martes, 1 de diciembre de 2009

ARCHIVO

Guarda ese pequeño lugar en tu corazón
donde limar el absurdo de los sucesos.
Presérvalo de la mirada del cerebro,
en el azar caliente de los sueños.

Deja su espacio como la habitación propia
donde se guarda el diario íntimo de los deseos.
No abras su puerta a extraños.

Allí duerme un niño que crece y se descrece.
Allí están los juguetes desbaratados y olvidados.
Y las hojas amarilleadas de una primera redacción.
Y allí, en la imaginaria consola de tu mente,
el archivo lleno de apuntes sobre lo imprevisible,
el cheque pagado por vivir,
el recibo por habitar la Tierra.

Guarda, guarda ese pequeño lugar en tu corazón
y no digas nunca que está amueblado
con el paso de la incertidumbre,
ni que esconde la ceniza, resto de la hoguera
de los sentimientos.

No les digas tampoco a los contadores de lo útil
que los cachivaches tienen historia,
que los retratos están vivos,
que los huecos tienen rastros de alma,
que tu casa es de arcilla y terciopelo
y con llaves de aire cierras sus secretos.

29 comentarios:

Emilio dijo...

Han pasado muchas cosas, pasan muchas cosas cada día. Unas buenas, otras menos buenas, unas las esperamos, otras no…y de vez en cuando hay que tomarse un tiempo de reflexión . Todos lo hacemos o deberíamos hacerlo, para intentar no equivocarnos en el futuro respecto a lo que pensamos, hacemos o decimos. Es evidente que deberíamos estar atentos a los signos que la vida nos ofrece. Y no olvidar nunca la necesidad de aprendizaje. Me he refugiado un tiempo en un cierto silencio, como otras veces lo han hecho otros compañeros, primero por trabajo, y después como necesidad de reflexión. Malos momentos para la lírica, dice una canción. Y así es. Es Diciembre. Ese mes aparentemente tan alegre para unos pero, en realidad, tan triste para la mayoría. Diciembre en nuestro hemisferio es un mes frío, que hiela por dentro y por fuera.
No son las Navidades mi época favorita. Pienso en la gente que no tiene nada, en las personas que están solas sin querer estarlo, en la falsa alegría de estas fiestas, salvo para los niños, que poco saben de la vida. Y aún así, no para todos los niños.
Hoy es 1 de Diciembre y he querido contestaros a todos con una renovación de ofrecimiento de amistad y afecto a los componentes de esta casa de palabras, desde mi blog, que es mi habitación en el aire. Lo hago con esta entrada, un poema publicado hace tres años en mi libro Diario Despertar. Un poema que, además, gracias a la generosidad de varios buenos amigos, está en You Tube.
Hoy voy a dejar constancia de este ARCHIVO personal en letra impresa en la red. Por si, como dice Enrique Gracia, alguien lo lee y piensa que, al fin y al cabo, no somos tan distintos”

Anónimo dijo...

Es el corazón ánima que se despereza.
Día a día hemos de animarle a seguir.
Día a día se nos va algo de él que prestamos a los mejores amigos.
Un niño nos sonríe y recuperamos la entereza,
nos regala un cuadro vacío que hemos de llenar,
y de nuevo comenzamos con un corazón nuevo.
El alma es algo inútil, si no hay corazón por medio.
Es como un fantasma, sin materia e inexistente.
Yo quiero esa sonrisa de infante, guardarla en mi memoria,
y repartirla con vosotros.
No importa tu nombre: Emilio, Carlos, Javier...
Todos tenéis ese trozo de corazón perdido en alguien querido, no muy lejano.
Dejadlo ahí, donde, vuestra alegría ha quedado adherida,
donde está algo de mí, algo vuestro.
La navidad es algo que inventamos para recordar a los que dimos ese trozo de alma y se fueron.
Mirar esa silla vacía y que el corazón llore, no es tan malo.
Nos recuerda lo único de humano que hay en nosotros: el amor
El amor a todos y a vosotros, amigos.

Perdonad, pero el poema me ha hecho escribir estas líneas.
Salvador Ramís.

Emilio dijo...

Precioso, Salvador. El poema te ha hecho escribir otro poema. Un texto rico en forma, y más rico, si cabe, con toda su belleza, en fondo. Y el fondo es precisamente ese: vivir en paz y en armonía, perdonar, si algo hubiera que perdonar, y amar a quien lo necesita de una forma solidaria. Bonito el símbolo de la Navidad, entonces, y bonito el símbolo del alma que no puede ser un concepto vacio. A lo mejor la Navidad, en vez de un tiempo de escape y de fiestas, debería ser un tiempo de recapitulación y reflexión, un tiempo para hacer mejores las relaciones humanas, tan difíciles a veces y tan fáciles otras. Con tu texto has demostrado un alto sentido de la vida y de la amistad. Un fuerte abrazo y gracias por seguir acercándote a mi página, nuestras páginas.

Anónimo dijo...

Me alegro de que vuelvas a asomarte a tu ventana, ese lugar donde todos tenemos fija la mirada, con este poema maravilloso que ya conocía. Emilio,los momentos de reflexión son buenos, siempre que las conclusiones que saquemos de nuestros silencios no nos lleven a la depresión o al desánimo. Diciembre ha comenzado extremadamente frio; el año se acaba, y vuelta a empezar. Pronto llegarán las navidades y con ellas las compras innecerias, esclavas de todos y que, sin embargo, ninguno sabemos excluir de nuestros planes, aunque en mi caso seria una liberación. Ésa es la dinámica dibujada que tenemos en los paises desarrollados, a pesar de que, a la mayoría, no nos sea indiferente la pobreza que padecen los seres humanos del tercer mundo. A mi, las fechas que se avecinan me entristecen especialmente, además de producirme nostálgia de tiempos más felices: la infancia y la adolescencia, etapas de la vida en la que si existen los problemas en el mundo, no se ven del mismo color. Como verás, hoy tengo un día bajo. Espero verte pronto y que ese día "la altura" haya variado en ascendente.

Un beso.

Mila

Anónimo dijo...

Destaco de tu comentario, Mila, estas palabras, hablan por si solas: "Ésa es la dinámica dibujada que tenemos en los paises desarrollados, a pesar de que, a la mayoría, no nos sea indiferente la pobreza que padecen los seres humanos del tercer mundo. A mi, las fechas que se avecinan me entristecen especialmente, además de producirme nostálgia de tiempos más felices: la infancia y la adolescencia, etapas de la vida en la que si existen los problemas en el mundo, no se ven del mismo color". No podría resumir mejor lo que yo también siento. Quizás este comienzo extremadamente frío nos haga sentir más el invierno interior. Pero es cierto que, por la razón que sea, este comienzo del invierno no está siendo una buena época. Quizás es que la Humanidad - y nosotros con ella - tengamos que revisar algunas cosas. Una vida más profunda en las actitudes y menos superficial en las costumbres. Un beso, Mila, ya veo que el frío ha llegado de improviso y nos ha pillado un poco desprevenidos.

Port

Alicia dijo...

Emilio, me gustó en su día este poema pero realmente me vengo abajo al acercarme a él. Voy a escribir todos seguidos los verbos del mismo, que por cierto no lo he leído, lo he vuelto a escuchar de tu voz una vez más gracias a Enrique: guardar, preservar, cerrar, callar.

A veces pensamos que hay que utilizar todas esas acciones simplemente por salud mental y pasar página. Yo pienso que actuar así puede convertirse en una huida. Sin embargo fíjate que yo pienso que al final lo que ayuda a curar las heridas del alma o a que no aparezcan, es mostrar los sentimientos, expresar las emociones, abrir el corazón y gritar a los cuatro vientos lo qué queremos, y a quién queremos a cambio de nada y sin pagar ningún peaje.

Con el paso de los años creo que a veces a causa de dar muchas vueltas a unos acontecimientos nos perdemos otros que puedan ser más enriquecedores y que están sucediendo sin ser consciente de ello. Es cómo estar sentado en una parada de autobús y no llegar a coger ninguno. Al final se termina el servicio y nos toca volver andando y además en la oscuridad. Así, lógicamente, cunde el desánimo.

Voy a acabar con la frase que nos ha regalado un compañero cómo definición de este mes de diciembre: “un adiós de bienvenida” ¿No es precioso?

Emilio, yo abriría ese archivo y tiraría la llave.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

MI sombrero lleva barriendo el suelo un buen rato en honor a tu poema, mientras sigo doblando el espinazo.
Gracias.
Enrique

Emilio dijo...

No se que quieres decir, Alicia, con "me gustó en su día pero ahora me vengo abajo al acercarme a este poema", de hecho pusiste el video también en La nieve y yo te lo agradecí muchísimo y tampoco entiendo que lo hayas vuelto a escuchar pero no a leer, puesto que precisamente, esta vez, lo he puesto para que se lea...Tampoco entiendo lo de la huida...En realidad, querida Alicia, no entiendo muy bien tu comentario en el que hay algunas contradicciones.
Es más creo que tu texto, que es magnífico por otro lado, no tiene demasíado que ver con el poema. Prácticamente nada. Tiene que ver con la frase que yo digo en el comentario de pasar página. Pues claro, Alicia, claro, estamos pasando pàgina cada día. Es imposible quedarse anclados en el ayer o vivir en el futuro que todavía no existe. Y , aúnque a mi me guste decir que mezclamos todo, de hecho es así, pero en la memoria, no en el día a día. En cuánto al autobús, me he pasado la vida viajando, cogiendo autobuses. Ahora el que compartimos todos es este blog y a él me asomo para vivirlo intensamente. Lo del frío...pues no me dirás que no hace un tiempo de perros...y por lo que se por los partes meteorológicos, en el País Vasco más...Dicho todo esto pues como que tu comentario me sirve también de reflexión y yo, ahora, por lo del invierno quizás, prefiero recogerme un poco y pensar más que actuar.
Y sí, un adiós de bienvenida es precioso.
En cuánto a la llave...tú la tirarías, por eso eres tú, pero yo no. Un beso.

Port

Ah, sólo de pasada te diré que he puesto Archivo porque me parece un poema en el que volvemos a nuestro ser profundo, ese que empezó en la infancia, continuó en la adolescencia y sigue en el presente. No porque no tenga muchos otros poemas. De hecho tengo tantos inéditos que podría poner uno cada día en el blog ( con perdón) durante el resto de mi vida, si ésta fuera larga. Pero no es cuestión, de verdad, de hacer demostraciones. Por lo menos, en este caso, no era esa mi intención.

Emilio dijo...

Querido Enrique...gracias porque se lo que significan, dichas por ti, esas palabras. Te conozco muy bien y se cuando haces un cumplido y cuando vas más allá. Siempre has ido, conmigo, a ese más allá, quizás porque hemos compartido muchas idas y venidas, opiniones, justicias mayores del reino o las más de las veces injusticias, ya sabes. Pero lo importante es que, con comentario o sin comentario, tú - y todos los que me conocen - sabes, sabeís, mi opinión de ti como escritor. Y como amigo. Ahora tu sombrero, como en la canción, pòntelo. Que el frío ese del que tanto hemos hablado no te hiele las ideas...ya que una de las dos Españas - o ambas - nos siguen helando el corazón.
Un abrazo.

Francisco Latorre dijo...

Emilio,
lo expresé hace algún tiempo,
espero, ese aura de saber
prenda en nuestro corazón,
satélites, en torno a tu talento.
La luz de ese sol, nos enseña
que solo hay un camino,
no, el de la reflexión,
sino el camino compasivo,
que nos marca el corazón.

Yo por mi parte y,
desde hace algún tiempo,
como decía, ya sabes quien,
no siento mas dicha,
que la de aprender.

En ese, tu Diario, se refleja claramente lo que estoy diciendo.

¡Ah!, La realidad, esa, por la que tan puerilmente pasamos...,
ser conscientes; ese, es el secreto.
El secreto, del despertar.

Sobre tu Diario despertar:
Que grande es tu talento.
Sabes; no soy de sueños...,
en fin, mira tu bandeja,
en la nieve,
ahí te lo comento.

Emilio dijo...

Me encantó asistir a Poetas en Vivo y así tener ocasión de conocerte y entregarte en mano, en vez de a través de Enrique como habíamos quedado, el libro que me pediste. Veo que lo has leído y te agradezco mucho tu valoración aunque ya sabes que coincido con Pessoa en su pensamiento al comienzo de su poema Tabacaría: nada somos, aparte de tener todos los sueños dentro de nosotros, sueños difíciles de cumplir, sobre todo cuando el mayor, la perdurabilidad, es imposible...triste destino para el que no puede creer en etéreas permanencias. Por eso es buena la esperanza mayor y me conforta que haya personas como tú que tengan esa fe difusa en una vida general que no acaba aqui...y esa fe concreta en la propia vida presente que, esa sí, es tan necesaria para seguir adelante. Textos y apreciaciones como la tuya - qué bonito lo que dices, Francisco - empujan la nave incluso contra el viento hostil...y es que, ¿qué no es hostil si piensas un poco en esta época?. Bueno, la amistad y el afecto de los que van en la nave y luchan contra el viento. Y esos buenos ratos compartidos de alegría y resurrección en cada instante. Resurrección aquí y ahora, por supuesto.

Santiago Solano dijo...

Emilio es hora ya de doblarse ante las adversidades; sólo eso, partirse no. Es más fácil que resistir, así, con toda la cara por delante, que se rompe, se agrieta, se rasga...
Tu poema, oído y leído, ha sido asimilado; e igual que con otros escritores a los que admiro he preparado en tu honor un Solano/Porta que he publicado en mi blog. Espero estar a la altura que te mereces, haber captado el latido de tu verso, haber sabido también transmitirlo.
Sepas que nuestros cominos no son varios, son uno, y aquí estamos todos.
Ánimo, contigo, a tu lado, dando tus mismos pasos, acompañándote.

Creo.

Francisco Latorre dijo...

Emilio,
soy uno más,
en este mundo intransigente.

Eso sí,
reconozco al sabio
nada mas verle;
a tu lado, todos
saldremos ganando.

A una persona así,
poco puedo ofrecerle:
mi amistad;
cuenta con ella,
siempre.

Anónimo dijo...

Lo que pienso de tu escrito Solano/Porta ya lo digo en el comentario que he escrito en tu blog. Aquí sólo reiterarte las gracias y señalar que me hace feliz cómo has captado la esencia y arquitectura interior del poema, y me hace más feliz todavía saber que lo que dice Archivo lo has vivenciado tú, y probablemente alguno más de nosotros, a lo largo de nuestras vidas cruzadas, que diría Raymond Carver.
Y sí, seamos como los juncos, que resisten más que los árboles de troncos centenarios la arremetida del viento. Porque el junco se dobla, pero nunca cae.
Gracias, Santiago, por todo.

Port

Anónimo dijo...

Todos somos uno más, Francisco. Así se ha ido haciendo el mundo: uno más uno, más uno, más uno...más muchos. Y, a pesar de la necesidad de soledad para crear, sin embargo es necesaría la unión para avanzar. Piensa qué sería de nosotros si alguien no hubiera inventado la electricidad, si alguien no hubiera inventado la tinta, y el papel, y la imprenta...Es más, qué sería de nosotros sin los investigadores, médicos, ciéntificos, que sería de ti y de mí sin el que planta cereal, sin el que lo muele, sin el que fabrica el pan, sin el que conduce un transporte publico...no seriamos nada. Nuestros escritos no serian nada, ni siquiera, posiblemente, habría tales escritos. Me persique la sensación continua de que todos debemos mucho más al que pone un ladrillo que al que escribe un libro, siendo, como es, todo necesario. Por eso creo en la poesía, la Literatura, no como mero adorno y expresión individual, sino como vehiculo de conocimiento y reflexión. Por eso creo que el mayor reconocimiento que puede tener el que escribe es saber que algo de lo que hace es compartido, ayuda a vivir. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Port

Mari Carmen dijo...

Emilio, espléndido poema para comenzar el mes de Diciembre, que mejor manera que hacerlo que juntos y con buena literatura.

Todos tenemos un archivo, en el que el cerebro se encarga de registrar recuerdos, los tamiza pasándolos por el corazón y mezclándolos con olores, colores, sensaciones...los almacena en el alma.
Es la línea del tiempo escrita por vida del ayer, del hoy...y de lo que vendrá mañana.
Es un álbum de recuerdos estáticos en el tiempo, pero vivos en nuestro corazón.
Es un diario donde guardamos una parcela personal para nuestros secretos.
Es un lugar edificado con adobes de besos, con vigas de ilusiones y con tejas de deseos, Es un lugar donde habitan pedacitos de corazón de las personas que quisimos, que queremos y que querremos.

Un beso y gracias por el poema.

Ya que hemos conseguido pasar el mes de Noviembre y pasaremos el Diciembre...como siempre cuento con Alex.
Alex, estoy pensando que este mes para alegrar a nuestros amigos, quizás tengamos que recurrir a alguna botella de aguardadiente de tu amigo Clemente.
Mira a ver si encuentras alguna, para repartir un poco de agua de vida entre todos y poder calentar el animo...en tu blog dió resultado.

Un beso a todos.

Anónimo dijo...

Si, si, Mari Carmen, agua ardiente, agua de vida...¿pero tu te has creído lo de Clemente?. Eso dice Alex, una "historia verdadera" pero no se, no se...tiene tanta imaginación. Será bueno para el frío y el corazón pero me puede dejar el estómago ( mi parte débil) hecho fosfatina...Lo que me deja el resto del cuerpo y mente muy bien es tu precioso comentario. Eso es hacer grupo...todos arriba y que el invierno nos caliente...Es una buena idea: pensar que estamos, por ejemplo, en Australia, como nuestro amigo David, que creo que se pasa el último mes del año al sol y bañandose en la playa de Glenelch, al lado de Adelaida. Cómo es el planeta: en las antípodas ahora es pleno verano y van en pantalón corto y T-shirt. ¿Sabes que el Sur de Australia es exactamente la parte de la Tierra opuesta al Norte de España?. Así que ya sabes...a cavar un poquito y te encuentras con David. No creo que el se quiera venir para acá en Navidades. Un beso. Gracias por el coment.

Port

Francisco Latorre dijo...

Emilio, me viene a la memoria una canción de Roberto Carlos, que sintetiza, mi posición en torno al progreso:

Yo no estoy contra el progreso si existiera un buen consenso; 
Errores no corrigen otros, eso es lo que pienso.
y ballenas desapareciendo por falta de escrúpulos comerciales...

Después de la llegada a la luna en el 69, se hablaba mucho, se decía, en el 2000 viviremos en Marte y, cosas por el estilo..
Recuerdo también, en los albores de la informática, que rapidez, que velocidad, aumentando constantemente la velocidad en los microprocesadores, velocidad estancada últimamente.
Hay una limitación, en todo "progreso Científico-material" y todos lo sabemos, o deberíamos saberlo. Y si corremos tanto, para llegar a la meta, lo único que conseguiremos, es perdernos el paisaje, ese maravilloso paisaje, que siempre está ahí, para que podamos disfrutar de él.

Antaño, cuando cogía el coche para salir de viaje, en mi mente solo estaba el destino; ese constante ansia, por llegar a la meta...
Reconozcamos de una vez; la meta siempre estará en el mismo sitio.
Hoy, veo las olimpiadas; a los atletas, intentando superar el récord en cada carrera, en natación lo mismo y, fíjate hablan de centésimas de segundos; ¡por favor!, me parece que hemos perdido el norte...

Creo recordar, nuestro amigo Enrique Gracia, lo expresaba muy bien en uno de sus versos: ningún progreso, a costa de sufrimientos.

La moraleja que saco de todo esto; el progreso debería ser secundario, lo primordial es el bienestar, el bienestar de todos.
Cuando sobren energías recursos y demás, adelante con el progreso. Pero, no lo olvidemos, lo esencial, es la humanidad y su bienestar actual, no el quimérico, en función de un, no sabemos cual, futuro gran descubrimiento.

Un abrazo.
Francisco

Francisco Latorre dijo...

Emilio, disculpa la duplicidad. Solo quería decir una cosa más. Estoy totalmente de acuerdo contigo. No hay construcción que valga, sin poner un ladrillo. Ayer se lo comentaba a mi madre: si fuéramos conscientes; si nos diéramos cuenta de lo que hay detrás de cada alimento..., en fin, apreciaríamos más a los demás. Puede que llegue el día que nos demos cuenta y, ésta, es la única esperanza que me queda.
Ni yo; ni no-yo; todos somos, uno y el mismo Ser. Pero, el espacio y el tiempo nos condiciona; y el Ser, se manifiesta de esta manera.

Emilio dijo...

Nos iremos dando cuenta, desgraciadamente, por las buenas o por las menos buenas. Esta sociedad está inflada y los cimientos hay que revisarlos. Supongo que Äfrica - ahora mismo hay alimentos para nadie pase hambre en el mundo - dejará de ser un campo de experimentación y de miseria el día que se pongan las bases culturales y de infraestructuras para que salga del abismo. Lo malo es que, mientras, todos estamos asomándonos a él. Occidente hizo mal la colonización y ha hecho peor la salida. Algún día nos daremos cuenta, no nosotros, pero si futuras generaciones, de que no supimos ver la necesidad de compartir y educar, en vez de olvidar y cerrar los ojos a lo que pasaba. Si la ONU y la UNESCO y los gobiernos de las grandes potencias no quieren ver - apoyados por una sociedad del "bienestar" que no ve más allá - es dificil encontrar soluciones. Poco podemos hacer nosotros. Pero al menos mantengamos una actitud.

Anónimo dijo...

Parece comprobado que en la mayoría de los casos confiar secretos a alguien nos convierte en su esclavo. Antes de irnos, mientras estemos, debemos archivar muchos recuerdos, dudas, experiencias...Cierto es que en el fondo de todo corazón hay secretos ocultos que tan solo el amor nos hace revelar.Ese amor que puede ser traicionero y llevarnos al arrepentimiento y a la falta de fe para volver a amar. A pesar de todo, en mi opinión, nunca se debe cerrar la puerta de nuestro interior (no digo de todo nuestro interior), si bien, se debe tener mucha cautela y preguntar dos veces antes de abrirla. Y si ya sabes que el que llama ha sido ingrato entonces cierra la cancela con candado. Porque en eso el Hombre, genéricamente hablando. Siempre tropieza con la misma piedra y no dos o tres veces sino más. Algunos dirán: es que ud. señora no sabe que manda más el corazón que la cabeza. Y yo comprendo que esto ocurra pero es un suicidio. Un problema de baja autoestima que tal vez esté contenido en el archivo histórico de la infancia. A ese, en lo malo, habría que convertirle en cenizas. Bueno y así, con todos los demás, más o menos, históricos. Si fuesemos servidores nos sobraría con un back-up. Es decir, desechar toda la información de nuestro sistema informatológico-mental. Luego reseteemos nuestro ordenador-cerebral, nuestro organismo limpio de virus funcionaría fenomenal. Pero ¡ojo! no destruyamos los archivos que contienen nuestros sueños, nuestra historia feliz y la esperanza de un futuro mejor.
Pues sí ¿y qué tal el tiempo? ¡Claro que es Diciembre! Se aproxima Navidad sinónimo de: Calor/Frío. Eso es para mi la Navidad.No me extiendo más.
Magnífica entrada. Le felicito.
Yo soy tan solo un proyecto de escritora de allende los mares, dónde aún tenemos las huellas del Prestige.
Silvia de Querol y Sorribes.

Anónimo dijo...

No cabe duda que este poema y su nombre "Archivo" está dando para mucho. Es una metáfora de la memoria, sin duda eso ha sido captado por todos los lectores. Y bien es cierto que parece que no todos los recuerdos de nuestra vida tienen por qué ser archivados. Entre los comentarios ha habido sugerencias de todo tipo. Unos quieren dejar los archivos abiertos, otros cerrarlos con llave, algunos dejar la llave a mano, otros tirar la llave...Sin duda el ser humano es múltiple. El magnífico comentario literario de Silvia de Querol,a la que agradezco la valoración de mi poema, nos lleva, además, a la inclusión de la informática, que es el modo más actual de guardar las cosas en otro tipo de memoria. Y sí: con la informática hay que tener mucha cautela por eso es bueno, algunas veces, poner filtros antes de publicar nada. A mi me pasó una vez: tuve que anular todos los comentarios de una entrada porque alguién, abusando de mi confianza, rompió las reglas del juego y puso un comentario que fue el comienzo de una larga serie de incidentes que llevaron a un nuevo planteamiento. Aún así siempre he querido dar nuevas oportunidades a la vida y es posible que, algún día, vuelva a quitar el filtro, ya que quizás no llegue a ser necesario. Por lo demás... gracias a todos por los comentarios. Este Archivo está dando bastante desarrollo.
Un saludo, Silvia.

Anónimo dijo...

Querido Emilio: He visto que presentasteis el libro Atmósferas de vuestra Asociación en Arroyo de la Miel, el viernes pasado. Estuve a punto de acercarme, por curiosidad, ya que, además de tu blog, de vez en cuando veo leo vuestras colaboraciones en general. Pero al final me quedé en Málaga pues no imaginaba que tu vendrías pues de otra forma me habráis avisado. De tu poema ya lo había visto en You Tube. Es bueno, nos vale a todos un poco, ¿eh?.
Un abrazo

Jose Antonio

Emilio dijo...

Pues si, Jose Antonio, hubiera sido una buena oportunidad para bajar y vernos, pero no pudo ser...este mes pasado he tenido, prácticamente cada día, un acto en la AEAE o en el Jurado de Teatro aficionado del que formo parte. La verdad es que, por las referencias, la presentación del libro fue un éxito y, pensándolo bien, hubiera sido estupendo que te hubieras acercado y encontrarnos...¿hace ya como tres años que no nos vemos, no?. Un fuerte abrazo, old friend.

Alejandro dijo...

Querido Emilio, de ninguna manera quería yo que se "apartara" este archivo tuyo en el desván de la nada sin mi aportilla, que seguro -por tardío con el peso de los aniversarios- ya no llegará a su destino, pero no importa. Aquí podría aprovechar cualquiera de tus frases magistrales, dejarte a tí como lo grande que eres y quedar yo "divinamente", que se dice en los lares del dicho popular. Pero no. Sólo quiero rememorar las emociones, los sentimientos y las necesidades que me ha proporcionado, otra vez, tu poema. Esa intimidad que urge, esa manera de guardar lo propio para alguna vez llegue a los demás, no solo muestra la categoría de la literatura de verdad, tejida palabra a palabra, también propone un comportamiento en el laborar del comunicador.

Un abrazo, querido amigo, y mi brazo para lo que necesites.

Alex

Alejandro dijo...

Con tu permido, Emilio.
Hola Mari Carmen, claro que cuentas conmigo para lo que necesites. Para cruzar el Nervión, también. (Bajará frio ¿verdad?)
He buscado en mis recuerdos y sólo he encontrado botellas vacias de aguerdiente; cascos llenos de evocaciones servidas por el protagonista del cuento. Ahora están prohibidas esas destilaciones, pero aún me queda para algunos tragos y alegrar la vida a la peña, cuando sea menester, cuando tú quieras. Si se nos termina, ya conseguiremos más. No te preocupes.

Besos

Alex

Emilio dijo...

Ya sabes, Alex, que en las botellas vacías viajan mejor los mensajes, así que quizás sea esta la razón por la que la entrada de "Archivo" sigue abierta, entre otras cosas gracias a ti, pese a haber sido sobrepasada cronológica y contextualmente. Y sí, la verdad es que sin un comentario tuyo en los "posts" parece que los apartados estén incompletos. Nos tienes mal acostumbrados. Ahora ya no es el caso. Supongo que Mari Carmen te contestará también antes o después de este "puente" tan majo que nos ha caído por arte de magia, bueno por arte de la conjunción de Iglesia, tradición y Estado y que espero nos sirva para poner en orden algunos desperfectos vitales que la falta de tiempo y alguna circunstancia más nos producen. Supongo que, si estás bien, como dices, aprovecharás, como intento yo hacer, para organizar un poco estos "dichosos" (mira se puede aplicar el términos en sus variadas acepciones) días que se avecinan. A ver si nos visitan sin más contratiempos los camellitos de los "reyes" y vuelven por su legendario camino de regreso a sus tierras mágicas... que es la señal de que este maremagnum festivo y turronero, la mayoría de las veces vacío de contenido y sobrado de forma, se ha pasado. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Querido Porty Phaton,

Parecés un bello orfebre de las palabras y los sentimientos where a file is not a simple file, you know?

Me agrada infinito ver cómo retuerces los versos para dar con una escultura bien labrada, maciza e íntegra. Donde la última estrofa te invita a leer de nuevo la primera, y reencontrar en la memoria many files in our hearts.
As many friends have told you before, it´s a pleasure to read and learn from you. Thanks for writing such a file and share with us.

Anónimo dijo...

My dear dutch friend: Te escribo medio en inglés, medio en español, ya que se que te manejas a medias en ambos idiomas, bien en los dos, pese a tu origen holandés. So, thanks for your coments, even without your signature, I know who you are...and I love to answer in both languages too. Since I was living in England, I love english too and I think I can manage well with it. Te agradezco mucho tus palabras y la calidad literaria del comentario. En ambos idiomas.
Mi más sincero afecto.

Port

"Where a file is not a simple file..." Nice. Gracias.