viernes, 8 de enero de 2010

PUNTOS SUSPENSIVOS

SOBRE POESIA (I)

De vez en cuando me gusta crear polémica. El pasado año publiqué este poema en Tirano Banderas.A veces nos dejamos llevar por conceptos manejados una y otra vez y buscamos ajustar el corsé al cuerpo de la nada. O a un cuerpo con poca salud. Literaria, se entiende. Soy bastante amigo de la libertad. Pero también de la exigencia de calidad en la escritura. Y me encanta la armonía. En algunos libros he escandido los versos de un mismo poema de dos formas diferentes, para demostrar que, en Poesía, lo fundamental es el ritmo. Eso que se ha dicho no se sabe que es pero que, cuando falta, se nota.
Pues eso. Señoras y señores, hagan buena Literatura, buena Poesía. Pero vayan al fondo y dejen que la forma nazca de su conocimiento del lenguaje y de la construcción. No de las formas importadas o copiadas. Los metros clásicos responden a una época. Nosotros respondemos a otra. Salténse las normas, el que sepa como hacerlo, claro. Aqui va un poema que contiene endecásilabos, alejandrinos, versos pares e impares...Pero que yo creo impecable de ritmo. Y lleno de contenido. Espero que alguien me lleve la contraria. Eso espero. Por cierto, también, como ejercicio, he escrito sonetos, décimas (la última en el blog de Valeriano) y formas clásicas. Pero hace tiempo que pienso que el escritor debe conocer la gramática, la sintaxis, la ortografía y también, cómo no, métrica y preceptiva. Esto último, fundamentalmente, como curiosidad. Los escritores - y los buenos lectores - saben cuando alguien conoce el oficio de escribir.Y puede ir más allá de las normas. Yo creo que la ironía de los dos últimos versos de este poema refleja, claramente, mi postura.

PUNTOS SUSPENSIVOS
--------------------------------------------------------------------------------
Combino aposta versos pares e impares.
Por rebelión, capricho de la vida.

¿Codificar la inercia de la huida?
¿Enseñar a la sangre a circular,
a elegir los caminos de regreso y de ida?

Quedaos en las arrugas de la Literatura,
planchad bien los poemas,
y ponedle corbatas a las rimas.

Música del vacío. Estirad las palabras,
para que, exactas, quepan en la nada.

23 comentarios:

Emilio dijo...

Pues si, me gustaría que, el que haga un comentario sobre esta entrada exprese su acuerdo o disconformidad. Es bueno el debate literario. Estoy cansado de leer poemas deleznables que lo único que tienen bien es la medida. También al contrario: esos ya mejor ni mirarlos. Tonterias y mala literatura publicadas en verso blanco. O versos libres que mejor debieran estar encerrados bajo siete llaves. La Poesía no deja de ser un género literario. Puse una vez un ejemplo en otra entrada de la Blogsfera: Igual que un puñado de barro no es arquitectura, un montón de palabras juntas (aunque se las coloque con medida) no son poesía. De este tema hemos hablado largo y tendido mi amigo Enrique Gracia y yo. El dice siempre que, en sus talleres, no pone "deberes" sino que pone un "espejo" y se habla, de discute, para ver contenido y forma. Y mejorarlos. El, que es un gran poeta y cuida ambas cosas, jamás escribe un poema "vacio", gratuito, y seguro que tiene algo que decir al respecto. Un saludo a todos.

Alejandro dijo...

Querido Emilio, no seré yo quien te lleve la contraria. Tamopoco habría sido el primero en llegar a tu cuarto de estar, si no estuviese seguro de lo que digo. Y sólo diré que "Puntos suspensivos" es una lección poética magistral. Quien no sea poeta puebe beber e ilustrarse en la poesía. Así sabrá que al poema que hoy nos regalas no falta nada, quizá sólo el acompañamiento de un laúd para que la belleza goce de todas las caricias, pero eso no ya no es asunto tuyo, sino del saber de otro arte.

Un abrazo fuerte,

Alex

Anónimo dijo...

.

Yo creo que el poeta debe escribir como le sale de dentro, que lógicamente es muy difícil que salga con ritmo. Pero es que también es difícil que sea justo esa la palabra que quiere expresar y es posible que posteriormente encuentre la que necesita. Como también más tarde, releyendo, reposando y volviendo a leer, es posible que desee colocar aquella semicorchea que se había escapado. Se puede escribir sin métrica, sin rima y sin ritmo... Se puede, pero no creo que sea al oído la poesía perfecta.

Encarna Martinez Oliver

Emilio dijo...

Querida Encarna: No adjunto tu poema corregido por ti, porque no se trata de corregir los poemas de los demás, sino de expresar opiniones. Tú dices que te gusta más tu versión...en la que eliminas algunos versos. Es decir, estas hablando de otro poema. Una de las normas que me he impuesto es no admitir en mi blog poemas de un autor corregidos por otro. Sean de quien sean. Cada autor tiene su blog para escribir sus poemas. Y los mails privados para expresar sus deseos de “corrección”.
Y este no es el caso. Lo importante del poema es lo que expongo, que va referido a un modo de pensar y escribir. Dices en tu comentario que, lógicamente, es muy difícil que un poema salga, según nace, con ritmo. No estoy de acuerdo. Yo creo que depende de quien lo escriba. Supongo que a Lope o Quevedo les salían con ritmo, aunque luego tuvieran que retocarlos. Lo que si parece dificil es, sin ningún planteamiento previo, ponerse a escribir un poema... a ver que sale...y con ritmo.
Yo creo en la inspiración. No es un soplo divino. Es una acumulación de conocimientos, experiencia, choque del interior con el exterior, lo que llamamos intuición e idiosincrasia de cada uno para “reaccionar” ante el medio mediante un impulso escrito que puede ser, para unos espontáneo, y para otros más tardío. Lo que me parece que ocurre hoy día es que todo el mundo quiere escribir poesía por narices. E igual que no todo el mundo tiene condiciones para correr cien metros lisos, aunque todos podamos ponernos en la pista, no todo el mundo tiene condiciones para escribir poesía. Por eso es difícil que alguién a quien le “gusta” la poesía, se convierta en un buen poeta por el mero hecho de acudir a un taller. Quien vale para una cosa vale y quien no, pues, desgraciadamente, no. Ah, y respecto a este tema tu dices que se puede escribir (Poesía) sin métrica, sin rima...sin ritmo, aunque no sea al oido la poesía perfecta... Pues mira, sin esto último, no. Sin ritmo no hay poesía. Ni al oido, ni a la vista.
Por lo demás, bienvenida a mi blog. Y gracias por entrar en la polémica. Un saludo con todo afecto.

Emilio dijo...

Querido Alejandro: Siempre ahí. Gracias por tu comentario. En realidad el poema está basado en una opinión. Y expresa una idea respecto a la Literatura en general, y la Poesía en particular. Esta vez no se trataba de poner un poema como ejemplo de mi escritura, sino como un punto de partida para un debate. Por eso he contestado a Encarna, una buena colega en estos afanes, antes que a tí. Porque a ti no te tengo que rebatir, no entras en la batalla. Me tienes acostumbrado al cuerpo a cuerpo, los dos en la primera línea del frente. Gracias por lo que dices y tu apoyo, compañero. Y más hoy, que sabes que estoy recluido con fiebre y sin poder hablar. Escribir...bueno, mientras vea la pantalla..

Anónimo dijo...

Querido Emilio: Ante tanta profundidad voy a hacer un poco de broma. Te aseguro, que yo de planchar sé un rato largo. Pero ¿cómo vamos a planchar bien los poemas si nos quedamos en las arrugas de la literatura?
Y sí, las palabras exactas caben, incluso, donde no hay espacios.

Felicidades. En la lectura del poema, se siente que está creado por el gran poeta que eres.
Un beso.
Mila

Emilio dijo...

Es que, Mila, se se descuida uno al planchar, quema la ropa. Es curioso encontrarse a una persona que escribe tan bien (remito a los compañeros a pasarse por la última entrada de tu blog) y que lo hace como "coser y planchar" (seguro que no es así el refrán pero se parece...) La naturalidad al escribir no es fácil de conseguir, salvo si se nace con ella (nacer a la escritura, se entiende). Me consta que has leído mucho...y eso se nota. Porque para escalar bien una montaña, hay que conocer antes todos los trucos y datos de la escalada. Gracias por tu comentario a mi post. Doy por sentado que estás bastante de acuerdo con lo que en él expreso. Un abrazo.

Anónimo dijo...

"Es peligroso, Emilio, cruzar tu puerta. Pones el pie en el camino y, si no vigilas tus pasos, nunca sabes a dónde te pueden llevar", dijo el sabio Tolkien. Bueno, algo parecido.

Pues eso mismo te digo yo aquí y ahora con el tema de la poesía. Has cruzado tu puerta al escribir: "vayan al fondo y dejen que la forma nazca de su conocimiento del lenguaje y de la construcción. No de las formas importadas o copiadas. Los metros clásicos responden a una época. Nosotros respondemos a otra."

Afirmar esto, así, sin más, es peligroso, sobre todo para los que empiezan. Porque puede llevar al equívoco, a pensar que lo importante en un poema es el contenido, que los metros clásicos están pasados de moda y que hoy todo vale con tal de que el contenido llegue al lector. Falso, nada más falso que esto.

Para los que hemos escrito algunos folios y sabemos del esfuerzo diario con la palabra, esto que dices nos parece acertado en el sentido de que, a veces, el intento de vestir lo que queremos decir con las ropas del clasicismo nos lleva a no decir nada, o casi nada, de lo que teníamos previsto decir. De ahí a la nada hay justo eso, nada.

Pero de lo que no tengo duda y en eso coincido contigo es de que el ritmo es fundamental en el poema, es más puede que el alma del mismo poema, que se pueden y deben transcribir las normas conocidas en búsqueda de la voz propia - las desconocidas no son transgresiones, son simplismos -… y para todo esto hay que conocer lo que otros han conseguido ya, para no repetir, para afinar el piano, o la guitarra, o el instrumentos que estemos tocando

Yo añadiría algo más. La poesía es ritmo y duende, como dijo algún poeta del sur. Y no me preguntes que es eso de duende, eso pregúntaselo a los poetas.

Un abrazo.
Santiago Solano

Emilio dijo...

Antes de leer tu comentario en mi blog te había puesto este comentario en tu entrada en La Nieve:
"Te sigo, Santiago, ya sabes...Por cierto, he hecho una entradita en Escritores en Red...curiosa. Espero que te decantes. Porque, por cierto, el poema dedicado a Mari Carmen y a Alicia incumple - como a mi me gusta - todas las reglas...y ya se que, al igual que yo, las sabes...y te las saltas cuando quieres (vocación de "salteador"). Pero es buena literatura. Misteriosa y sugerente. Así que, espero tu comentario...allí. Esto de la "comunidad" Escritores-La nieve da mucho juego"
Y. como vamos los dos tan rápido, has hecho tu comentario antes de leer el mio, lo que me obliga a hacer esta entrada, que era un previo, y contestar después.
¿Haz lo que digo y no lo que hago?
Antiguo refrán castellano. Se de sobra el escritor que eres. Pero no conviene tener una vara de medir para nosotros y otra para los otros. La vara de medir debe ser siempre la misma. El que empieza puede ser muy bueno...y el que lleva años intentando escribir...un desastre. Se que en el fondo del asunto estamos de acuerdo. Pero yo huyo del "didáctismo". Defiendo a capa y espada mis criterios (subjetivos) sea ante principes o ante mendigos. Es decir. Lo que yo creo, lo creo ante la obra que se presenta, no ante el sujeto que la escribe. Me he llevado grandes sorpresas con los que se inician. Sin ir más lejos te pongo un ejemplo que tú conoces: Gonzalo del Pozo. Desde que empezaba me pareció un extraordinario escritor, un gran poeta. Y se apartaba de todo y de todos en su expresión: jugaba, rompía, ponía prosas cortadas entre los versos...Tenía ese don. El otro día leyó en la Asociación. Y sigue siendo igual de bueno, aunque ahora tenga másobra. Tú y yo conocemos gente que sigue siendo igual de mala por mucha preceptiva que sepa. Y Enrique sabe de esto, de estos también. Por eso me interesa saber su opinión, que espero exprese. Por lo demás, querido amigo, ahí estamos, como siempre, intentando insuflar vida a la palabra e insuflar palabras válidas en medio del silencio. Que tampoco es malo, no creas. De otra forma, sin él, como íbamos a aprender, reconocer quienes somos, donde estamos, nuestros valores, errores y contradicciones. La vida es dinámica, y la vida literaria debe serlo también, pues parte de la primera es. De esto sabes mucho: mira tu obra narrativa. Mírate a ti mismo.
Y mira también a Morfeo de Vetusta.
Has cambiado...pero no tanto. Es lo que le digo a Port muchas veces.

Mari Carmen Azcona dijo...

Yo no tengo bagaje que tenéis vosotros, de hecho, tan sólo he escrito unos pocos poemas con más o menos fortuna, pero estoy completamente de acuerdo contigo Emilio. Una vez que tengo los versos escritos, les doy forma sin alterar el contenido e intento añadirles el ritmo, es la melodía necesaria para dotar a el poema de vida.
Si por ajustarme a una métrica o a unas normas, he de cambiar alguna palabra, que creo que es clave, pierde todo el sentido para mí, el poema queda como tu dices en la nada.

Estos dos últimos versos de tu poema resumen a la perfección lo que creo.
“Música del vacío. Estirad las palabras,
para que, exactas, quepan en la nada.”

Un beso.

Anónimo dijo...

"No saber a donde te pueden llevar tus pasos es algo malo para un ingeniero (sobre todo si está diseñando la estructura de carga de un puente) pero no es malo para un escritor. Yo creo que la libertad siempre es buena, aunque con conocimiento es aún mejor". Me ha gustado la polémica entablada. Yo, al cabo del tiempo, lo único que se es que leo y se lo que me interesa,lo que me parece innovador,lo me dice algo... y lo que es un juego de palabras y no me dice nada o bien ni siquiera sabe ser un juego de palabras. Ni un poema. Hace tiempo que no escribo poesía, que me decanto por el ensayo. Yo creo que, al final, tratamos con palabras. Y con lo que expresamos a través de ellas. Armónicamente en la poesía. Con una determinada cadencia y ritmo en la poesía.
Me encanta vuestra postura porque parte, en ambos, de la necesidad del conocimiento. Realmente esa es la clave: si no se sabe algo...¿qué y cómo se va a contar?
Un abrazo.

David Nihalat

Emilio dijo...

Pues ya será todo perfecto, Mari Carmen, el día que no tengas que buscar el ritmo a posteriori, sino que te nazca en la propia escritura, como el la gaviota que extiende las alas y planea sobre el mar. Me viene bien esto para apuntalar mi teoría: un pato por mucho que sepa de teoría de vuelo dicilmente podrá planear. Hay gaviotas que, desde el primer vuelo, se sostienen. Y con más vuelos son consumadas planeadoras.
Pero no olvides una cosa: nadie nace sabiendo todo. El esfuerzo y el trabajo se recompensan. Eso si, con verdadera vocación, este trabajo es parte de un sueño. A mi me gustaría llegar a las cotas que llegaron Cortazar, o Borges, o Below en narrativa. Y a las cotas de Pessoa o Kavafis en poesía. Pero cada uno es cada uno. Yo sigo mi camino. Aprendí cosas. Unas las recogí. Otras las transformé. Y otras creo que son mías. Adonde se llegue en sociedad no importa mucho. Si importa ver tu obra y decir: he hecho el camino. Y he sido feliz andándolo.
Por eso, si no eres feliz escribiendo, si tienes que ajustarte a un plan férreo que te disgusta o te convierte en quien no eres, no merece la pena. Tanto Santiago como yo estamos felices en el camino. Y ambos creo yo, teníamos un cierto don. Y con la experiencia lo vamos acrecentando.
Pero ni él ni yo hemos dejado de ser nosotros nunca para llegar a una meta. Eso no merece la pena. Porque sólo hay una cosa para un escritor superior a la Literatura: la vida.

Anónimo dijo...

David: contigo ni hablo. Ya nos lo tenemos todo dicho. Un saludo.

Port

Valeriano Franco dijo...

Querido Emilio:
De toda la polémica surgida después de tu poema, me quedo con lo que tú mismo dices en uno de tus comentarios respuesta: "… Por eso, si no eres feliz escribiendo, si tienes que ajustarte a un plan férreo que te disgusta o te convierte en quien no eres, no merece la pena.
... Porque sólo hay una cosa para un escritor superior a la Literatura: la vida".
A mí, hoy por hoy, es lo que interesa. Y como creo que la poesía es ritmo, música, armonía y contenido, en princp, me da igual que sea en verso libre, clásico, en soneto, en verso escandido, en verso blanco, etc. Busco hacer buena poesía, que, no nos engañemos, cuando es buena y eres honesto contigo mismo, te das cuenta si lo es. Cuando termino un poema y me siento en otra galaxia poco me importa todo lo que venga después; lo que he gozado y (sufrido) es lo que me importa. Personalmente ya he dejado atrás, aunque a veces me toca la vena el cuadro clásico. Hoy piso por otros caminos, pero lo que fue, valió la pena, disfruté ,me enriqueció, me obligó a mucho que ahora me sirve.

Tu poema, querido amigo, una maravilla. Lo envidiarían los poetas que tu envidias.
Un abrazo
Valerian

Emilio dijo...

Querido amigo Valerian...(me gusta esa firma, no se si por error, con connotaciones de escritor y aventurero ruso) A mi Rusia y su Literatura y Arte, por cierto, me fascinan...
Tu comentario es de lo que empujan hacia adelante cualquier intento de comunicación entre compañeros. Sinceras gracias por lo que dices, precisamente tú, que tan bien manejas los metros clásicos, y gracias también por tu apoyo a una postura que creo que intenta, simplemente, buscar lo esencial en el hecho literario. Cansados estamos todos, creo, de los adornos inútiles, de la poesía fácil y vacía. Por eso agradezco tu escrito. Porque, además, refleja una postura vital, fundamental en un escritor. Al recoger mi cita favorita de la entrada, recoges mi sentir respecto al modo de caminar. Ese camino al andar, compartiendo, hay que hacerlo acompañados de cosas que nos ilustren, nos hagan profundizar en la existencia y el conocimiento. Que nos muevan no simplemente que nos maquillen y empolven el corazón y la mente. Un abrazo y gracias de nuevo por lo que dices.

Anónimo dijo...

Emilio, se dice "coser y cantar". Lo de coser,la verdad, no es lo mio. Pero en planchar y en cualquier otra tarea relacionada con las labores de la casa, soy especialista; son muchos años de aprendizaje. Estas ocupaciones tienen una gran ventaja: mientras las estás desarrollando, la mente viaja hasta donde queramos. Te aseguro que yo he visitado muchos lugares, algunos ya los he hecho públicos a través de lo que escribo, y otros aún los tengo almacenados para otras ocasiones. ¿Ves? Ser "maruja" tiene sus compensaciones, jajaja.

He vuelto a leer "Puntos suspensivos" ¡¡Me encanta como escribes!!

Un besito.

Mila

Anónimo dijo...

Mila, que lo de "coser y planchar" era una broma mía...cambié el verbo para entrar en tu frase, je, je...Bueno, cortito: gracias por tu apoyo, indicio de amistad...aunque el silencio no sea necesariamente muestra de no amistad, sino de circunstancias...y, por supuesto, la crítica respetuosa y no agresiva siempre será aceptada. No se trata de ganar un combate sino de que, entre golpe y golpe, baile de piernas y observación del contrario todos terminemos boxeando mejor..(qué barbaridad...suena a pegarnos).
Mejor vayamos a "El maestro de esgrima". Con malla y florete todo es más elegante y civilizado. Fíjate, a pesar de mi aparente "anarquismo ideológico" soy un defensor acérrimo de la civilización y el progreso. Las apariencias engañan, para bien y para mal...

Port

Anónimo dijo...

Enhorabuena, Emilio,
Creo que no necesito decirte cuánto me ha alegrado que tu libro CORALES haya gando el premio "Blas de Otero" de este año. Pero´sí necesito decir públicamente qué buen poemario es ése y qué merecido es el reconocimiento que ha obtenido.
Tengo la suerte de haber leído ese libro hace mucho tiempo, poco después de que acabaras de escribirlo y, para mí, es una de tus mejores obras sino la mejor de todas. Para quien aún no lo conozca, y con la explícita intención de incitar a su lectura, diré que se trata en realidad e un único y extenso poema fragmentado que tiene un único tema: la VIDA. Así, con mayúsculas, y abarcando todas la facetas de la existencia no sólo humana, sino planetaria y tal vez universal. Esos corales -animal, vegetal, mineral- son mucho más que una metáfora de las pasiones que mueven a las personas, son una reflexión sobre la causa y la finalidad de la vida en sus aspectos intelectual y biológico. Es un libro rico porque la VIDA es abundante y porque sólo una mirada generosa como la tuya puede ser capaz de ver la exuberancia y la limitación que significa SER. Enhorabuena una vez más, y que CORALES sea todo lo leído que merece.

Montse

Emilio dijo...

Gracias, Montse, aunque has puesto el comentario en la entrada anterior, no importa, porque van unidas y, de hecho, lo del Premio ha hecho un pequeño corte en la entrada debate...Viniendo de tí, no por amistad, sino por conocimiento, estas palabras, tienen todavía mayor valor. Eres una gran lectora y se que no dices lo que dices si no lo sientes y piensas. Y sí, Corales tiene ya algunos años y no lo conocía casi nadie, sólo algunos buenos amigos...y parece que ahora tiene el destino deseado. Muchas gracias...y un beso con todo cariño.

Rosa del Aire dijo...

Como ya ha habido muchos que han expresado una opinión que comparto sobre rimas y ritmo, visto que te han dado un premio por unos versos bien librados.
Te deseo que esas voces "corales"
compitan con los rojos corales
allende los mares.
M. Rosa J.

Emilio dijo...

Gracias, Rosa del Aire, bonito nombre, aunque no se quien está detrás de él...te agradezco tu comentario...he recibido otro prácticamente igual cuando he puesto éste, por lo que no lo he repetido. Es un precioso comentario...que añadir a los puntos suspensivos de la entrada. Me alegra que compartamos opiniones poéticas. Sí, Corales es pura síntesis y ritmo, con un contenido que yo pienso que aporta una reflexión contenida sobre el tiempo y la vida,
Saludos, desconocida dama, aunque, quizás, detrás del seudónimo se encuentre una buena amiga.

Port

Sagrario dijo...

La poesía como decía en su libro "Filosofía y poesía" María Zambrano, vive en rebeldía y grita lo que a otros les parece incoveniente.
Por supuesto , estoy totalmente de acuerdo, lo que importa es la calidad del texto, su belleza, el ritmo, las formas todas para acercarnos a la magia de la poesía,para mi siempre que haya fondo, tenga continente y contenido y arte. Tantas maneras de mirar, tantas voces:Surrealismo, creacionismo, malditismo , románticos, etc... etc...
Poesía vacía es puro artificio, todo lo artificial muere rápido en si mismo.
A las palabras se las mima y se las mece a fuego lento y a veces nace la magia, un poema.

Emilio dijo...

Realmente la Poesía es un género literario. Ni más ni menos. Por lo tanto no es algo "seráfico", ajeno al lenguaje, ajeno al oficio de escritor, como diría Pavese. Los que no lo ven así son, precisamente, los que peor escriben. Prefieren pensar que el poema es una donación de los dioses y que ellos son los destinatarios. Algo de don hay siempre en el buen poeta. Pero lo que llamamos inspiración, que existe, es la mirada. Un golpe que nos lleva a la observación y a la traslación de la sensación al papel o al ordenador luego. Ese golpe, evidentemente, no es trabajo, es una sensación interior e inmediata que se traduce en palabras. Lo malo es que no todos los golpes de inspiración crean buena Poesía. Como en otro lugar dije, igual que un puñado de barro no es arquitectura, un puñado de palabras no es Poesía. Gracias por tu comentario, Sagrario.
Port