miércoles, 18 de noviembre de 2009

Noviembre

"Tiempo de tormenta. El viento hace bambolear los mástiles en que se asientan las velas de este barco, cada vez más saboteado. La madera cruje y, realmente, esta vez no sabemos si el barco puede zozobrar. Se inclina de costado, se hunde de proa, se levanta de popa...y viceversa...mientras yo no se si echarme a nadar o quedarme sujeto a las cuerdas que he agarrado por el hueco desde el que se accede a cubierta. Son sogas en un estado lamentable pero me hacen avio, es decir, me sujetan. No quiero salir de mi camarote, a pesar de que hay voces que me insisten en que me mueva y salga al exterior. Me convierto en invisible, me escondo, hago como si no oyera. Y el caso es que el barco se hunde y resurge a cada minuto como si fuera a incrustarse en la profundidad de las simas oceánicas y, en el último momento, un soplo, surgido de no se sabe donde, lo elevara sobre las olas y le permitiera sostenerse sobre las amenazas de este oceáno gris de Noviembre. Mientras, sigo aquí, sin saber si subir o bajar, permanecer inmóvil, o hacer un supremo esfuerzo y trasladarme a la superficie para así, al menos, respirar el aire final de la tarde y encontrar un espacio de esperanza entre las nubes"

Atom Reilly


62 comentarios:

Emilio dijo...

Atom Reilly es un personaje que viaja a lo largo de los doce meses del año. Cada una de sus travesías tiene un destino y un mes diferente. Aunque es un viajero extraño. Viaja con la mente por encima de la cotidianidad. La mayoría de las veces va de la tierra a la luna y se mueve por el aire. Pero otras veces surca mares procelosos. Atom Reilly lleva un un diario de navegación algo caótico, está más lleno de pensamientos que de geometría, y combina palabras y silencios que se pueden leer. Hace tiempo que sabe que los marineros no pueden estar sujetos a nada concreto. Aún así no aprende y se embarca, de vez en cuando, en barcos de madera antigüa o de cristal. Frágiles sin duda. Barcos, eso sí, con buenos navegantes. En ocasiones, sin embargo, como en este viaje de Noviembre, la tempestad le pilla desprevenido. Y el oleaje es demasiado fuerte incluso para la mejor tripulación.

Anónimo dijo...

"Santorini o Thirá le debe mucho a la devastación de la madre naturaleza, su fisonomía escarpada, con impresionantes barrancos sobre el mar desde los que se divisan majestuosas puestas del sol, balcones desde donde alzar el brazo y tocar las estrellas.
Con las cenizas de la primera explosión guardó un tesoro en su interior, queriendo rescatarlo del paso de tiempo. Guardó el legado de una civilización perdida como la minoica...para muchos, firme candidata a ser el perdido reino de la Antartida"

(Transcrito de un comentario en La Nieve, revista de Literatura, escrito por una viajera. Ese viaje, realizado en un mes diferente a Noviembre, me ha hecho pensar que si Atom Reilly, en medio de la tempestad, hubiera podido alzar el brazo para intentar coger las estrellas, seguramente el viento se habría calmado y la nave hubiera podido llegar a buen puerto. Nunca lo sabremos... porque Atom Reilly seguirá en su libro y no está publicado. Sin embargo si podemos sacar una conclusión de este juego: es lo que tienen la amistad y el compañerismo, el viaje de uno le puede valer a otro. Aunque sean personajes inventados. Que a mi, sinceramente, me da igual. Lo de la realidad o la invención. Al fin y al cabo, no sólo nos inventamos la vida muchas veces, sino incluso a nosotros mismos).

Port

Anónimo dijo...

Estimado Emilio:
Seguramente Noviembre en Andalucia no sea lo mismo que en Madrid o en el Mar del Norte, que supongo que es por donde viaja tu personaje. La verdad es que parece que este mes, el mes de los Escorpiones, es un mes de transición al invierno y al frio...!lo que nos queda todavía para el verano!. Lo cierto es que en Málaga no lo llevamos tan mal, como supongo ocurre en general en el Sur y en Levante, aunque este año el tiempo está siendo agradable en general, ¿no?. Yo sólo puedo ofrecerte, como siempre, que te vengas por aquí, si puedes. Prometo dejarte sólo en la buhardilla con tus personajes y tu inventario personal. Yo mientras ya sabes, un paseíto por el Puerto y una buena charla si la necesitas. Un abrazo de tu amigo

Jose Antonio

Emilio dijo...

!Qué bien me conoces Jose, a pesar de los años que hace que no compartimos la realidad diaria! Ya sabes, sin embargo, que soy un poco como mis personajes y que, cuando tengo problemas "irresolubles" (que no es el caso, no te asustes) es mejor dejarme a mi aire. Afortunadamente tengo buenos amigos, sin ir más lejos, mis compañeros de Escritores en Red...no te preocupes, yo suelo mezclar un poco todo... "Mi noviembre" ha tenido también buenos momentos, sin duda. Como sabes, en esta ciudad, tan magnífica a veces y tan inhóspita otras, no hay mar...así que dificilmente se puede naufragar. Y te repito lo de siempre: un fin de semana "bajaré" a pasarlo contigo en "Benal" pero ahora, por montones de razones, me es muy dificil, prácticamente imposible. Recibe tú también un fuerte abrazo. Da recuerdos a Marta.

Anónimo dijo...

Mientras te bajas a la buhardilla de la ciudad de la biznaga, ya sabes que en un rincón de las Alamedas del Duque de Osuna tienes plato y mantel, confidencia y poemas, tiempo y sosiego (a pesar del humo de algún cigarrillo canalla)
Es este un lugar de corazón amigo donde reposar de las iras de un noviembre tempestuoso e inhóspito (aunque parezca casi de mentiroso verano)
Das mucho a los amigos pero los aprovechas poco. Y eso no está nada bien, querido, nada bien.
Tengo plano del tesoro y horizontes que compartir contigo en esta singladura.
Un abrazo grande del pirata tuerto.
Ed Robinson

Soledad Serrano dijo...

Emilio, todos viajamos en barcos que no sé cómo alcanzan alguna que otra vez algún puerto. Siempre que compro billetes para embarcar sin saber por qué me encuentro en una isla que no era la yo deseaba, la tripulación es extraña, no habla mi idioma... La mayor parte de las veces navego y navego sin saber si llegaré o no. ¿Cuál es el destino? Si por lo menos tú vas a bordo, ya es un consuelo. Te quiere, sol

Alejandro dijo...

Querido Emilio, tu Noviembre, el que firma Atom Reilly (no confundir con Tom Reilly, experto comunicador y ejecutivo de ventas)es un noviembre profundo, coyuntural, que invita al análisis, de texto y de la psiquis. El autor "enchufa" su cámara de contar con un plural en orimera persona. Muy bien, no está solo. Sin embargo, inmediatamente, sólo se ve una primera persona, singular, en medio de un barco zozobrante que navega en un mundo incierto. Me preocupa ese personaje sólo ante el peligro. ¿Quién le ha abandonado y por qué? ¿Tan despiadados son sus amigos, que se han ido sin pagar el pincho de tortilla? El personaje no ha podido poner la nave en marcha él sólo. ¿Dónde está el resto de la tripulación? A veces los marineros no están solos, se sientes solos; se aislan del mundo que les rodea y, desesperados, no quieren agarrarse al cabo salvador. No sé. Son demasiadas preguntas para que las responda un práctico avezado o un grumete inexperto, en un noviembre huidizo, de muertes y ánimas, en cuyas mazmorras puede perecer el primero que llegue, igual que de ellas puede librarse el último en salir. No se trata de ser inteligente sino listo. A lo mejor, a lo peor -como se quiera- tenemos que seguir el lema de Tom Reilly (no Atom Reilly): "Agregar valor, no costo..." Pon todo el valor posible en la vida de tu personaje para que sobreviva sin costos, sin peajes, sin miedos ni amarguras.

Amigo Emilio, esta entrada, como todas las tuyas, va a revalorizar nuestras reflexiones. Ya lo verás. Qué bien lo haces. Enhorabuena y gracias. Recibe un abrazo fuerte.

Alex

Emilio dijo...

Con vosotros como amigos, querido "pirata honrado" y contigo, Andrea Navas o su heterónima Soledad - yo lo pongo hoy al revés, ya sabes, polo norte ó polo sur, ¿cual está arriba y cual abajo?...- los viajes se hacer sin moverse mucho del sitio, son permanentes. Doy por sentado que la invitación, Enri, es también para Atom Reilly. Hace ya tiempo que compartimos el plano del tesoro y la singladura. Y siempre has estado ahí. Y el camino de la Alameda me lo conozco bien. Está cerca de Barajas, un lugar que tiene nombre de aeropuerto para algunos, lugar de embarque. Y para otros de partida en la que se dirime la suerte. Ambos conceptos cuadran en la aventura de la vida. Y en ello estamos. Sabes lo que te valoro y quiero, versificador de los mares interiores, ahora llamado por obra y gracia de ti mismo, Ed Robinson. Has sido descubierto. La pista del cigarrillo es importante. Y la de la amistad, definitiva. Un abrazo.

Port

Emilio dijo...

Y no, no se ha perdido el comentario en el aire, Soledad-Andrea, aquí está. Por eso no te pongo el resumen inmediato que envias después. Ambos tienen la esencia del cariño. Y del conocimiento. Como Enrique dice..."si no estuvieras tú, el Paraíso estaría vacio". Gran verdad. Que se aunen inteligencia y valores humanos en la cantidad que en tí coexisten es dificil. Yo también te quiero, porque se quien eres. Y como también sueles soñar por entre los álamos, ahí soñaremos. No hay restos de naufragio contigo porque eres capaz de armar de nuevo el barco diariamente con la madera - la mejor madera - de tu corazón. Querida escritora, filósofa, actriz...que lujo tenerte como amiga. Un beso.

Anónimo dijo...

Noviembre significa mucho para mi. Nací en una fría y aguacera madrugada de un día veintiseis de ese mes otoñal. En él he vivido situaciones angustiosas, y otras en las que decidí alcanzar las estrellas con mis manos. Ése fue un momento de lucidez (nunca he sabido con certeza si fue realidad o ficción), pero entendí que ellas iluminan el camino, mientras que la oscuridad entorpece la andadura. De nada sirve escondernos cuando el miedo apremia. Una de las cosas buenas del ser humano es que sabemos resurgir de las tinieblas.

Emilio, ya te echaba de menos.

Un besito.
Mila

Anónimo dijo...

Y otro lujo de amigo eres tú, querido Alex. Tú si que eres de "ley", de los que siempre pondrías el billete, aunque no lo tuvieras, encima del mostrador antes que nadie para pagar las cañas - las que acompañan de verdad no siempre son de cerveza - a los amigos. Atom Reilly va a tener que bajarse del barco un rato porque no le va a quedar otra opción. En realidad Noviembre es un mes extraño en algunas latitudes. Pero supongo que no todas las latitudes son iguales. Me da la impresión de que conoces bien al personaje. De tanto leer...o de tanto escribir, te suena, ¿verdad?. Yo estoy muy contento de que mi mundo de ficción provoque reacciones reales de amistad. Eso significa que soy un escritor con posibilidades, je, je...Y mira, pongo nombres imaginarios que luego se confrontan con la realidad..."todo un filósofo de la Economía, el tal Tom Reilly, que habla de valor en vez de costo...". Contigo siempre se aprende algo, Alejandro. Y, sobre todo, se mantiene siempre la fuerza necesaria para andar. Para moverse. Lo que le pasa a Port es que se ha acostumbrado a que el mundo le llegue por la ventana del ordenador...y le es más fácil hablar en silencio. Qué tipo más raro...tiene grandes amigos para hablar y compartir la vida paseando o en un café de la Glorieta de Bilbao, y se pone al timón, escribiendo, de una nave hecha con la materia de los sueños, que diría Shakespeare. Lo curioso es que en la vida real..! el autor se marea en los barcos!(esto es cierto...) En realidad, por un lado, es mejor no pensar. Y por otro, ¿cómo vamos a escribir sin pensar?. Realmente Perogrullo no
ha sido suficientemente valorado. Respecto a la tripulación del Itaca, así se llama la nave, estaban, están, pero... ¿cómo Atom Reilly iba a escribir el pasaje si los pongo a todos charlando sobre las olas?. Un abrazo, Alex.

Port

Anónimo dijo...

Qué comentario más bonito, Mila...los meses tienen un significado distinto para cada uno...la fecha de nacimiento hace que amemos, a aquellos que nos gusta la vida y sus aledaños, el mes en que teóricamente, nacemos. Digo teóricamente porque tú sabes que esto de los calendarios es una convención humana, un acuerdo para dividir los giros orbitales del planeta. Y en esa elipsis estamos. Unas en el mar y otras en tierra, ó como dice Atom Reilly, muchas veces en el aire. Lo cierto es que, es curioso, tengo buenos amigos y amigas que han nacido en Noviembre. Eso me va a hacer revisar mis planteamientos ante un mes que, debo confesarlo, casi siempre me ha traído un cierto desasosiego. Haré caso a lo que - también teoricamente - decía Felipe II a los embajadores que le presentaban las cartas credenciales, asustados ante su majestad y seriedad: "Soseagos, amigo, sosegaos".
Un beso Mila...y gracias por echarme en falta. Estaba dándole vueltas a la mar.

Port

Mari Carmen dijo...

Ya sabes que me gusta rodearme de extraños amigos. Al Principito ya le conoces , ahora te quiero presentar a Juan Salvador Gaviota. ¿Una insignificante gaviota?- se preguntarán algunos. Gaviota sí, pero no insignificante.

Ella quería volar, volar, volar más alto, encontrar lo que su corazón sentía y sus ojos no veían, alcanzar la libertad negada para ver cumplidos sus sueños.
Todo fueron trabas, exilio, soledad, cimas que se convirtieron en cumbres inexpugnables, aguas serenas que se convirtieron en mares impetuosos...una pequeña gaviota desafiando al arrogante destino.

En los días oscuros, ella viene junto a mí y me dice: “si yo pude tú también”. Volamos juntos, alto muy alto, hasta alcanzar las estrellas...y me demuestra que con valor, imaginación y amistad, todo se puede superar.

Valor : lo tienes. Imaginación: ¿a caso alguien lo duda? Amistad : tras leer los anteriores comentarios ya ves que no andas escaso...sólo te falta volar hasta alcanzar las estrellas, y si lo deseas, Juan Salvador Gaviota te puede acompañar.

Un beso.

Alicia dijo...

Emilio creo que lo que podría decirte o te lo han dicho los compañer@s o lo han cantado:
http://www.goear.com/listen/f5333ef/un-velero-llamado-libertad-josé-luis-perales
SE DESPIDIÓ Y DECIDIÓ BATIRSE EN DUELO CON EL MAR
Y RECORRER EL MUNDO EN SU VELERO
Y NAVEGAR

Y SE MARCHÓ
Y A SU BARCO LE LLAMÓ LIBERTAD
Y EN EL CIELO DESCUBRIÓ
GAVIOTAS, Y PINTÓ ESTELAS EN EL MAR

SU CORAZÓN
BUSCÓ UNA FORMA DIFERENTE DE VIVIR
PERO LAS OLAS LE GRITARON VETE
CON LOS DEMÁS, CON LOS DEMÁS

Y SE DURMIÓ
Y LA NOCHE LE GRITÓ DONDE VAS
Y EN SUEÑOS DIBUJÓ GAVIOTAS
Y PENSÓ HOY DEBO REGRESAR

Y REGRESÓ Y UNA VOZ LE PREGUNTÓ COMO ESTÁS
Y AL MIRARLA DESCUBRIÓ UNOS OJOS
AZULES COMO EL MAR
Que sepas que la espera ha sido larga. Creo que tendremos que agradecer a las olas y a la noche que de nuevo estés aquí. Se te ha echado de menos. Si alguna otra vez piensas volver a marchar avísanos, seguro que lo que tú vayas a buscar lo necesitamos varios y nos vamos contigo a buscarlo o a coger estrellas.

Besos

Emilio dijo...

Nunca me he marchado, Alicia, he tratado de re-ordenar un poco el presente, pero la realidad es que, desde hace tiempo, viajamos todos juntos. Gracias por el acompañamiento de la canción...Perales pone emoción en todo lo que canta y es un buen autor, aunque no llegue a la profundidad de Espronceda en esa maravillosa canción del pirata...
"Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar"
Ahí se ven dos tipos de romanticismo, el más actual de Perales, el más fuerte de Espronceda. Parece que el mar es para todos una llanura de libertad. Qué suerte tienes viviendo tan cerca de él.
Un beso muy fuerte, Alicia.

Port

Anónimo dijo...

Jonathan Livinston Seagull...en su versión original de Richard Bach, otro buen amigo en la diferencia y desear volar...
No, no ando escaso de amistad...pero es curioso, salvo Jose Antonio, y es un antiguo amigo con el que trabajé hace años en Publicidad, todos los demás sois escritores, todos compartís conmigo la nave de la Literatura y el pensamiento. Es como si la escritura nos uniera en el afecto y también en el intento, el modo de ser, la actitud al encontrarnos en lo escrito...Hoy pensaba que mañana es el aniversario del último viaje de un gran amigo y admirable escritor, Leopoldo de Luis, compañero en la Junta de la Asociación de Escritores y, además de un gran escritor, una maravillosa persona. Hace poco estaba entre nosotros y hoy está en el recuerdo, en sus palabras, su imagen, sus libros...Qué caramba, esto son dos días...habrá que vivirlos con toda la intensidad posible ( a veces la intensidad es reposo, no olvidarlo) y no poner trabas a la mente y al corazón.
Y grabar en la memoria los momentos felices. Esta bitácora ya tiene varios. Y el conjunto va dejando cosas necesarias impresas en nosotros.
Un beso.

Port

Anónimo dijo...

Fíjate que yo siempre te he tenido, Port, por un escritor alegórico y metafórico...y resulta que eres un ecritor realista...Nada, que no termino de conocerte, je, je...Porque, Atom Reilly, del que por cierto te has apropiado, dado que es el personaje principal de una de mis novelas inéditas, tiene pinta, aquí, de ser un trasunto tuyo y de ahí los comentarios de tus amigos. Mira, aprende a distinguir la realidad y la ficción y, de esa forma, comerás a unas horas lógicas o, al menos, comerás.

David Nihalat

Emilio dijo...

Querido David: Dada la ingente cantidad de cosas que, en el pasado, hemos realizado juntos, olvidas un detalle: Atom Reilly era un personaje de un relato mío que se publicó en la revista Momento y que, con mi permiso y como juego, pasaste a tu novela, "El extraño viaje de Atom Reilly", todavía no publicada. Más tarde yo empecé a escribir otro libro, mitad ensayo, mitad narrativa, en el que "participaba", vamos a decirlo así, nuestro Atom. E incluso en Tomo Secreto, publicado hace un año, pongo una cita de tu novela inédita. En cualquier caso el hecho de que se produzca una identificación intertextual entre nosotros me parece que sigue siendo parte de un proyecto no-individual que a mi, en este caso, me gusta. De hecho, el mismo Santiago, en su primera idea sobre algunos textos de la Blogsfera, incluso Blogsferatour, está en esa línea. Por otro lado, querido, tú vives en Australia y ahora te dedicas, además de a tus clases, a escribir ensayo y filosofía...¿a qué viene, pues, esto?. Por lo demás, dada la diferencia horaria entre continentes, mi cena suele ser tu desayuno y viceversa...como ves todo es relativo.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Sobre Noviembre hay una biblografía poética importante. Si consultaís en Google vereís que hay multitud de escritores que han encontrado en este mes fuente de inspiración. No olvidemos que en la época romántica y en las tradiciones sobre el mundo de las ánimas Noviembre es un mes fundamental.

Marcelo Veriño

Emilio dijo...

Estimado amigo: veo que has respondido con prontitud a la invitación que te hice el otro día en el Ateneo a visitar la blogsfera. Te agradezco tu comentario, que me parece interesante. No había pensado en ese tema, pero sí, el mes de la definitiva caída de la hoja incita a disquisiciones de ese tipo, al menos en el hemisferio Norte. Saludos.

Francisco Latorre dijo...

Amigo Emilio, hace poco que navego por este intrincado mar de las letras; la verdad, mi acercamiento se debió al escuchar algunos versos de nuestro común amigo, Enrique Gracia. Al oír algunos de sus versos, empecé a vislumbrar el gran potencial intrínseco a la poesía. Es una herramienta que por su naturaleza permite al autor, sacar lo mejor y mas excelso de si mismo. Y esto, puede muy bien propiciar el acercamiento entre los seres humanos. He asistido a algún recital de poesía desde entonces, y siempre me han reportado una gran serenidad, alegría y paz interior. Esta paz, me resulta de gran ayuda en esta búsqueda interior que inicié hace algunos años. Las palabras en la mente adecuada, pueden ser muy beneficiosas, solo hay que echar un vistazo "a la cubierta de este barco" y comprobaremos que tanto por barlovento como por sotavento, la mar esta en calma y los vientos son muy favorables. Pero ¡ojo!, un vigía a proa siempre será necesario, nunca se sabe lo que puede flotar en la superficie. Y así, como las palabras pueden servir para guiarnos, en este mar embravecido que es la vida, si llegamos a naufragar, éstas no nos servirán; los gritos se pierden en medio del océano. Solo tendremos posibilidades de rescate, lanzando algunas bengalas.

Un abrazo.
Francisco

Alejandro dijo...

Qué alegría, Mari Carmen, verte por la casa de este amigo, o por el barco de este marinero de verbos y versos que hace guiños a la cresta de la ola, desde donde mira y se ve solo. Pero no. La amistad amaina las aguas bravas y prepara el atraque en puerto seguro. Gracias por faenar siempre cerca.

Besos.

Alejandro

Alejandro dijo...

Gracias también a tí, Alicia, por acercarte a este puerto de idas y venidas, donde este marinero, que nunca está solo, se reencuentra con sus prácticos cotidianos, con los de todos los días. Emilio sabe, como lo supo Epicteto de Frigia, que un barco no debe navegar sólo con un ancla, ni la vida con una sola esperanza. Pero él, nuestro Emilio, que es un gran marinero (como el de Lucio Anneo Séneca - 2ac-) puede navegar en cualquier océano, aunque sus velas sean prestadas o simplemente de alquiler. Él sabe ir lejos para volver a sus orígenes más cercanos.

Te agradezco nos hayas traido la canción de Perales para celebrar estos reencuentros.

Besos.

Alejandro

Emilio dijo...

Amigo Francisco...parece ser que los peligros de la vida no sólo están en el mar...aunque, como vemos por la actualidad, los que al mar van - a mares de otros y con alta tecnología - se exponen a que los menos favorecidos intenten también su parte del botín...Así que los rescates en un mundo lleno de violencia están a la orden del día. Quizás el desapego que enseñan algunas filosofías sirviera para tener algo de paz, que, al fin y al cabo, es algo que debería ser prioritario en la existencia: paz y justicia. Algo dificil de conseguir mientras el ser humano piense que unos nacen para esquilmar los caladeros y otros para morirse de hambre. Y lo malo es que la culpa no la tienen los barcos, ni los marinos, la tiene la desgraciada distribución de la riqueza, de la cultura y educación, de la inteligencia y de las emociones. Todo lo que forma el conjunto de la Humanidad y su puesta en escena, que no sólo es culpa suya, es evidente.
Un saludo.
Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Alex, querido amigo, cómo me gusta verte sentado en un sillón virtual de mi virtual casa. Y departir, hablar, moverte por ella. En justa - y necesaria - correspondencia a lo que yo hago a veces en tu blog. Tomarlo como estancia. A la contra del titulo del libro de G.M., estas no son habitaciones separadas, aunque tengamos nuestros ratos de soledad y libertad.

Port

Mari Carmen dijo...

Querido Alex, siempre estoy aquí junto a vosotros..Me asiste el derecho que me habéis otorgado, abriéndome las puertas, invitándome a pasar y además... contar con vuestra amistad.

No podemos evitar, que el viento caprichoso acerque nubes de tormenta, levante olas e intente hacer zozobrar la nave. Pero precisamente, por ser su espíritu caprichoso amaina y se va...y nuestro marinero, que sabe que no está sólo, atracará en cualquiera de los puertos seguros donde sabe que encuentra la amistad.

Gracias a ti Alex, un beso.

Francisco Latorre dijo...

Sobre la amistad auténtica:

la amistad auténtica es siempre una mezcla de egoísmo y compasión:
el primero se encuentra en el agrado por la presencia del amigo cuya individualidad concuerda con la
nuestra, y constituye casi siempre la mayor parte; la compasión se muestra en la sincera participación en
su placer y dolor, y en el sacrificio desinteresado que se realiza por él.

(Arthur Schopenhauer)

Buenos días, aviso a los navegantes:
Creo muy bien, lo anterior se podría aplicar al concepto amor. Para mí dos palabras, sobrevaloradas; aunque, no por ello, dejan de ser dos de los más deseables sentimientos humanos. Pero, bien es cierto que a su vez éstos, suelen acarrear grandes sufrimientos.

Un navegante solitario.
Francisco

Alicia dijo...

Alejandro, gracias a ti que creo que eres la persona capaz de traer la calma cuando estos mares por donde navegamos se vuelven bravíos. También eres quién, cuando todo está muy calmado, sabes que tienes que salir a la búsqueda del naufrago que no lanza palabras por qué en el mar de las mismas ha tocado fondo.

Emilio, tienes razón los que vivimos al lado del mar somos muy afortunados. Yo al menos así me siento. Paseando por la playa y con el rumor de las olas encuentro la paz interior en momentos de borrasca. Por si fuera poco tuve la fortuna de que el botecito de mi padre llevase en su nombre parte del mío, compartido con parte del nombre de mi hermano. Se llamaba “ALIMAR” ¿A qué es precioso? Algún día le haré el relato que se merece.

Besarkadatxu bat

Emilio dijo...

Yo creo, Francisco, que el problema estriba, como siempre, en la interpretación de las palabras. El intento de clasificar y explicar los sentimientos conlleva siempre decepciones. Y cuanto más cuando a los "conceptos" se les corresponde con "ideas" culturales y sociales respecto a su significado. Los sentimientos y sensaciones sólo pueden darse en libertad - la libertad interior relativa que todos poseemos - y que, en el momento en que se generalizan y nuestras conductas se tienen que "ajustar" a códigos establecidos sobreviene el fracaso.
Muy interesante tu cita y tu comentario. Espero que también te lo parezca mi respuesta.

Y si los conceptos a los se corresponden las palabras "amor" y "amistad", sobre todo la primera, acarrean grandes sufrimientos a las personas es debido a una concepción estrecha de esas palabras y también a la imposibilidad de comunicación y respeto a la idiosincrasia de cada ser humano. Pretendemos siempre que el otro reaccione según nuestra idea de las cosas y así conseguimos, al final, destruir lo que hay fuera de los nombres. Las malditas ideológias que siempe están detrás de la libre expresión de sentimientos y de comportamientos.
Un saludo.

Port

Anónimo dijo...

"La mer" es una canción original del compositor francés Charles Trenet (1913-2001) y es la más famosa de sus composiciones. Fue grabada en 1946 y cuenta con más de 400 versiones. Una de las últimas corresponde al cantante Miguel Bosé y forma parte del álbum "11 maneras de ponerse un sombrero". Se basa en la popular canción de Bobby Darin Beyond the Sea, que fue versionada por Ray Conniff y su orquesta con el título El Mar, titulo por el cual se le conoce en el mundo de habla hispana. Ha sido banda sonora de varias películas y es uno de mis temas favoritos. Porque nos trae un mar muy diferente del que vive Atom Reilly en medio de la tormenta. Nos trae un mar cercano y acogedor. Muy bonito lo del nombre del bote Alimar, Alicia.

Port

Francisco Latorre dijo...

Estimado Emilio:

Cuánto se aprende a tu lado.

Abarloado a tu barco, echo pie a tierra.

Saludos.
Francisco

Anónimo dijo...

No creas, Francisco, nadie sabe prácticamente nada...si vieras la cantidad de veces que me equivoco, que todos nos equivocamos...me gusta más la idea de que todos podemos aprender de todos...y ojalá fuera para bien y no provocar daños...incluso cuando crees hacer bien las cosas a veces no es asi. Todo depende de la percepción de cada uno. Te agradezco tu comentario.

Port

Anónimo dijo...

Emilio, el barco de Atom Reilly amárralo fuerte en el puerto con un buen nudo para que sobreviva a la tormenta, y procura olvidarte de él. Las turbulencias producen mareo y desequilibran el estado emocional. Centra la mirada en mares serenos; como ése del que hablas en tu comentario. Todos los que te apreciamos y queremos estamos en él, para que no te ahogues. No estás solo, y si así te sintieras, recuerda esto: "La soledad es muy hermosa... cuando se tiene alguien a quien decírselo"
(Gustavo Adolfo Bécquer)

Un beso con mucho cariño.

Mila

Mari Carmen dijo...

La mejor relación es aquella, donde el amor entre dos personas, es más grande que la necesidad del uno por el otro. Si aplicamos la anterior premisa en cualquiera de los casos, es que realmente, entendemos lo que es el amor o la amistad.
Un beso.

Emilio dijo...

Es muy dificil amarrar a Atom Reilly...es un tipo muy raro, la verdad. Un personaje de estos que se te van de las manos en cuánto te descuidas...Le traslado tu cita de Bécquer, que es realmente bonita. Con esta ventana tenemos la ventaja de que nos asomamos a la vez al mundo exterior y al interior, no otra cosa supongo que hacemos con las palabras que nos envíamos. Las tuyas son reconfortantes, incluso para una persona inventada. Que si, que nadie inventa totalmente a sus personajes, que algo nuestro llevan...Un beso, Mila.

Anónimo dijo...

Hola Mari Carmen...empezamos hablando de un tipo que cogía unas cuerdas para sujetarse en la tempestad...y luego, como pasa siempre, los comentarios hacen que la conversación se derive...amor, amistad, relaciones...
Esto me recuerda la letra de la copla, esa canción que incluso Sabina ha versionado, "La bien pagá" y que recuerdo que mi abuela siempre ponía como ejemplo de vida:
"ná te pido, ná te debo,
si tó me lo diste
yo ná te pedí,
no me eches en cara
que tó lo perdiste
también a tu vera
yo tó lo perdí"
Sólo que yo pienso que nada se pierde, todo queda si somos capaces de no quedarnos con lo primero ni con lo último, si somos capaces de ver las cosas en su conjunto, no en detalle...No siempre podemos estar en las relaciones humanas al mismo nivel...y a veces olvidamos eso, precisamente, que son humanas. Que empeño en pedir a las personas más de lo que son o de lo que pueden dar sin tener en cuenta sus problemas y circunstancias, que todos los tenemos, claro.
Quizás la clave está en tu frase. Amar no debe ser necesitar, sino comprender y querer, sobre todo querer al otro, no a uno mismo. Algo así planteas, ¿no?. Como ves tu comentario añade una nueva consideración a la polémica suscitada. Un beso.

Port

Cris Gª. Barreto dijo...

Noviembre está siendo muy cálido.

El autor del escrito es: ¿Atom Reilly o Tom Reilly? Se me ha planteado una duda.
Bueno, como decía William Shakespeare: "La fortuna llega en algunos barcos que no son guiados"

Otros dicen:

"Marineros varados a bordo de una botella
tirada en cualquier dique seco
a la buena de Dios.
conquistar siete mares
desde el norte hasta el sur
tener una vida en color
quien no desea..."

Ante una tempestad usemos el temple y en la calma recurramos al talento.

En cualquier caso, noviembre casi es mar de fondo porque diciembre desembarcará pronto.

Besos a tod@s los que estais en este foro.

Con todo mi afecto y admiración.
Cris.

Anónimo dijo...

Hola, Cristina, hacía tiempo que no aparecías por el foro...bonita intervención...y citas. Preciosa la William Shakespeare, aunque no siempre se pueda dejar que el barco ande sólo porque puede encallar o naúfragar...es lo que tiene la libertad de navegacion. Me parece muy acertada también otra frase que incluyes, tuya, supongo: "Ante una tempestad usemos el temple y en la calma recurramos al talento"
En cuanto al otro tema que planteas... Es Atom Reilly, un personaje creado entre David Nihalat y yo. Tom Reilly, como señala Alejandro, es un escritor y economista con una teorías muy interesantes pero que yo no conocía. Y bien, sí, parece que Noviembre se acerca a su final. No sabes bien lo que lo agradecerá Atom Reilly. Supongo que desembarcará, un poco cansado de luchar contra los elementos, pero confortado porque, en medio de la tempestad, los amigos aparecieron en esta página.
Un beso.

Port

Alicia dijo...

Emilio,no estoy para nada de acuerdo con la nueva vía abierta tras el comentario de Mari Carmen.

No creo que el amor consista en amar al otro y no a uno mismo.

Para poder amar verdaderamente a alguien creo que lo primero que hay que hacer es quererse a uno mismo. Sólo desde la situación de bienestar que produce sentirse realizado en los aspectos o intereses que uno tiene, es cuando se puede abrir puertas y dedicarse a entender que el otro también necesita su parcela de autonomía para realizarse. Entendido eso creo que puede surgir lo más próximo al amor verdadero. El que no ahoga ni asfixia. El que no es egoísta. El que permite que ninguno pague un precio por amar al otro. El que te permite estar con una persona no por lo que es, si no porque no te impide ser. El que si se acaba no te deja totalmente vacío por que había en tú vida muchas más cosas para amar. El que si inicia el último viaje no mueres con él si no que continuas viviendo con su recuerdo. Amar no es mirar los dos en la misma dirección, amar es poder mirar en otra dirección y disfrutar con él cuándo le cuentas lo que has visto…

Un abrazo

Anónimo dijo...

Alicia...no veo en lo que no estás para nada de acuerdo...es más, yo diría que la mayoría de los comentarios van en la dirección que tú apuntas... veo bastante complementariedad en ellos...De todas formas es un tema que no era el tema principal de la entrada, despuès pasó a amistad, luego a amor y a amistad...y ahora se está quedando en el tema del amor, tema del que, a nivel particular he de decirte que estoy un poco saturado, en el sentido, entiéndeme, de que yo creo que hay muchas cosas importantes en la vida de las que se habla menos. Se habla demasíado, en mi opinión, y se escribe demasíado del amor...y casi nadie sabe lo que es. Además, hay muchos tipos de amor...y parece ser que, es curioso, las mujeres se inclinan más por el amor romántico, por las grandes pasiones...y yo creo que hay que normalizar el tema y no darle ese valor excelso que tanto parece que, como dice Francisco en su entrada, hace sufrir. Mira, voy a poner una maravillosa frase de Woody Allen: "No se por qué se empeña tanto la gente en el amor, algo con tan malos resultados". Pura ironía y sentido del humor, en el caso del director de cine y escritor americano, pero creo que algo de aire fresco, en este sentido, nos hace falta a todos. Un beso.

Port

(Por lo demás, me ha gustado mucho tu comentario).

Anónimo dijo...

Chicos, observo en vuestros textos que cada uno tenemos una idea diferente de lo que significa la palabra amor. A mi entender, amar a tu pareja implica complicidad y mirar juntos hacia el mismo horizonte, desde la libertad individual de cada uno. Saber quienes somos y hacia donde nos dirigimos, aunque en el transcurso del camino "los baches" nos hagan dudar. Sin embargo, a diferencia de lo que significa la palabra amistad (dar sin esperar nada a
cambio), el amor sí es egoista.
Besos para todos.

Mila

Emilio dijo...

Pues mira, Mila, después de tu comentario, y si eso es así, creo que esa es la razón por la que cada día me gusta más la amistad y menos el amor. Si el amor es egoista, líbrenos dios del amor. Yo, y en esto, qué curioso, dado que me considero agnóstico, me quedo con el concepto del Amor de los evangelios y de la doctrina cristiana - no confundir con el "montaje" de la Iglesia y su intolerancia secular y los terribles y absurdos dogmas e ideas que han causado tanto daño, miedo y dolor - bueno que no entiendo por qué hay que aplicar distintas varas de medir a un mismo concepto humano. En cuánto entran los "egos" de cualquier tipo mala cosa...Con lo bonito que es aceptar o no aceptar libremente a los seres humanos y no tratar de que el otro piense lo que tú...o sea como tú. Tampoco entiendo muy bien eso que dices diferenciando cosas, Mila...y, además, me extraña más en una persona que yo considero generosa y buena como pocas...lee bien el texto y veras una contradicción...o no has explicado bien lo del "egoismo". Un beso.

Anónimo dijo...

Emilio, voy a intentar explicarme: desde que existe el mundo, la historía nos ha demostrado que el sentimiento del amor es el que lo mueve(aunque algunos afirmen que es el dinero). El amor no suele producir ni paz ni sosiego, sino una serie de emociones que, a veces, nos llevan a una especie de enajenación mental. Ese cóctel explosivo hace que un sentimiento tan profundo, unido a los "baches" de los que hablo en el comentario anterior, nos convierta en seres egoistas. Me estoy refiriendo al amor a la pareja o a la persona con la que se sueña. Otros amores, como los que se tienen por los hijos, la familia y los amigos, son mucho más comprensivos desde el punto de vista del ser humano; intentamos comprender el motivo de las decepciones que, a veces, nos causan, y hasta lo conseguimos; algo que, generalmente, no pasa con EL OTRO AMOR. También es posible, que los hombres y las mujeres tengamos percepciones distintas sobre este tema. No sé, Emilio, tal vez sea la vida y sus circunstancias. Creo que todo es relativo. Aunque como dijo NIETZSCHE: "La duda es la madre del descubrimiento". Y en esa tesitura estoy yo: en la de tener un mundo entero por descubrir.

Un besito de esta soñadora.

Mila

Emilio dijo...

Querida Mila: Estoy en absoluto desacuerdo con tu afirmación de que "desde que existe el mundo, la Historía nos ha demostrado que el sentimiento del amor es el que lo mueve". Nada más falso. Esa afirmación entraña una concepción romántica del mundo que no tiene nada que ver con la realidad. Es una concepción literaria, tan literaria como que el tema de la guerra de Troya la provocó el rapto de Helena por Paris. Son muy pocas las guerras reales provocadas por "amores". Eso, en la Literatura, está muy bien y en los mitos, pero la Historia de la Humanidad se mueve por necesidades más perentorias: alimentos, territorios, poder, riquezas...Pero es que, además, el mito del amor romántico es muy reciente. Empieza hace apenas unos siglos con el "amor galante" y algunos pasajes sueltos incluso de obras de Homero (sólo elementos dentro de un texto más amplio) así como algunas leyendas nórdicas etc. y luego adquiere toda su virulencia en el siglo XIX y en una parte muy pequeña del planeta. Todas las relaciones hombre-mujer, durante siglos, han sido acordadas, todavía lo son en la mayoría de las culturas. El Romanticismo, que dicho sea de paso es un movimiento más profundo y más amplio que el encuadrado en la Poesía o narración amorosa, es un movimiento que se produce en Occidente y al que son ajenos culturas tan importantes como la china, la japonesa, o las culturas africanas. Hay precedentes en alguna cultura asiática, como algún espacio minoritario de la cultura india (de donde pasa a Arabia la famosa historia de Las Mil y Una Noches que, por cierto, no es una serie de historias de "amor romántico" tampoco..) pero en fin, lo que quiero rebatirte es la afirmación de que desde que el mundo es mundo está movido por el "amor". Otra cosa es que me digas que, incluso en el reino animal, la evolución la produce otro tipo de amor, más concreto, el sexo, la atracción ( necesarios para la continuidad de las especies) pero para nada confundir este elemento congénito a la vida con la sublimación cultural que elevamos a mito del Amor con A mayúsculas.

En todo caso creo que la separación de ese "amor" que tú dices que es egoista, del otro sentimiento de amor, del que habla, como yo digo, el Evangelio e incluso los textos budistas, me parece una terrible dicotomía. El sentimiento del amor, si se tiene, debe ser altruista. Para egoismos ya tenemos bastante con el sentimiento contrapuesto: el odio. Siento que tu explicación, aunque entiendo lo que quieres decir, Mila, no sólo no me haga cambiar mi opinión, sino que refuerce mis contestaciones, curiosamente, a casi todo el elenco femenino...Yo, que soy bastante feminista en mis opiniones me extraño de que, en este punto, tengamos, hombres y mujeres en general ( hay excepciones, no me refiero a lo expuesto en los "coments" ) una visión tan diferente del tema. Que no significa que no sean ambas posturas respetables.
Al final se reduce todo, como siempre, a un problema "cultural" en el sentido más amplio de la palabra: ambiente, lugar de nacimiennto, educación...y biología. Esa mezcla determina prácticamente todas las ideas y opiniones.
Un beso.

Port

Anónimo dijo...

Tengo un problema con el ordenador y no se si la respuesta al comentario de Mila se ha publicado. En cualquier caso, Mila, el resumen es que para mi "egoismo" y "amor" son dos conceptos tan contrapuestos que deberíamos mirar bien si realmente amamos a quien decimos amar de una forma egoísta... o es otra cosa. Sólo como aportación de reflexión.
Un beso.

Port

Anónimo dijo...

Emilio,en esto sí estoy de acuerdo contigo: el mundo gira de diferente manera según culturas y orígenes. No sé si odiando se es egoista, porque nunca he odiado a nadie. Sin embargo sí he amado, y mucho; por eso sé de lo que hablo.

Cuando nos veamos, si quieres, seguimos con el tema.

Un besito.

Mila

Emilio dijo...

Fíjate que frase más bonita recogida por alguién que se considera agnóstico como Port: "Amaos los unos a los otros como yo os he amado". A lo mejor no la dijo Jesús de Nazaret, vaya Ud. a saber, teniendo en cuenta que el primer evangelio aprobado por la Iglesia y no apócrifo, se escribió 70 años después de Cristo y todo estaba recogido de la tradición oral y casi un siglo después es mucho tiempo...pero la frase, suponiendo que fue un "amor" generoso, de entrega, a sus discipulos, incluyendo a Maria de Magdala y al prójimo...pues es una buena frase extensible a todo tipo de amor. Insisto, no entiendo que el "amor" a una persona de la que "estás enamorado" tenga que ser egoista. Eso es amarse a uno mismo...y mal. Hablaremos en persona cuando nos veamos, de acuerdo. Un beso.

Nelken Rot dijo...

Entre tantas olas y espuma, no alcanzo a verte grumete. Ooh, capitán, mi capitán vente a cubierta que ha amainado la tormenta. Me he encontrado una botella con un mensaje donde dice que el amor podría ser la continuidad de una amistad profunda que derivara en compartir los egos, nunca en canibalizarlos, que pudiera ayudar a minimizar los miedos, infundados casi todos, por puro contraste frente a un espejo. Sin importar las cantidades de lo que se da. Sin condiciones al otro, por el placer de querer y la voluntad compartida del querer querer. El amor valioso no sigue las reglas del capitalismo y por eso tal vez, merezca la pena subir a proa e investigar en Noviembre o en Sebastopol. Aún así si no se encuentra, no pasa nada, la intención es el viaje.

Alejandro dijo...

Emilio, Mila, me dais una gran alegría con eso de seguir hablando de algo tan incuestionable y discutible a la vez como es el amor. Me alegro, pero también me da un poco de pena, porque si vuestro debate os lo lleváis de aquí, del club de nuestra "urba", nos privais de vuestro progreso. Anda, venga, aunque os guardeis algo para las entrevistas personales, seguir aquí, no seais así; ¡con lo interesante que lo estabais poniendo!. Yo os hecho una mano, si queréis. ¿Vale?

Besos para los dos.

Vuestro amigo Alex

Mari Carmen dijo...

Por una amplia escalinata, precedida por dos grandes fuentes construidas para apagar la sed de los peregrinos, llegamos a la cima del monte Tombe, monte mágico ocupado en los albores de los tiempos por los druidas Celtas.
En la cima de este peñasco granítico se erigía la iglesia abacial, sobre una obra arquitectónica única en el mundo conocida como”La Maravilla”.
El complejo monástico del Mont-Saint-Michel, singular por su forma piramidal, se desarrolla en vertical hacia el cielo. El vértice de esa pirámide mística está dominado
por la iglesia.
Nos dirigimos hacia la terraza del oeste, para poder disfrutar de sus vistas orientadas hacia el mar.
El agua que antes rodeaba el peñasco se había retirado, dando paso a una llanura de fina arena gris de la que el sol desprendía destellos plateados.
Las campanas de la iglesia comenzaron a sonar, aviso de que el agua del mar comenzaba su ascenso.
Las gentes del lugar, siempre han sentido temor por las mareas de esta zona. Al descender las aguas, dejan a su paso, lagos de fango y arenas movedizas.
Las mareas más profundas de Europa, por su desnivel de catorce kilómetros, son también las más rápidas. Cuentan, que en su ascenso, son capaces de alcanzar a un jinete al galope. Por el miedo que causaban estas mareas, los monjes da la abadía, avisaban con sus campanas el fin de la marea baja, tradición que hoy en día se sigue manteniendo.

Alejandro no se si lo conseguiremos. Emilio, disfruta de este mar mas sereno.

Un beso a los dos.

Emilio dijo...

Espléndido comentario, Nelken. Quizás tu ascendiente de vida holandés te hace ver las cosas con más distancia, fuera del temperamento latino...
Y ya que citas los versos de Walt Whitman, "Oh, captain, my captaín" voy a darle un plus al blog poniendo el poema del que están extraidos estos versos... que luego se utilizaron en la famosa película "El Club de los Poetas Muertos". Ahí van, eso sí, traducidos, seguramente mal, por mí.

¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, nuestro dificil viaje
ha terminado.
La nave ha salvado todos los escollos, hemos ganado el anhelado premio.
Próximo esta el puerto, ya oigo las campanas y el pueblo entero te aclama,
siguiendo con sus miradas la poderosa nave, la audaz y soberbia nave.
Mas, ¡ay! ¡oh corazón!, ¡mi corazón! ¿ No ves las rojas gotas que caen lentamente,
allí en el puente, donde mi capitán yace extendido, helado y muerto?

¡Oh, capitán!,¡mi capitán!, ¡levántate para escuchar las campanas, levántate!
Es por ti que se izan las banderas, por ti suenan los clarines.
Son para ti estos búcaros y esas flores.
Es por ti que en las playas esperan las multitudes.
Es hacia ti que se alzan los clamores, que se vuelven sus almas y sus rostros ardientes.

¡Ven, capitán! ¡Querido capitán! Deja que mi brazo sujete tu cabeza.
Sin duda es un mal un sueño que yazcas sobre el puente, extendido, helado, muerto...

Pero mi capitán no contesta, sus labios siguen pálidos e inmóviles.
No siente el calor de mi brazo, no tiene pulso, ni vive su voluntad.
La nave, sana y salva, ha arrojado el ancla, su travesía ha concluido.
La nave, vencedora de la tempestad, entra en el puerto, de vuelta de su terrible viaje.
¡Oh playas, alegraos! ! Sonad campanas...!
Mientras yo, con doloridos pasos,
recorro el puente donde mi capitán yace,
extendido, helado y muerto.
Walt Whitman

Anónimo dijo...

Alejandro, Mari Carmen...sois "alunizantes"...vaya empeño en el alunizaje 50 en mi blog, je, je...(acabo de ver vuestro diálogo en el blog de Alejandro...) y eso que ya sabéis que el tema de la cantidad no es la cuestión...Pero vale, está bien divertirse y darle un aspecto lúdico también a esto, ¿por qué no?. Luego os contesto a vuestros "coments" personales...Vaya, Alex, te vas un fin de semana y vuelves con ganas, ¿eh?. La verdad es que me animais la vida...Un abrazo a los dos.

Port

Anónimo dijo...

Amplio y corto, Alex. Es decir... que la ampliación es corta. Y que me encanta el intercambio aunque no se si el tema del amor da ya para mucho más de sí después de estos comentarios finales.Y mucho me temo también que el barco, dado lo que le pasa al capitán del poema de Walt Whitman, ha llegado a puerto. Un abrazo, Alejandro.

Port

Emilio dijo...

Pues sí, el mar sereno es lo nos hace a todos falta. Y no cabe duda de que el mar que rodea a la Abadía de Saint Michel está normalmente como un lago...Esa es la apariencia cuando la marea sube: un castillo/monasterio medieval en medio de un lago que brilla con la puesta de sol. El lugar es ciertamente tan mágico como lo describes, Mari Carmen. Recuerdo que estuve un verano con un grupo en un viaje en que trabajé como coordinador. Y me impresionó el enclave. Y las callejas medievales que rodean la Abadía. Y las estancias, sobre todo el refectorio, impresionante.
Sin duda una abadía como esa le gustaría a fray Bernardo y a Santiago. Allí podría escribir largo y tendido sobre sus experiencias y conocimientos. El Mount Saint Michel es un lugar prodigioso. Un cabo que se adentra en el mar y que se convierte prácticamente en una isla en unas horas.
El poderoso influjo de la luna...
entrada cincuenta y una....
Un beso.

Alicia dijo...

A lo largo de esta entrada se ha hablado largo y tendido del amor y y de la bravura y la calma del mar. Me gustaría compartir este relato que casualmente empieza y termina por ambas palabras.

El amor es limpio y transparente, como las aguas cristalinas de dos manantiales que descienden por la ladera y que, en su curso irregular van salpicando, como jugueteando, los pequeños matorrales que tropiezan mientras alegran el entorno con los sonidos al saltar de una piedra a un charco.
Los manantiales se van nutriendo por el camino de otras aguas frescas que ayudan a aumentar sus caudales, convirtiéndose con el paso del tiempo en arroyos de gran fortaleza y llenos de vida.
Las estaciones van y vienen y con ellas las lluvias del otoño y las tormentas y nieves del riguroso invierno que van enriqueciendo los arroyos hasta su total transformación en dos afluentes majestuosos que riegan y hacen frondosos todos los lugares por donde pasan.
No se sabe si es el azar, el destino, la suerte o acaso la casualidad la que hace que los dos afluentes desemboquen en el mismo rio. A partir de la confluencia las aguas se mezclan, pasan unas por encima de otras, es tal la fortaleza de la unión que no hay forma de cambiar su curso continuo. Sin embargo lo que se ha convertido en un ente único tiene dos márgenes u orillas. Estas a veces son totalmente diferentes y cada parte de agua recorre su orilla con alboroto y en ocasiones se puede ver como las aguas trasiegan de una orilla a otra como para contarse al oído lo que han visto. De vez en cuando suele ocurrir, que es tanta la velocidad del recorrido que no hay lugar para esa comunicación. Luego vuelve una zona de meandros y las aguas relajan su ritmo, entonces los ecos fuertes se convierten en susurros.
No es raro contemplar como agentes externos contaminan las aguas y la transparencia se convierte en turbidez, pareciera como si se fuera entristeciendo el paisaje. Es entonces cuando más hace falta la comunicación y la solución. No siempre es fácil recuperar la armonía y algunos ríos nunca llegan a volver a sentir en ellos la vida.
Por último, con la desembocadura en el mar llega el éxtasis. Los susurros dan paso a los fuertes golpes de las aguas contra las rocas y seguido tras desaparecer la blanca espuma solo quedan los sonidos armónicos de las olas en la inmensidad del mar.

¿Quién dijo que querer era lo mismo que amar?

Febrero de 2008
Alicia

Emilio dijo...

No puedo extenderme mucho, Alicia, en estos momentos, en la contestación, pero te diré que el relato, desde el punto de vista literario y "romántico" es precioso, pero desde el punto de vista de lo que yo considero que son las relaciones humanas está lejos de mi pensamiento actual. Visto lo visto en los comentarios expuestos (a favor y en contra) personalmente me quedo con el querer y me voy a olvidar un poco de tanto "amar" que, por lo que se ve, es sublime, pero crea muchos problemas, desilusiones, arrebatos y dolores. Sin duda, para mi, la amistad (querer) se superpone y ocupa un lugar más interesante que el "amor", sobre todo tal y como se plantea en cuanto a sublimación de sentimientos, extasis, etc. Porque, por uno o dos, o varios, o muchos, momentos inolvidables, ese "amor" te lleva muchas veces,a una vida desastrosa.
No quiero contar datos históricos de gente destruida por ese "maravilloso" amor que, además, es un concepto cultural de determinadas sociedades y tiempos.
Un beso y todo mi cariño, que ese, "el cariño verdadero", como dice la canción, si que no se compra ni se vende ( ni se altera por golpes de la vida ) si es un cariño sincero.

Port

Mari Carmen dijo...

Emilio, el número de los comentarios si importan en este caso. Nos ha permitido a Alejandro y a mí, dejar varado a Atom Reilly en una playa de suaves arenas y con una sonrisa en su rostro despidiendo Noviembre, además, de pasar un buen rato ¿verdad Alex?
Un beso a Atom Reilly a Alex y a ti.

Emilio dijo...

Mari Carmen, gracias por tu comentario...no te contesto más porque hoy me encuentro fisicamente mal..voy a intentar descansar un poco...no os preocupeís, supongo que un poco de descanso y reposo mental y seguiré. No os preocupeís si no respondo. Un abrazo.

Francisco Latorre dijo...

No quisiera despedir noviembre, sin dejar pasar la oportunidad que nos brindas; pues es de sabios ser agradecidos. Y, lo mas difícil de todo, es saber escuchar.

"Son raras las personas que saben escuchar de verdad, prestar oído con el corazón en calma, con el ánimo abierto y expectante, sin apasionamientos, sin deseos, juicios...".

Del libro:
"Siddhartha"
(Hermann Hesse)

Emilio, de verdad; gracias por escucharnos.
Francisco

Por favor; no hace falta que respondas a este mensaje, entiendo perfectamente, estés agotado.

Anónimo dijo...

Herman Hesse y Sidharta, uno de mis escritores favoritos y uno de mis libros preferidos. Todos deberíamos leerlos. Gracias.

Port

Anónimo dijo...

Estimado Emilio, permíteme primero tutearte. Nos conocimos en el ateneo, recordarás que me pasaste una tarjeta.
Quiero ir al principio de tu comentario sobre las travesias de Atom Reilly... He leído y me parece que emplea poco el argó de los navegantes, de los avezados navegantes. Pero a tu comentario... Soy un sufrido envidioso de tan maravillosa vida que puede ser la de un viajero y ver la luna al compás sobre olas, o ese sol de medianoche cercana a la larga noche al norte del círculo polar ártico o del austral, o las encabritadas olas al cruce del Cabo de Hornos; y como no las auroras boreales de las que el envidioso Saturno y Jupiter ahora muestran también. Fui aficionado al sumarinismo y tengo el título de algo que no me sirve, pues a pesar de tener un "corta olas" nunca podré realizar un viaje sobre olas, sobre nuevas olas lejanas y desconocidas de las de nuestras costas. Me ha dado envidia, sí, y de ahí que me haya atrevido a invadir tu blog, que a partir de ahora, te pido permiso, y en él sembraré también algunas palabras.

Salvador Ramís

Emilio dijo...

Ah, si..el amigo de Marcelo...¿qué tal, Salvador...? Encantado de recibirte en mi página y sí, coincido contigo que Atom Reilly no es un avezado navegante, más bien un aficionado. Y más a la Literatura y a la Filosofia, que a otra cosa. Otro día te contestaré más ampliamente...ya ves por mi comentario anterior que estoy un poco en "retaguardia". Pero no quería dejar de saludarte. Un abrazo.