaríos y sí los cultivos positivos. De vez en cuando se enfada y tose...y sus volcanes y terremotos nos recuerdan nuestra precariedad. Pero no sabemos mucho del futuro.
Que cambiará, eso si parece seguro.

Alicia dijo...

Emilio, qué suerte que todo vaya cambiando. Puede ser perfectamente la base para un planteamiento vital. Siempre encontraremos en los demás y en el interior de nosotros mismos algo que nos sorprenda. Es por ello que la vida se puede convertir en la búsqueda de esos cambios para poder exprimir los instantes de fuerza generados en el paso de la destrucción a la construcción.

En ese transformación, pudiéramos ser como los cantos rodados de ese rio de la vida en constante movimiento que cita Heráclito. La vida, al fluir en nosotros nos va modelando. Pero no de la misma manera. Es muy difícil encontrar dos cantos rodados con la misma forma y tamaño, a pesar de haber permanecido juntos y haber pasado las mismas aguas sobre ellos. Es por eso que a veces el amor se transforma en indiferencia, el caos en armonía, la paz en guerra, la guerra en paz…Todo en continuo movimiento.

El movimiento es lo que verdaderamente permanece tanto en el universo como en nosotros mismos. Y en última instancia, como también dijo Heráclito “Todo hombre puede encenderse a sí mismo una luz en la noche”

Emilio, terminado el curso de poesía que no me resultó nada fácil, no sé ni cómo me he atrevido a apuntarme a este nuevo curso sobre “El pensamiento y el discurrir humano” que acabas de proponernos. Esta academia tuya es de alto rendimiento.

Un abrazo.

Emilio Porta dijo...

Bienvenida de nuevo, Alicia, a este foro, que es lo que, en los últimos tiempos, se ha convertido este blog...Hablas de esta Academía mía...!pero si yo soy el que más aprendo cada día con las intervenciones y aportaciones de todos!...Mira, la palabra que me gusta es Ágora, ese lugar de discusión que los atenienses inventaron para tratar de los problemas públicos y para encontrar luz en las palabras...Sí, un pequeño ágora de temas literarios es algo que me parece estupendo y me lo has sugerido con tus últimas líneas.
En realidad, buscando lo mejor en la expresión poética o literaria, lo que hacemos es reconocer que la cultura es una convención, porque no más que eso es la aproximación que hacemos a la bondad o no de un poema, de un escrito. Parece que se van formando pequeños "cánones", que van cambiando también y acumulándose, para formar opinion. Esto supuesto - y ello nos hace darle a todo un valor relativo - me encuentro a gusto en esa búsqueda que nos permite ir descubriendo nuevas facetas en la expresión, nuevos elementos creativos.
Si, todo va cambiando, pero también se va acumulando. Es la reflexión que se me ocurre ante el hecho cultural y tu interesante aportación.

Anónimo dijo...

CURSO DE PENSAMIENTO Y DISCURRIR HUMANO...Mira por donde encuentro un nuevo motivo para "enredar"...me encanta el título. Y lo hacemos nosotros, todos profesores y todos alumnos a la vez. Y estemos donde estemos. Y gratis, on line. Y sin tiempo, sin horarios...vamos que hemos descubierto, gracias al último comentario de Alicia que el aprendizaje es cuestión de "hablar", "comentar", "ofrecer" "aportar"...Yo propongo que todo aquél que encuentre algo relacionado con el tema del epígrafe, bien sea en otro blog, en un artículo en prensa, un libro, una conferencia, unas palabras dichas, las traíga y nos las regale. Algo de eso ha hecho Mari Carmen en su blog...y me parece una fantástica idea.

Nihalat

Anónimo dijo...

De momento eso es la entrada, ¿no?...una propuesta. ¿Mas propuestas? Vale, buscaremos. Lo mejor son las propuestas que se encadenan e interactúan. De ese modo, incluso, vamos mejorando la cadena y los métodos de aprendizaje. Y sin compulsiones ni obligaciones...Yo, desde luego, igual que hice anteriormente - aunque ahora no hay intención de libro en papel, ESTO ES YA EL LIBRO - trataré de que sigamos el hilo...Y no perdamos aportaciones que se hicieron anteriormente, como la intervención de Nelken con las aportaciones de Santiago Auserón y Catherine Francois.
Al final siempre conseguimos una buena mezcla.

Port

Emilio Porta dijo...

AVISO PARA NAVEGANTES. Todos aquellos que no conozcaís el blog de Antonio Balduque, que está con nosotros en la Blogsfera, pasaros por él. Es un blog impresionante porque, como historiador, sus aportaciones al conocimiento de algunas materias son inigualables. Artículos maravillosamente escritos y documentados que jamás os arrepentireís de leer. Porque nos descubren cosas que, normalmente, o no se conocen, o se conocen sólo de forma muy ligera. Merece la pena la visita. Como este es un blog que trata de la cultura "con mayúsculas" ( eso intentamos) no quiero dejar de señalar algo del mayor aprovechamiento. Haced una visita. Lo agradecereis.

Emilio Porta dijo...

Amplío el tema tocado por Nelken Rot que aporta el concepto de la destrucción, en la Literatura de hoy, de las barreras tradicionales entre los géneros.

He mirado en la recámara de mi blog y he encontrado una entrada, hace ya más de un año, que me parece interesante reproducir por los puntos de contacto que tiene con el pensamiento de Catherine Francois. Reproduzco una parte de esa entrada:

"Mi concepto de la Literatura parte del exterior como objeto de observación, del paisaje en el que el yo del escritor no está, es excéntrico, y de la fusión de ese exterior con el interior del observador, que lo mira desde fuera. El escritor entra con su mente en el lugar que observa, en los objetos, las cosas que contempla, las secuencias que ve.
Y actúa. Hace de una realidad primera otra distinta, siendo la misma, aunque transformada por medio de su mirada. Crea, pues, otra realidad, produce
una transformación mediante el proceso literario. En esa transformación los géneros no cuentan nada. Son una mera referencia de historiador y erudito, de director de un Archivo General de Obras. Me gusta decir que los géneros los inventaron los bibliotecarios de todas las épocas para hacer más sencilla y fácil su labor: clasificar"

Sí, no creo en los géneros. Tienen un valor histórico, el valor de dividir y clasificar la Literatura por necesidades del lector y de la distribución y trasnmisión de la misma. Hoy se impone la fusión. En todos los órdenes. La cultura actual, en casi todas sus manifestaciones, tiende a esa fusión. Y las tendencias literarias no escapan a ese planteamiento.

Jesús Arroyo dijo...

Vamos a ver, Emilio:
Si sales de Mercadona o de AhorraMAs (déjate de Nespresso, que esa tienda es para los que tienen pasta; lo mismo es comprar café de marca blanca que "ese". Entras en la tienda y parece que pasas a "Adolfo Dominguez" pero sin arrugas) y ves caer un piano, joé, como no vas a ser bueno si te queda medio suspiro... Vamos, que yo tardo en compartir la bolsita de "Alipende" un cantar gallego.
UY, ¿has dicho catequista? quita, quita, con la iglesia hemos topado... ¡qué sudores!
Abrazotes.

Emilio Porta dijo...

Siempre me ha gustado que cualquier debate o conversación tenga su punto de ironía...sin sentido del humor la vida es bastante triste. Eso no quita mirar al mundo como es...y ver lo que ocurre. Yo creo que los dos, Jesús, somos de esos. De los de no volver la cara pero no estar llenos de amargura. Ya le pediremos cuentas a Moloch (si existe) por las faenas que hace. Cito el nombre del dios fenicio, también conocido como Baal, porque me resulta menos duro que otros nombres más de acuerdo con el catecismo, y para que no te sientas mal. Ya sabes que tampoco soy muy partidario de las "tablillas" eclesiales.
En fin, pues nada, que no nos caiga el piano encima, así no tendremos que darle ni siquiera la bolsa de Mercadona a John Malkovich vestido de blanco en su papel en las nubes como receptor de almas para que nos permita seguir viviendo. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Por cierto, el nombre de Moloch era muy del gusto de Allen Ginsberg, ese gran poeta de la generación beatnik, que recomiendo leer a todos, sobre todo dos obras fundamentales: "América" y "Howl" (Grito, alarido)...ya hace más de medio siglo se alzaban voces contra lo que significaba moralmente una sociedad basasa en la guerra y en el lucro. Personaje extraño, Ginsberg, como Kerouac, sin embargo escribió cosas que levantaron el velo de unos Estados Unidos, por entonces, que ni siquiera vislumbraban en el horizonte la posibilidad de un Obama. Que tiene dura tarea por delante, por cierto...y no deseo entrar en polémicas políticas, pues la política no deja de ser una superestructura que depende total y absolutamente, para nuestra desgracia, de la Economía.
En Occidente no manda ningún partido politico: manda la banca y los grandes inversores. Me resulta ridículo ver a la gente "culpabilizando" a un lider (triste nombre para un dirigente social, por otro lado ) o a otro de la que nos ha caido encima. Se puede atacar, pero por otras cosas.
La Bolsa - mejor dicho, los que la mueven a su antojo - es la que manda. Esto es así, aquí, en Alemanía, Francia...la caída en desgracia Grecia y el resto de países... con unos y con otros.

Port

Alejandro dijo...

Después de leer los comentarios profundos de firmas tan ilustradas, me asomo con timidez a este curso de saber y pensar que con acierto propone Alicia se nomine "CURSO DE PENSAMIENTO Y DISCURRIR HUMANO".

Aunque no vivamos la vida, vivimos en ella. VIDA, según la segunda acepción del diccionario de la RAE es "Estado de actividad de los seres orgánicos". Toda actividad produce, para bien o para mal, cambios a nuestro alrededor, cambios en nosotros mismos, en los seres próximos. En nosotros cambia la materia y la esencia. Hasta la masa inerte, gracias a la reacción y a los efectos de la vida, también cambia. Son cambios vegetativos, inconscientes (aunque estemos en estado de consciencia) que se producen al margen de nuestra voluntad, aunque nos empeñemos -y a veces lo consigamos- frenar algunos factores activos, como el tiempo.

Con frecuencia decimos "¡hay que ver lo que ha cambiado la vida!". Quizá lo que queremos decir es que ha cambiado la sociedad, sus comportamientos. Esta mutación es producto de la suma de actitudes individuales que revierten después, globalmente, en la vida del conjunto y del individuo. Por ejemplo (material, pero puede servir): la familia ahorra, invierte sus ahorros donde otras familias, y el conjunto produce una rentabilidad que beneficia, CAMBIA, a todos. Eso, precisamente el dinero, puede cambiar hasta la forma de mirar.

Pero quizá el cambio que mas nos interesa en este curso es el que procede del acto íntimo, único, personal. El que experimentamos por voluntad propia, por el placer de explorar las cuerdas de nuevos horizontes en mundos que nos eran desconocidos, pero que acabamos de descubrir, el que obra en nosotros tras el hallazgo de una búsqueda incesante. Incesante es la búsqueda, en este caso, e incesante será el cambio. El entendimiento del hombre evoluciona permanentemente, gracias al pensamiento, que concibe ideas, las elabora y las relaciona con el bagaje humano que ya conserva. Creo que es aquí, donde juega, además, un papel importante la Literatura, arte que desarrollamos con la cultura atesorada.

Si. Estoy convencido de que el ser humano, por unas razones o por otras, está cambiando siempre, hasta en los sueños. El único que no cambia es el que sólo pretende cambiar a los demás.

Alejandro

Emilio Porta dijo...

Bueno Alex, veo que has venido con fuerza se tu periplo de fin de semana. Magnífico comentario y puntualizaciones. Ya veo que va a haber una cierta "osmósis" entre tu blog y el mio, siempre la ha habido realmente, y que nos vamos a ir por los caminos del pensamiento, del intentar discurrir, como dice el epígrafe que propone Alicia y tú tomas como tuyo. A la espera de la nueva entrada que anuncias en tu "foro" (blog) nos podemos quedar, de momento, con tu "columna" sobre el cambio, una gran exposición al enfocar el tema con amplitud y en profundidad. LLevado al campo de las personas...definitivamente, me encanta la frase de cierre que nos regalas. Sí, en ese empeño hay muchos. Con lo bueno que es aceptar lo que nos gusta de los otros...y, si no nos gustan demasiadas cosas, alejarnos, dado que hay infinitas posibilidades de encontrar a aquellos con los que coincidimos. Llevado a términos políticos, filósoficos o religiosos...qué peligro tienen los que intentan que comulguemos con sus ideas o sí ó sí.
En fin, Alex, bienvenido a casa. Un abrazo.

toñi dijo...

“Todo cambia, nada permanece”.

Al leer esta frase he recordado uno de mis últimos libros leídos “Ensayo sobre la ceguera”.

Es increíble cómo puede cambiar la vida en un segundo, en este caso por la pérdida de un sentido: la vista. Y cómo ese mundo acogedor, hasta ese momento, se torna hostil e inseguro.

Es increíble la transformación que podemos tener ante una situación caótica en la que está en juego nuestra supervivencia. En esta situación veremos cómo aflora la naturaleza que, hasta entonces, estaba aletargada: crueldad, egoísmo, brutalidad...

Besos.

Toñi

Emilio Porta dijo...

Bienvenida a esta nueva entrada, Toñi, siempre se agradecen tus comentarios que muestran más caras del poliedro. Tocas el tema del cambio como elemento de la percepción. Es curioso que este tema enlace también con elementos de los que hemos estado hablando en el blog de Alex, concretamente el de que es lo que llamamos realidad. Hubo un apunte interesante sobre que la realidad no es un ente objetivo, ya que es percibida de forma de forma distinta por las diferentes especies animales. Ninguno de los "sentidos" corporales son equiparables entre los seres vivos. Suponiendo que delimitemos la "realidad humana" como lo que percibe el ser humano, nos damos cuenta con tu comentario que no todos los seres humanos percibimos la realidad igual, que ésta es muy diferente para aquél que carece, por ejemplo, del sentido de la vista.
No hay "observador" fuera de nosotros para percibir "nuestra" realidad. Por tanto habrá tantas "realidades" como percepciones. No hace falta irse a pensar qué es el mundo para un pez o una hormiga. Basta pensar qué es el mundo para un invidente, como tú señalas. Incluso cualquier fenómeno literario, para un ciego, no tiene nada que ver con lo que es para nosotros. Ni un libro, ni una pantalla de ordenador...Nada...
Aunque a mi todavía me resulta asombroso como un compositor completamente sordo, como Beethoven, pudo componer sus maravillosas obras. Quizás es que las imágenes finales se formen en el cerebro y los sentidos sólo sean vias, generales o particulares, para conducirlas hasta las neuronas.

Apasionante tema. Volverá a salir.
En esencia...¿ podriamos decir que no cambia tanto el exterior como nuestras percepciones del mismo?. Es una hipótesis...aunque los análisis de la Historia de nuestro planeta nos lleven a ver el grado continuo de cambio, incluso de la materia "aparentemente" inanimada.

Jesús Arroyo dijo...

... y hay motivos amargos, pero ¿se gana con la amargura? bueno, recuerdas a esos dioses y mandas a la mierda al primer humano que te encuentres por la calle y te mira, le das una patada al perrillo faldero que se orine en tu portal, no le pagas al camarero que te pone la caña sin espuma... ¿merece la pena? ¡Sí! Uy, coña, quería decir ¡NO!

Anónimo dijo...

No que quiere decir no, supongo que es un juego dialéctico, Jesús.
No, a través de lo negativo no se puede concitar lo positivo, eso lo he tenido muy claro siempre. Hasta la "oposición" debe ser positivo...pero eso es pedir peras al olmo, gobierne quien gobierne. Mientras el interés particular esté por encima del general esto seguirá los rumbos a los que estamos acostumbrados. No importa hablar, de vez en cuando, de temas adyacentes a lo literario. Si la Literatura no está entroncada en la vida es un mero adorno que a mi, particulamente, tampoco me interesa. Saludos.

David Nihalat

Valeriano Franco dijo...

Querido amigo Emilio: Me has tocado en la fibra sensible con este filósofo.
Nada permanece, PANTA REI (todo fluye) y por eso nadie puede bañarse dos veces en el mismo río, pues, entonces, fluyen nuevas aguas y también nosotros somos ya diferentes la segunda vez. Pero también dijo Heráclito que en ese fluir incesante hay una ley unitaria, la ley de la unidad universal en la multiplicidad y viceversa. Ahí ve Heráclito el logos, ese principio o ley del mundo que no ha sido creado, esa razón, proporción, etc. esa energía originaria o ley eterna que todo lo gobierna, de la que participa el hombre y a la que vuelve tras la muerte que él ve como fuego que se enciende y se extingue según medida eternamente, ese mundo que surge y vuelve a hundirse produciendo en esa lucha de contrarios u oxímorons la armonía tensionada que empuja el devenir del mundo. El logos de Heráclito elimina el politeísmo griego y acude a un “Dios-logos” en el que todo descansa y en el que se anulan todos los contrarios,
A mí personalmente siempre me ha gustado esta teoría. Me ha servido, y me sirve, para interpretar con lógica muchas de la dudas sobre muchos temas que para mí son insoluble de otra forma. Hasta ahora no he encontrado una teoría más válida que me explique el secreto del devenir, y eso me produce sosiego. Cuando reflexiono y miro hacia afuera o hacia adentro sobre la evolución, veo que es cierto eso de que todo es un juego conjunto de contrarios, de dos fuerzas opuestas. En la lucha de idea e idea, de ser humano y ser humano, de hombre y mujer, de clase y clase, de pueblo y pueblo, se configura la totalidad armónica del mundo. Y por eso la guerra es padre, rey de todas las cosa, porque toda cosa precisa de su contrario. Y por eso no cabe pensar en una paz eterna, en el final de una lucha necesaria, que parara con la muerte, pues se produciría una paralización total. Ni sería bueno alcanzar la meta de los deseos. La enfermedad es la que hace agradable la salud y sólo si se mide el mal puede aparecer el bien y por la fatiga el descanso. Estas teorías de la permanentica de los contrarios, son las que después de algunos miles de años revivieron Hegel y en el materialismo dialéctico Marx. Cierto que la dialéctica de los contrarios puede haber cambiado desde “técnica de demostración en la conversación”, en los griegos, hasta la hoy tomada como diálogo entre fuerzas de la realidad que luchan unas contra otras.
Finalmente, porque Heráclito no mira sólo al mundo material y sus causas, sino también a la profundidad del alma humana, “a mi mismo me he investigado”, dice de él mismo, por eso, este filósofo es tan interesante para mí, y estoy totalmente de acuerdo con los que dicen que sólo Platón y Aristóteles han alcanzado una hondura y amplitud de pensamiento como la suya.
Un abrazo
Valeriano

el nuevo libro dijo...

Es curioso que se trastoque, que el "mister de este blog" cambie el tercio de tal manera, que nos hace pasar de un pensamiento poético a un pensamiento "casi" existencialista. Eso es ser buen "maestro de ceremonias"
Si el hombre pudiera meditar de forma equilibrada, sin un fondo en el que el "yo" intente superarse a todo lo demás, podríamos llegar a comprender que en realidad nada cambia,todo se mueve en una espiral absorbente que se cierra sobre sí mismo, y en su final recomienza su inverso movimiento. En la Tierra, nuestro planeta, siempre se piensa que el hombre está alterando su hábitat, que estamos destruyendo el planeta. Que lejos estamos de reconocer que estamos yendo a un final de nuestra propia existencia, pero jamás a la del planeta. Éste sobrevivirá aún cuando este astro, que ahora nos ilumina, se lo meriende al quemar su componente de hidrógeno y se expanda. Nada muere, nada cambia, tan solo se modifican sus estructuras para un nuevo idéntico comienzo. La vida, nuestra vida, no es más que una secuencia de actos que pueden llegar a modificar un futuro cultural o del comportamiento de nuestros sucesores, pero en lo global, salvo por la teoría no confirmada del caos, nada se modifica.
Qué poco somos, pero cuánto nos valoramos. Esa es la eterna cuestión "ser o no ser" y en la realidad: nada somos.
Hace unos días se comentaba que uno de los grandes pensadores de la física moderna, recomendaba no seguir con la búsqueda de vida fuera de nuestro planeta, ante el temor que estos se pudieran comportar como los descubridores europeos en América, que curioso: el hombre tiene miedo a que "otros" puedan ser como fuimos y somos nosotros: nada cambia, la vida, como decía, no es más que una sucesión de actos en los que transcurre una desconocida dimensión: el tiempo. Éste nos modifica y nos elimina, pero siempre habrá otros, diferentes no, pero otros: pues que otra cosa somos todo, no todos, que elementos de una inmensa tabla periódica.
Jonás Villarrubia

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

La teoría del "eterno retorno". Esos pensamientos de Heráclito que, tal vez, sean de las cosas que más han trascendido al mundo "de a pie".
Todo cambia y el ser humano ha de estar preparado para afrontarlo.
Por fin, llegué a tu espacio, Emilio.
Un abrazo
Ángeles

Emilio Porta dijo...

Empiezo a responder por orden inverso a la llegada de los tres últimos comentarios a la entrada.
Bienvenida a mi blog, Angeles. Es la primera vez que participas y me alegra que te asomes a este foro de cuestiones de fondo, cuestiones que intento vayan más allá de mi creación personal, de la que ha habido suficientes muestras en meses anteriores. Si, la idea del "eterno retorno" nos lleva también, no sólo al cambio sino a que, a través de ese mismo cambio se produce un retorno al origen. Es decir, nunca abandonamos del todo lo que somos ni quienes somos. Y en las situaciones, en su final, está también su principio.
"At my benginning is my end" decía en East Coker, T.S.Eliot, ese maravilloso poeta británico que todos deberíamos releer o leer si no lo hemos hecho.

Emilio Porta dijo...

Agradezco, Jonás, tus palabras, sobre el modo de llevar el blog...Si, intento que haya una transformaciòn continúa, pero, al mismo tiempo, que cada uno se quede con aquello que le aproveche y, el que vea nada de interés, que no participe. Esto no es una obligación, sino una devoción. Lo cierto es que me gusta contestar a cada inervención porque así se produce una encadenamiento de los comentarios y se crea una dinámica de participaciòn que, de otro modo, es imposible. Esa idea de mesa redonda abierta que se produjo en lo que fue un espacio sobre Poesía ha continuado en un uso coloquial del blog.
Y vamos a lo que dices: sinceramente me parece una magnífica reflexión. Es evidente que la idea de que el Hombre es el centro del Universo no deja de ser un bello sueño alimentado por una concepción antropomórfica del mismo. Y que, esto es lo que parece cierto, sólo con mucha aplicación en los siglos venideros la raza humana sobrevivirá a la destrucción del planeta. Quedan, por cálculo de probabilidades, millones de años para que esto suceda, muchos más que los que llevamos poblando la Tierra, por lo que es de suponer que las ideas que augura la ciencia-ficción se podrán cumplir. Ese será el gran reto de la Humanidad: sobrevivir al planeta que la alberga. El espacio infinito nos espera...sin conseguimos no ser una prueba más de la evolución de la vida, como fueron otras especies ya extintas. Dios no lo quiera.
Es un modo de hablar.

Emilio Porta dijo...

Me produce una gran alegría recoger tu intervención, Valeriano. Una intervención seria y profunda, en la que, además, haces reflexiones y aportas elementos que agradezco muy sinceramente, pues inciden en la evolución del pensamiento y la filosofía, tan gratos para mí.
Es tan completa tu intervención, y tan enriquecedora, que con ella se cumple algo que siempre deseo fervientemente: ser yo el primero en aprender. Te aseguro que tu reflexión es una gran lección y pienso que no sólo a mi sino a otros muchos lectores del blog les va a resultar esclarecedora. Que mi elección de Heráclito, un pensador fundamental en la Historia de la Humanidad, coincida con tus inquietudes, gustos y conocimientos, me satisfece enormemente, puesto que esa coincidencia sirve para que la entrada sea más completa, al añadirse nuevos datos y precisar algunas cuestiones. Tendria que reproducir una por una tus lineas para señalar lo que me parece digno de reflexión.
Gracias por las aportaciones que haces.

La Solateras dijo...

Yo no sé si todo cambia o si, como dice Paul Auster cada hombre contiene varios hombres en su interior, y la mayoría de nosotros saltamos de uno a otro sin saber jamás quiénes somos, por supuesto entendiendo por "hombre", "ser humano".

Sea como sea, en la variación está el gusto.

Anónimo dijo...

Por supuesto entendiendo hombre, ser humano. Como cuando el castellano se entendía con las palabras justas y el genérico englobaba, en determinadas ocasiones, el masculino y el femenino...Mira, otro tema interesante de discusión. Menos mal que el límite se puso en la palabra joven y nadie se atevió a decir jóvenas. He leido tu comentario en el blog de Enrique, por cierto...y no sabes lo de acuerdo que estamos. No creo que me moleste en votar nunca más. Que los idiotas se suiciden solos. Es bastante lamentable el panorama...como no cambien se van a quedar sólos. Claro que, dado que lo que manda es la economía, que más da quien ocupe (cuando los ocupan, pues la mayoría de las veces están vacíos) el escaño correspondiente. Sí, tantos ideales y sueños tirados en el pasado para nada...o para poco.
Pero volvamos a tu corta pero interesante aportación aquí. Que buena frase de Paul Aster...y qué bien traida. A mí, que ya sabes que cultivo el "heterónimo", me viene de perlas. Pero es una gran verdad. Había una vieja canción, creo recordar, de John Cage, que hablaba de "Cajitas" (Little boxes). Pues eso quiere la generalidad. Una sóla persona, bien definida, en su cajita. Y todos controladitos y ajustados a su rol...Pues qué bien, o, cómo dice Jesús, qué mal.

Port (aprovecho y pongo el nombre corto).

María García Zambrano dijo...

Seguramente llegue un poco tarde pero me gustaría comentar que en el budismo que practico nos basamos en el concepto de "los tres mil mundos contenidos en un instante" (Ichinen Sanzen) , teoría del filósofo chino Tien Tai que retoma Nichiren Daishonin, monje japonés que vivió en el S. XIII.
Lo que viene a decir esta hermosa concepción de la vida es que en un instante podemos determinar un cambio a un nivel muy profundo en nuestra vida que incluso abarca vidas pasadas y futuras.
Me resulta difícil sintetizarla en esta situación de blog pero en su origen está la idea del incesante cambio del que habla Heráclito visto además desde la oportunidad que tiene el ser humano para provocar a través de factores como el pensamiento, pero también la apariencia, los gestos, etc, un cambio en todo el ambiente.
Al final todo cambia porque nosotros cambiamos y según hacia donde dirijamos ese cambio así podremos transformar el ambiente que nos rodea.
Hay diferencias sustanciales entre Heráclito y el budismo de Nichiren, pero la idea de que todo está en permanente transformación nos da mucha esperanza, ¿no?

Emilio Porta dijo...

Habíamos visto la influencia de Heráclito en Hegel y en el materialismo dialéctico de Engels y Marx...y, en general, de su influencia en el mundo de la filosofía. Esta aportación que haces, María, me parece muy interesante. El budismo no es una religión propiamente dicha, en el sentido que le damos conceptualmente al término, sino que está más cercano a la filosofía, a un conjunto de reglas y pensamientos que conforman o deben conformar la actitud del ser humano para alcanzar la felicidad, cuyo paso ulterior es el nirvana.
Y sí, la teoría de la reencarnación nos habla del continuo movimiento de las almas en el Universo. Pero María nos lo ha contado perfectamente, incidiendo más en el tipo de budismo que ella práctica y que, por ello, conoce ampliamente. Muy interesantes son las derivaciones que se han deducido, hasta ahora, del pensamiento básico de Heráclito. Me encantaría que nos ampliaras, María, si lo deseas, los conceptos básicos budistas y como se pueden llevar a cabo en una sociedad como la occidental.

el nuevo libro dijo...

He leído atentamente el comentario de María García Zambrano, y me ha agradado. Siempre he admirado a las personas que tienen cualquier tipo de fe religiosa, y ésta la defienden con valor y firme convicción, y desde luego, con el más preciso respeto. Pero como admirador de la ciencia, esa que la fe la deja a un lado si no es para confirmar la utilidad de un positrón, gravitón, quarks (uno de los tres de cada protón) o neutrino, me veo obligado a realizar un comentario:
Bien es cierto que la reencarnación existe, eso ningún científico lo puede dudar, pero esa reencarnación no es más que una transmisión de los parámetros genéticos (quizás, en base a los últimos estudios -no corroborados-, pudieran ser también algo de los de los parámetros intelectuales y experiencias de vidas pasadas) de los padres, de aquellos que aportaron el "programa" inmerso en sus genes, aquellos heredados por sus ancestros y de lo vivido y experimentado por ellos.
Un virus (retrovirus) con sufriente y nuevo componente genético (técnica que se utilizará para curar enfermedades geneticas, como el cancer), por lo general (no modificados) siempre tienen algo que ya poseemos, puede alterar de forma radical nuestro esquema genético y por los cambios en nuestro RNA, hasta llegar a ser, aquello que concibamos, lo que podría parecer un monstruo o algo fuera de lo común por su superior evolución o inteligencia. Si esto ocurriera ¿qué "alma" se reencarnaría en él? Y... ¿es que acaso el virus no podría ser la reencarnación de otro ser que no merecedor de ir a un nivel superior con el fin de alcanzar el Nirvana, ha caído en desgracia con tan bajo nivel?
Según dicha religión o fe, cualquier ser vivo tiene "derechos espirituales" (de ello estoy de acuerdo: de existir el "espíritu" tal como lo interpretan, pues el hombre no es más que un escalón en tan larga escalera de la "perfección".
La concepción de la filosofía de la que habla Heráclito, está definida a un tiempo en el que el mismo mundo era una suposición. Hoy sabemos que, efectivamente, cada instante, en miles de "tera-mundos" se está produciendo cambios sin posibilidad de retroceso, dado que el pasado, pasado está, y jamás se repetirá la misma secuencia de actos en ninguno de los posibles mundos.
La mejor religión están en que cada ser ha de ser respetado, y cada ser habría de dar, sin serle rogado, lo mejor de uno mismo a los demás. Esa sensación de placidez por lo bien realizado en nuestra vida, hará mejor a nuestra descendencia. Llámese así o nuevos reencarnados.
(Otra cosa: todos en esta vida son “entes” por ello no se puede decir a un “ente” “presid-enta”
y así todos los ..entes). Que la nena del ministerio de Igual-da quiera feminizar hasta lo que no es ni masculino ni femenino, no ha de dejarnos caer en su “idiotez” de su nuevo vocabulario.
Perdón por tan nimio pensamiento.
Jonás Villarrubia

Emilio Porta dijo...

Servida está la polémica...en todos sus términos...y vertientes. Aunque yo señalaba que el budismo no es una religion propiamente dicha, si es cierto que contiene algunos elementos propios de lo que entendemos por religiones. Por lo demás, este blog es de libre opinión y de contraste. Quizás el término con el que te diriges, Jonás, a la titular del Ministerio de igualdad sea discutible - y no entro en ideas - pero tal y como está puesto lo coloco, pues el comentario es de alto interés y nivel de información. Supongo que si Bibiana Aido o alguien cercano lee el blog podrá comentar algo al respecto...aunque, evidentemente, aquella famosa intervención diera que hablar. Me remito a lo fundamental: tu razonamiento, que supongo que tendrá quién lo apoye y quien lo cuestione. Somos múltiples y variados...aunque lo mas cercano a lo objetivo sea el pensamiento científico. A pesar de lo poco que sabemos todavía.

Port

Anónimo dijo...

NADA CAMBIA. Un simple meditar.
Cuando la fuente vierte con mudez, o no hay agua, o el silencio ocupa el oído. Así es la vida del poeta, recorre caminos sin dejar huella; grita en negro sobre blanco en busca del halago y hasta el simple gorgojo de un ave apaga su voz, que se esconde tras breve tiempo y penetra y se pierde en una boca que bosteza. Los poemas nos descubren palabras entre una sopa de letras, que, colocadas como camino nuevo, nos llevan al cielo de la belleza escrita... en el que quema el hielo, canta la vida al morir o se pintan flores. Donde resurge el canto mudo que tanto dice con una mirada, donde todo apunta a un sin sentido tempestuoso, donde la sangre es agua que no calienta carne cierta, donde el amor se dibuja en abstracto sin color alguno, con palabras que en lectura muda sobrecoge un corazón. Palabras nuevas, palabras que se deslizan como piezas de dominó. Piezas que cliquean sin pausa hasta que se bebe el último mensaje. Luego, cuando se termina de descubrir el criptograma, nos damos cuenta que solo quedan miradas vacías, donde la lectura de callada voz nada cambia, si no es en el que ahora, quizás, aquél al que se le desliza una lagrima. Lágrima, ésta, como fuente que vierte callada, como oído al que llena el silencio. Mientras tanto, en las vidas que nos rodean, nada cambia y el tiempo pasa

Jonás Villarrubia Ruíz

Anónimo dijo...

Te he transcrito tu reflexión poética, Jonás, porque había una errata en una palabra...sin duda tu condición de científico ha dado paso aquí a tu otra vertiente de escritor - lo eres en todos los géneros - y nos has hecho una reflexión que está más cerca de la lírica que del análisis. Así compensas, desde otra vertiente menos ciéntifica, la anterior. Me quedo con esa reflexión final. ¿Huella? Al principio dices que toda pasa, que nada la deja. Pero la evolución de los seres vivos y el planeta que los alberga mantiene las huellas, no siempre de las palabras, que también en algunos afortunados mortales - ellos quizás nunca lo podrán comprobar - sino del paso de la especie, de las culturas, de esa misma evolución. Si el individuo es poco para la grandiosidad de la vida, todavía lo es menos el poeta. El valor único de toda referencia es, sin duda, el presente. El futuro no nos pertenece...y el pasado parece que sólo existe en la memoria. En eso sí, el ser humano, tiene algo de fortuna: a veces el recuerdo justifica el pasar de la vida.

Port

Víctor dijo...

Hola a todos y un especial saludo para el bloguero polemiquero.
Interesante y viejo debate, tan antiguo como que quizás fuera el primero de nuestro occidente. Heráclito versus Parménides. ¿Si todo cambia, cómo es que seguimos con los mismos debates? Cambian los Don Quijotes y hasta los molinos toman forma de robot. Pero lo que permanece es que siempre habrá alguien lo suficientemente enajenado (o cuerdo) para hacerles frente. El cuerpo que nos aloja regenera todas sus células siete y ocho veces antes de morir, estrenamos ocho cuerpos nada menos. Las canas, las arrugas, los achaques son pruebas evidentes del cambio. Sin embargo y aunque adoptemos diferentes personalidades o posturas durante el transcurso de la vida, somos siempre la misma persona, aunque nos pese. Venimos de la misma madre y tenemos un solo lenguaje en nuestra cabeza. Pensar que no somos nada en referencia a dimensiones cósmicas y que al final nada permanecerá es una trampa del intelecto. Nuestro mundo es la humanidad fuera de ella no hay sentido para nosotros. En él hay cosas que permanecen. El dolor de la estulticia permanece y oxida. El valor de la amistad permanece y anima. Cervantes siempre existirá y Manuel de Falla también.
Heráclito no tiene del todo la razón pero no por que se la quitase Parménides.

Emilio Porta dijo...

Hombre, Victor, encantado de tenerte en este espacio...sobre todo porque tu comentario es francamente interesante. Todo cambia...evidentemente: fíjate que el debate se empezó con Heráclito y Parménides y ahora los que lo seguimos somos otros. Cambian los sujetos, la hora del debate, incluso el año, es más, el siglo...y los lugares del mismo. Cambia hasta el modo de tenerlo. Fíjate, cambia también el idioma. Y seguro que el paisaje general del planeta. Hasta el río en que se miraba "el oscuro" puede que se haya secado...
Por lo demás, me han encantado tus aportaciones. Eso de que no hay nada nuevo bajo el sol es otra falacia...todo, incluso lo mismo, es permanentemente nuevo.
Un abrazo.

Alejandro dijo...

Querido Emilio, partiendo de Heráclito de Éfeso, planteaste disertar sobre "TODO CAMBIA, NADA PERMANECE". Tema complejo, sin duda.

Tendríamos que preguntarnos ¿queremos que cambie algo a nuestro alrededor o queremos que todo quede como está? Vaya pregunta ¿verdad? El que tenga la vida resuelta pedirá que todo siga igual. Sin embargo, el que esté en la lista de los cinco millones de parados pedirá un cambio urgente. En eso, todo dependerá de la feria.

En cualquier caso, queramos o no, antes o después, todo cambiará, inexorablemente. Los cambios se suceden y a veces son cíclicos. Es lógico. También es lógico que algunos cambios sean el resultado de la voluntad humana y otros sean consecuencia de agentes externos, ajenos al deseo de los hombres (especie humana). En los citados en segundo lugar el hombre no será el responsable unico, directo. En los primeros, sí que tendremos mucho de ver y decir los sujetos de sus acciones. Claro que no faltarán individuos que quieran declinar sus compromisos como si ellos no tuvieran nada que ver con el cambio, ni en nada los afectara.

Si comparamos la sociedad actual con la de hace medio siglo, o un cuarto de siglo, para no alejarnos tanto, observaremos la cantidad ingente de cambios experimentados. Muchos habrán surgido sin nuestra mediación directa, sin nuestra voluntad. Sin embargo, tratándose de cuestiones sociales, sí que habremos tenido nuestra parte alícuota de participación. Siempre podremos culpar a los políticos de turno, que no velaron bien por los derechos del contribuyente o que no complieron con sus programas. Pero en definitiva, solo nosotros, los ciudadanos, somos los autores (aunque sea indirectamente) de los cambios experimentados.

¿Nos hemos fijado en los cambios que ha experimentado nuestra juventud en todos estos años? ¿Hemos analizado los cambios sociales que nos esperan con la preparación que les damos? Es el momento de mirar para atras y de otear el futuro. No nos gusta lo que tenemos y no vemos fórmulas encaminadas a cambios eficaces. Ahora que no nos oyen nuestros chavales, no les culpemos de todo a ellos. Las familias(educadores) y las autoridades somos los responsables de los cambios que ahora sufrimos y de los después sufriremos, con más rigor.

¿Queremos que todo siga cambiando para mal, o preferimos que los cambios cambien de dirección? Hay cosas que no las cambia solo el tiempo, como el color de nuestros cabellos; tenemos que ponernos en marcha, sacar toda nuestra fuerza de voluntad y luchar por la evolución, si no queremos que sean los "agentes externos" y nuestra pasividad quienes sigan cambiando todo para que todo quede como no nos gusta. ¡Ahí está el cambio! Uno de tantos.

Emilio Porta dijo...

Querido Alejandro...me encanta que te acerques por aquí...y ya sabes que me gusta contestar de inmediato...pero son tantos los temas que planteas...Creo, de todas formas, que, aunque luego ampliemos, cada juicio o análisis siempre está teñido de "ideología". Me explico. No en el sentido "político" del término sino en el sentido de que ningún analista es independientemente de lo que llaman los anglosajones su "background" entendiendo por tal su formación, experiencias, entorno,que influyen en su "posicionamiento". Es decir: no hay neutralidad en el análisis porque no puede haberla. Tú extiendes el mismo al conjunto de la vida, de la sociedad, a temas candentes...Y siempre, cualquier debate, en lo social, tendrá que ser particular porque se aplica en unas coordenadas particulares. Todo esto a bote pronto. Las derivaciones de tu comentario son amplias y supongo que alguién más entrará al trapo...por uno o varios vértices. Gracias y un fuerte abrazo.

Alejandro dijo...

Sí, Emilio, mi comentario no recoge una propuesta única y concreta, he querido presentar un abanico de posibilidades y con distintos puntos de vista sobre el cambio. Pero al final queda en relieve la necesidad del cambio social, concretamente el que nos afectará en el futuro con la formación que estamos dando a nuestra juventud. Cambio importante, que debe preocuparnos de forma generalizada. Hay muchos más y de todo tipo, y más en estos momentos tan críticos. Pero ahora, si yo tuviera que decantarme por uno, lo haria por EL CAMBIO DE LA JUVENTUD.Ya sé que hay tantas propuestas de cambio como tertulianos. Pero...

Un abrazo

Anónimo dijo...

Bueno, es una propuesta interesante...no se si se aleja mucho de la idea de "globalización" del pensamiento con la que se inició el debate...pero es bueno ir particularizando. Supongo que quieres hablar del cambio de "valores"de la juventud en distintas sociedades. Desde luego parece que la imagen que "tira" de casi todos los jovenes en el mundo es la promovida por la idea occidental del joven...rebelde y sin causa...pero buscándola incluso en lo más nimio...o más peligroso. Ese es el problema fundamental: si no hay una causa, unas creencias por las que luchar, que seguir...la vida se diluye en la nada. No se cúan cerca de Heráclito está esto...pero se acerca a Sócrates. El Banquete de Platón nos propone á un Sócrates siendo aconsejado por distintos personajes sobre los valores a seguir por el joven. Tendría que volver a leer la obra pues lo hice hace mucho tiempo...pero creo recordar que el amor y el deseo eran dos motores fundamentales para la juventud. En eso no parece que hayamos cambiado. Es más, desde la Antigua Grecia, hemos pasado por diferentes etapas...que parecen ciclicas y recurrentes. Occidente, hoy, no se ha desprendido de Grecia. Parece un juego de palabras, tristemente por lo que está ocurriendo estos dias con el país heleno. Cuna de nuestra civilización y al que tanto debemos.

Nihalat

Anónimo dijo...

Querido Emilio, si me lo permites voy a tratarte con la familiaridad de amigo, aunque nuestra relación personal haya sido escasa hasta ahora. Me recordarás como amigo de Alejandro y como firmante de algún comentario que he dejado aquí, en tu blog, en otras ocasiones. Os leo con frecuencia y eso hace que os considere tan cercanos.

Con tu permiso, voy a retomar el comentario de nuestro común amigo, ya citado. Me acomodo a él porque, en esta ocasión puntual, mira desde fuera de los conceptos filosóficos. Digo esto refiriéndome a la situación excéntrica respecto del alma del fundamento y ser de las cosas. Sin embargo él, cuando habla de los cambios sociales partiendo de la evolución conveniente de la juventud, entiendo que, aunque no lo diga, se acerca mucho a la “La conducta y la responsabilidad humanas (...)”, que es uno de los conceptos que definen la Filosofía.

Aunque Alejandro no haya hablado de ello, ni tampoco tú, Emilio, ni Nihalat, en vuestras intervenciones dando respuesta a su comentario, creo que eso de cambiar el futuro, empezando por el presente de los jóvenes que nos suceden (algo tan cotidiano, tan doméstico y tan concreto y fuera del pensamiento analítico) está —pienso, no sé si con error— dentro de la ideología de Heráclito. Él mantenía que “La mutación y el cambio constantes son la esencia auténtica de lo real”. Real es la problemática que afecta al presente y al futuro, entre otras cosas, por la mala formación de los jóvenes.

Por todo ello, apoyo la conveniencia de participar activamente en el fluir de la vida, en el fluir de la realidad, para hacernos acreedores de las venturas de nuestra propia historia. Antes de que nadie nos cambie como no deseamos, tendremos que cambiar nosotros y diseñar el futuro que queremos.

Bueno sería recordar aquí la frase de Séneca: “Yo mismo, en el momento de decir que todo cambia, ya he cambiado”.

Agradecido a Alejandro por aprovechar sus ideas, y a ti por permitirme intervenir, recibid los dos saludos cordiales.

José Luis Salmerón

Anónimo dijo...

Amigo Emilio, en mis idas y venidas de pueblo en pueblo en busca de noticias locales, abro siempre que puedo el portátil para ver cómo va lo vuestro. Hacía mucho que no participaba. Nos ponéis las cosas muy difíciles (sabéis mucho) a los que la única filosofía que entendemos es la de la brega diaria, esa que nos obliga a seguir empujando para que, puestas las cosas tan mal, no cambien a peor. Menos mal que, entre empujón y empujón, os leo y hacéis que recupere el resuello. Veo vida en vosotros, debate, pelea por defender vuestras razones y, lo más grande, buena disposición para compartir siempre opiniones y experiencias.

No te enfadarás, Emilio, si te digo que iba a entrar en la pantalla de Alejandro, pero es que os he visto aquí a todos (me he alegrado con el reencuentro de José Luis, al que hacía mucho que no veía) y me he quedado en tu sitio. No te importará ¿no?

Bueno, voy al tema, al que apuntó Alex y apostilla José Luis. Mi idea es que el mundo, en sus comportamientos, está cambiando constantemente. Habrá cosas que, como ya habéis dicho, no cambien nada, pero otras están sufriendo un cambio constante. Las nuevas tecnologías, el nivel económico (aunque ahora estemos así), la globalización social, la integración a todos los niveles... Todo eso hace que la vida, nosotros, hayamos cambiado mucho. Donde más se nota es en la juventud. Yo ando mucho por los pueblos pequeños y sé lo que hay, y lo que hay no puede ir muy lejos. Si un chaval no sabe lo que tiene que sudar el padre para que él estudie o para que salga con los amigos los fines de semana, con buga, gasofa y pasta en la faltriquera, mal futuro nos espera. O corregimos tantos cambios, o el que quede pocas crónicas buenas firmará.

Amigos, esa es mi propuesta de cambio, sin filosofías. No me hagáis mucho caso. Tampoco tenéis que estar de acuerdo conmigo ni perder el tiempo saludando. ¡A lo vuestro! Lo que tenéis que hacer es dejaros ver y pagaros unas rondas, que ya es hora. Y hala, que me voy. Hoy toca Solosancho. Están en las fiestas de San Juan de Ávila y tengo hacer allí unas entrevistas.

Muchos abrazos para todos, amigos. Y gracias, por aguantar.

Faustino del Monte

Anónimo dijo...

"La filosofía es el arte de pensar y trasmitir algo nuevo, de lo viejo, que dice mucho, sin necesidad de abrir la boca". “No se es más filosofo ni inteligente por hablar demasiado, es seguro que gana quien mejor escucha”.

JVR.

La raza humana tiende a un camino en su evolución (actualmente está científicamente probado), más lento que en sus principios como homo sapiens neanderthalensis.
Sin embargo, en lo cultural, los cambios son tan radicales e inmensos que nos es imposible digerir todo; no hay posibilidad de asumir tal cosa por la misma globalización y ante el gran bombardeo de noticias e información en todas las facetas nuevas que nos regala la vida. Difícil sería para Heraclito de Efeso, ni para el mismo Platón, “filosofar” si hoy se encontraran, así, de pronto, en una sociedad en la que todo el conocimiento y sucesos le llegara al instante de suceder o concebirse y de miles de millones de seres.
Creo que, admitiendo el progreso referente al mecanismo científico que cada día nos altera nuestro comportamiento: teléfonos, ordenadores, televisión, el ser humano no cambia tanto en lo sustancial. Estamos concebidos, programados, de tal forma, que es imposible, por más que avancemos en lo social, cultural y científico, que la vida animal no nos domine, o al menos no lo intente, sobre la racionalidad de nuestro intelecto; la forma será muy educada y tranquila, pero con el mismo fin que hace siglos: El sexo, la ambición por sobresalir sobre los demás (dígase por ser más poderoso y conseguir más favores y pleitesía de cuantos nos rodean, y más posibilidades de sexo –ambición, ésta, dada por nuestro mecanismo hormonal), ésta sigue siendo igual. Empleamos las nuevas armas que nos ofrecen los avances sociales, pero, en suma, lo que queremos conseguir siempre es lo mismo: darle a nuestro cuerpo placer, regalado por la naturaleza con el fin de procrear, y vencer y sobresalir para conseguirlo, ante cuanto humano “animal” se nos ponga en nuestro camino y que pueda ser un contrincante para nuestros deseos. Los tiempos pasan, pero el mecanismo es el mismo, aun cuando hay que reconocer que las armas son más intelectuales que guerreras. Salvo y desgraciadamente, y para dar razón a la aún parte irracional nuestra, a una sin razón humana y anormal: las agresiones por verse separado de quien dice que ama, pero que en realidad como cualquier animal irracional, quiere desear y poseer.
La posesión es algo escondido en nuestra mente “irracional”, difícil, no imposible en la mayoría, de erradicar con el intelecto. De ahí, por ejemplo, nada personal, sino por estar en un blog de escritores y poetas, que un/una poeta se crea superior a los demás, que de golpe se vuelva agresivo/a, que sus maneras y sus expresiones sean tan distintas, hasta rayando casi en la locura, a lo que, por lo general, escribe pleno de belleza. ¿Y todo por qué? Pues muy sencillo: quizás le ha fallado a quién desea para él/ella, ante su deseo de posesión o deseo sexual, o se cree superior y no consigue demostrarlo de forma profesional. La vida cambia, al igual que todo lo que nos rodea, mejora para nuestro deseo de ociar, pero nuestros instintos, es muy duro reconocerlo, en la realidad, siguen siendo tal y como éramos antes de ser homo sapiens, salvo por una cosa: la mayoría los dominamos mucho mejor.

Jonás Villarrubia Ruiz

Emilio Porta dijo...

Contesto por orden inverso a la cronologìa de los 3 últimos comentarios. En realidad poco puedo añadir. Esto es una tribuna libre donde tienen cabida todas las opiniones, esté o no esté yo de acuerdo, siempre que se hagan sin descalificaciones explícitas. No me agradan las particularizaciones y sí las cuestiones a nivel general y los análisis a partir del hecho científico geológico o humano. De ambas cosas, como estudioso, creo que sabes bastante, Jonás. En cualquier caso es díficil llegar a conocer los mecanismos de funcionamiento, tanto del planeta y del universo que lo contiene, como del ser humano y su pequeño planeta interior. Siempre he abogado por la transmisión de energía positiva y la confraternización entre los seres humanos, lo que, sin duda, hoy por hoy, es una utopía. Parece que no somos todavía capaces de salir de nuestros problemas personales y ocuparnos del mundo. Quizás algún día lo consigamos.

Emilio Porta dijo...

Faustino...y Jose Luis, !qué alegría veros por estos lares! Dos viejos amigos con los que hace tiempo que no departía. Y vaya nivel de ambas intervenciones. Tu maestría periódistica - gran cronista de los campos y los pueblos, Faustino - se nota en tu escritura desde que pones la primera letra a la última. Tus crónicas son verdaderas piezas para el museo del periodismo. No sólo las de los eventos. Ya sabes que me encántó lo que dijiste en su momento de mis libros anteriores a Corales, Tomo Secreto y Diario Despertar, en Poesía, y mi novela Destinos y Caballeros... cuando se publicaron. Bueno, que lo que planteais es de alto interés y espero no sólo yo lo refrende, sino que nuestro común amigo Alejandro - entrad también en su blog, hombre, que está superinteresante - lo desarrolle o matice cuando vuelva de su "nuevo fin de semana" en El Tiemblo.

Anónimo dijo...

Heráclito mantenía que “La mutación y el cambio constantes son la esencia auténtica de lo real”
Y Séneca decía “Yo mismo, en el momento de decir que todo cambia, ya he cambiado”

Estas frases que aportas, además de todo tu razonamiento, Jose Luis, me parecen oro puro. La primera supone una ampliación a la esencia del universo por parte del mismo Heráclito.
La segunda es llevar el propio principio heraclitiano al elemento más distintivo del ser humano: el lenguaje, la palabra, y a todo lo que sirve.
Magníficas aportaciones.

Port

Alejandro dijo...

Querido Emilio, permíteme que vuelva para decir poco. No quiero quitar el sitio a otros tertulianos. Por mi parte ya he ocupado y dicho bastante. Sólo quería saludar a esos dos buenos amigos, José Luis y Faustino. Parece mentira el poder de convocatoria que tienes. Hacía mucho que no me dedicaban un comentario en mi blog, y mira, hoy, los dos para ti. En cualquier caso, me alegro que nos hayamos reunido en tus dominios, lo que significa que también te quieren. Y yo contento, por eso y porque han venido a apoyar mis opiniones, que, por caseras y domésticas, no merecen tanta atención. Pero en fin, me alegra el reencuentro con ellos y, más, que sea cerca de ti.

Agradezco sus comentarios, como siempre, llenos de cariño.

Abrazos para todos.

Anónimo dijo...

Amigo Emilio: acabo de recibir una invitación por parte de Alejandro para asistir a la entrega del Premio Blas de Otero de Poesia.

Sabes que estoy viajando de un sitio para otro. Ahora, por Asturias, y aquí me quedaré hasta el viernes. Imposible acompañarte, pero mi espíritu, mis energias, estaran ahí contigo empujando para que ocupes el lugar que mereces en el mundo literario.

Te deseo lo mejor. Te mereces
este premio y muchos más.

Jose Luis Salmerón

Emilio Porta dijo...

Amigo Jose Luis: Aunque he tratado de que el tema pase más desapercibido que reconocido - de verdad, todo esto me da un poco de apuro...- mis queridos amigos se han ocupado de que no se así, el primero nuestro común amigo Alejandro. Muchas gracias por tus palabras y tu recuerdo. Un fuerte abrazo.

Port

Emilio Porta dijo...

Bueno, mañana diremos decíamos ayer...como Fray Luis de León dicen que dijo...y volveremos al debate, al pensamiento en general, a seguir avanzando en este mundo de reflexión y palabras. Que es lo que importa. Yo valoro profundamente el conjunto de los blogs y sus diferentes aportaciones. Creo que lo que se está ofreciendo es un mosaico de creación y reflexión en todos los géneros literarios, los tres clásicos, Poesía, Narrativa y Ensayo, amen de los subgéneros que estos conllevan, más dos más de nueva aparición, el Comentario...y la Entrada, elemento exclusivo de este medio, el internaútico, que apuntaba Santiago Solano en su blog. La Entrada partícipa de todos los géneros ( porque puede ser referida a cualquiera ) pero también puede mezclarlos. Si quereís más detalles pasaros por el blog de Santiago...él lo explica detenidamente en el suyo, aunque no partícipe directamente en éste, porque, de eso podeís estar seguros, el tiempo no es flexible y dirigir esta web y a la vez escribir y trabajar conlleva muchas horas. Asimismo me ha pedido que refuerce sus palabras y aúnemos esfuerzos. Así que lo hago muy gustoso.

Un abrazo a todos. Y, animaros, colegas, a dar el sí que pide. Si como señala nuestro Director-Secretario General, la Blogsfera y Escritores en Red están generando varios cientos de miles de "inmersiones" exteriores que ven el espacio ( aparte de los comentarios ) en brevísimos periodos, habrá que considerar la realidad, ya, de este proyecto, que ha dejado de ser futuro y es un apasionante presente.

Port

Emilio Porta dijo...

Me alegra mucho que hayas regresado a los comentarios en la blogsfera y en mi blog, Alicia. Veo que la entrada te ha gustado y me congratulo por ello. Es una entrada sencilla en la dicotomía que expresa y me interesa de ella, no sólo el contenido, sino la forma de expresarlo, lo que yo creo que es una innovacíón, aunque ya no lo sea tanto, pues veo que ha caido en buena tierra la idea de que un relato no necesariamente se tiene que ajustar a una determinada estructura formal de desarrollo y extensión y compruebe que otros escritores, incluso de nuestro entorno, tengan intención de explorar también en esa línea, algo que me alegra también.

Y es evidente que es bueno que todos revisemos conceptos y palabras, aparentemente claros, pero que luego, en la práctica, no lo están tanto. Yo creo que una labor de crítica conceptual y aplicación de conclusiones a la vida personal es siempre positiva y, si somos escritores, y creemos en la razón crítica, más. Cierto es que no somos ángeles ni seres sobrehumanos y estamos sometidos a sentimentos y pasiones que a veces luchan con nuestra inteligencia de las cosas. Pero la vida es un proceso que, o nos vence, o le vencemos, aunque, normalmente, todo está hecho siempre de continuas y pequeñas victorias y derrotas.
Espero que este nuevo debate nos lleve a la mejor comprensión de las palabras y los hechos. Tú, que eres una buena polemista, ya has hecho tu primera intervención. En fin, que incluso en una entrada de creación, dado que para mí los contenidos en la expresión literaria son básicos, se pueden intercambiar opiniones y apreciaciones. Muchas gracias por tu bonito comentario...y espero que, puestos ya de nuevo a la tarea, no sea el último.

Emilio Porta dijo...

El comentario anterior se refiere a la entrada correspondiente en mi blog paralelo, Página personal de Emilio Porta. Por ello está duplicado aquí - ha sido copiado por error - y en el otro blog, siempre conectado con éste. Como no me gusta mucho tener que borrar respuestas, y hace alguna referencia general de interés, he decidido mantenerlo en los dos espacios.

Port